Edición Nº 1811


Ud. Puede anunciar aqui
 

Portada
Secciones
Nos Escriben...
Mar de Fondo
Ellos & Ellas
Culturales
Caretas TV

Columnas
Olla a Presión
Por Raúl Vargas
China Te Cuenta Que...
Por Lorena Tudela Loveday
Lugar Común
Por Augusto Elmore
Artes & Ensartes

Por Luis E. Lama

Artículos
Gabinete:

Al Fondo Hay Sitio
La Insoportable Levedad
de la OEA

PPK Promete
Apra: El Nuevo Equilibrio
La Cabalgata Aprista
Contramarcha Cocalera
Los Reyes del Mambo

A Tiro Penal
La Ciencia y la Basura
Tentaciones de Verano
"Yo Vi al Che
Recién Muerto"
Arroz a las Armas
Olas del Amazonas
Cuerpos del Delito
Clases y Costos
El Ultimo Viaje
El Cau Cau de Eros
Por Afrodita

Los Fantasmas
de Henri Peter

Buena Madera
Salud y Bienestar
Block de Notas
Sérvulo 90 Años
Modas
El Misterio de la Poesía

Informe Cajamarca



 

19 de febrero de 2004

Por JERONIMO PIMENTEL
Repensar la Prensa
El periodismo de investigación posfujimontesinismo.

l
El periodismo de investigación, en nuestro país, está en coma. Se ha vuelto una caricatura de sí mismo, y ha zozobrado al verse imposibilitado de actuar con distancia crítica respecto a sus fuentes, la mafia. De la misma forma en que la democracia made in Toledo se vio imposibilitada de escardar respecto a ella, vicio personificado en Almeyda; la prensa de investigación, en su mayoría, falló haciendo lo tanto. Ahora, periodista de investigación es quien tiene el dinero o las influencias suficientes para agenciarse el metálico que permita comprar algo en el mercado negro. Nada más. El resto es titular a cinco columnas, reportajes anunciados con voces rimbombantes -aunque estén repetidos-, y nada, a esperar el próximo audio. Todo esto no hace sino alimentar la disociación de la esfera mediática con la opinión pública, en tanto ésta no se siente representada en aquella (faltan encuestas y estudios sobre la relación de la ciudadanía con los medios de comunicación después del fujimorismo). Nadie cree en Toledo, es un hecho, pero él es sólo la punta del iceberg de la desconfianza. Nadie cree en Toledo, nadie cree en la oposición, en el Congreso, en el Poder Judicial, en la TV, en los periódicos, en la radio, en los curas, en los asesinos y ni siquiera en las víctimas. Antes, decir "Fulano no cree en nadie" significaba endosarle a esa persona un aura de malditismo, de negrura. Ahora, ese cliché nos ha ganado a todos y ya no significa nada. El Perú es un país de no-representados, lo que en democracia es por lo menos una ironía. Una ironía que, de paso, explica en parte el fracaso de los regímenes electos en las urnas, la elección de outsiders, y mucho de nuestro folclorismo. En una entrevista a Gustavo Gorriti acerca del estado de la prensa en el Perú, previa al escándalo Almeyda-Villanueva, pero no por ello desfasada, él comentaba: "No hablemos de los 90s, que ha sido para la TV la década de la vergüenza. Antes había más recursos, no había el nivel de desesperación que encuentras ahora, ni tampoco el prontuario. Todavía el atestado no se había convertido en historia de los medios de comunicación televisivos. Lo que tienes ahora -y casi sin excepción- es un arroz con mango en el que están metidos periodistas que tuvieron trayectorias y ejecutorias brillantes en el periodismo de investigación, junto con otros que fueron geishas que se pusieron en veinte uñas y reclamaban que las llamaran virginales. Eso está mezclado con una cantidad de factores grises de por medio, y con dueños, cada uno con sus fantasmas, disputas y vergüenzas, quienes son los que deciden cómo y qué. Aunque por supuesto, depende mucho de lo que hagan los propios periodistas...". Y lo que dejen de hacer. Éste es, en su mayoría, el grupo de gente que crea "realidades" y devela la podredumbre del poder. Así trabajan nuestros periodistas de investigación. (Jerónimo Pimentel)

 


Voz de Oscar
Sammy Sadovnik transmitirá el Oscar por Frecuencia Latina.

n

Una absurdo sentido de herencia familiar hizo que, luego del fallecimiento de Pepe Ludmir (cubrió los premios de la Academia desde 1951 hasta su muerte en 1996), su hijo Bruce, psicólogo, asumiera la conducción de la entrega de los Oscar. En los años que realizó la difícil labor, Bruce Ludmir sólo demostró falta de oficio televisivo. El reemplazo anunciado es el polifacético Sammy Sadovnik, más conocido por periodista deportivo o DJ radial, que por cinéfilo. La elección enfatiza una decisión editorial: preferir a un comunicador empático sobre un verdadero especialista. En realidad, mucho más interesante sería una mezcla de los dos, o acaso un tándem entretenido e informado

CANAL 2. dom 29. 8 p.m.




n

Kike Pérez en short firmado por Muhammad Alí.

 

OK con el KO
Kike Pérez conduce "El Rincón del Box" hace 23 años.

Con 23 años a cargo de "El Rincón del Box", Kike Pérez es una leyenda viva del periodismo deportivo peruano, y más precisamente, una enciclopedia viva en lo que respecta a boxeo y automovilismo, sus dos pasiones. Su programa, sin contar el noticiero "24 Horas", es el más antiguo de la TV nacional, y por eso Pérez cuenta con una videoteca boxística que sería la envidia de cualquier aficionado al pugilato (tiene más de 1000 volúmenes), que incluye joyas como toda la carrera de Muhammad Alí desde amateur, y sus dos peleas favoritas de todos los tiempos: Bobby Chacón vs. Bazooka Limón, y Bobby Chacón vs. Cornelius Boza Edwards. Ambas, para beneplácito de la afición, han sido retransmitidas recientemente. Un K.O. que se agradece.

 

CANAL 3. sábados 9 p.m.

 


n
Bill Murray actúa en la nueva película de Sofía Coppola.  
Aquí ES

Perdidos en Tokio

Sofía Coppola, conocida por su opera prima "Las Vírgenes Suicidas" (película de culto para la Generación Y), ha dirigido y escrito "Lost in Translation" ("Perdidos en Tokio"). Bill Murray es un escritor famoso que llega a la capital nipona para realizar un comercial de whisky, mientras que Scarlett Johansson es una filósofa, esposa de un reputado fotógrafo, obligada por ello a residir en la urbe japonesa. Con una narración lenta pero fluida, todo una rareza en un cine comercial que tiende inevitablemente a los efectismos, Coppola se permite mostrarnos el desencuentro y la soledad de dos extraños en la metrópolis asiática, haciendo referencias al choque cultural (de una forma jocosa, con el propósito de distender), pero a la vez tomando a la ciudad como metáfora de un continente repleto, masificado, de soledades que no se acompañan. El gran acierto de la película es Bill Murray, quien sin duda, actúa cada vez mejor. De visión obligada antes de los Oscar.

 

 

Picotazos

- La primera cortina de humo del Perú fuimos Andrés Hurtado, Luciana Boggiano de Zoeger, Marilú Montiel y Chocco.

Chibolín en doble cobertura dominical de Panamericana Televisión.


 


../secciones/Subir

Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Culturales | Ellos & Ellas | Caretas TV | Olla de Presion | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Artes y Ensartes

Siguiente artículo...

 

   

   
Pagina Principal