Edición Nº 1811


Ud. Puede anunciar aqui
 

Portada
Secciones
Nos Escriben...
Mar de Fondo
Ellos & Ellas
Culturales
Caretas TV

Columnas
Olla a Presión
Por Raúl Vargas
China Te Cuenta Que...
Por Lorena Tudela Loveday
Lugar Común
Por Augusto Elmore
Artes & Ensartes

Por Luis E. Lama

Artículos
Gabinete:

Al Fondo Hay Sitio
La Insoportable Levedad
de la OEA

PPK Promete
Apra: El Nuevo Equilibrio
La Cabalgata Aprista
Contramarcha Cocalera
Los Reyes del Mambo

A Tiro Penal
La Ciencia y la Basura
Tentaciones de Verano
"Yo Vi al Che
Recién Muerto"
Arroz a las Armas
Olas del Amazonas
Cuerpos del Delito
Clases y Costos
El Ultimo Viaje
El Cau Cau de Eros
Por Afrodita

Los Fantasmas
de Henri Peter

Buena Madera
Salud y Bienestar
Block de Notas
Sérvulo 90 Años
Modas
El Misterio de la Poesía

Informe Cajamarca


 

 

ARTICULO

19 de febrero de 2004

Contramarcha Cocalera
Los cocaleros llegaron a Lima, pero más divididos que nunca.

il

La dirigente cocalera Nancy Obregón vuelve a la carga después de doce meses. "Noriega Salaverry es un oportunista", dice.

n
i

EL clima que se percibía en el Parque Zonal Huayna Cápac de Lima el martes 17, día previo al inicio del II Congreso Nacional Ordinario de la Confederación de Productores Agropecuarios de las Cuencas Cocaleras (CONPACCP) era más cercano a una fiesta patronal que al de una inminente insurgencia social.

Más de trescientos cocaleros, provenientes de las zonas del Huallaga y el Ucayali, llegaban a la capital en medio de una coyuntura particularmente delicada, para exigir al gobierno el cumplimiento de lo suscrito en el Decreto Supremo 044 -documento promulgado el año pasado por el presidente Alejandro Toledo- que establecía una serie de puntos destinados a solucionar la problemática cocalera. Sin embargo, en el ambiente no se percibía ningún indicio del posible "bolivianazo", advertido por el ministro del Interior, Fernando Rospigliosi, semanas atrás.

El propio Rospigliosi -en horas de la mañana de ese día- salió a los medios a saludar la realización del encuentro y afirmó que la PNP otorgaría las medidas de seguridad correspondientes. Por su parte, Elsa Malpartida y Nancy Obregón, dirigentes cocaleras pertenecientes a la CONPACCP, acudieron al Parlamento donde fueron recibidas por Susana Higuchi, presidenta de la Comisión de Defensa Nacional, Desarrollo Alternativo y Lucha contra las Drogas del Parlamento.

Hasta ahí todo bien. La confusión se inició cuando los medios difundieron un supuesto pronunciamiento del principal dirigente cocalero, Nelson Palomino, recluido en el penal de Yanamilla (Ayacucho), acusado de apología al terrorismo, en el cual se anunciaba la cancelación del congreso cocalero debido a "la actual crisis política".

Entonces, la escisión dentro del gremio cocalero se hizo más que evidente. En la misma semana, se iban a realizar en Lima dos congresos paralelos. Uno, organizado por la CONPACCP, y otro, por la Federación de Productores Agropecuarios del Valle del Río Apurímac-Ene (FEPA-VRAE) en coordinación con el Instituto de Desarrollo Ético de América (AIDEA) que preside Ricardo Noriega Salaverry, un ex masón que se lanzó a la piscina electoral en la campaña presidencial del 2001, y en la que sólo logró pegarse un sonado contrasuelazo.

Inmediatamente, Obregón y Malpartida salieron a desmentir el comunicado. Acusaron a Noriega -quien se desempeña como abogado de Palomino y, gracias a una carta poder, como secretario general de la FEPA-VRAE- como un "oportunista" que se adjudicó la defensa legal de Palomino para obtener réditos políticos en beneficio de su movimiento "Despertar Nacional".

"Este señor quiere ser presidente del Perú en el 2006. ¿Sabe qué hace? Va con planillones a pedir las firmas de los campesinos", señaló Malpartida.

Lo cierto es que en una rápida jugada, Noriega viajó a Ayacucho, consiguió la firma de Palomino y evitó que se le adjudicara el fracaso de un congreso cocalero para el cual no tenía convocatoria, a pesar de que lo venía anunciando a los cuatro vientos.



n
  Izquierda, Nelson Palomino, preso en Yanamilla (Ayacucho). Mediante carta poder otorgó amplias atribuciones a Noriega Salaverry (derecha), ex Gran Maestro de la Logia Masónica, quien ahora es su abogado y secretario general de la FEPA VRAE.

Habla Noriega

El jueves pasado, Caretas conversó con Noriega Salaverry, en su oficina de Miraflores, antes de que viajara a Ayacucho a entrevistarse con Nelson Palomino.

-Durante la campaña electoral del 2001 la problemática cocalera estaba fuera de su discurso, ¿qué lo motivó a abrazar esta causa y a asumir la defensa del dirigente Nelson Palomino?

-Luego de las elecciones del 2001, nos fuimos a vivir por tres años a la selva, y ahí conocimos la realidad de los productores cocaleros. En este tema pasamos inmediatamente a la acción al comprobar que Nelson Palomino es un preso político y que su arresto es arbitrario. El gobierno y, en especial, el ministro Fernando Rospigliosi han sacado una conclusión equivocada de este asunto. Ellos dicen: "Si en Bolivia Evo Morales se ha tumbado a Sánchez de Lozada con 12 mil cocaleros, Palomino qué cosa no podría hacer acá con 200 mil cocaleros".

-¿Por qué sostiene que Nelson Palomino es un preso político?

-A Nelson se le acusa de apología al terrorismo, hurto y rapto, pero no se le ha podido demostrar nada y, sin embargo, sigue preso. Fue arrestado sin orden judicial ¿Sabe en qué instancia se encuentra el expediente Palomino? En primera. No se han ejecutado aún las testimoniales. Cada vez que voy a buscar a los jueces no los encuentro. Me han cambiado cuatro veces de jueces, tres veces de secretario y una vez de técnico judicial.

-¿Pero es consciente de que los principales beneficiados con el discurso político e incendiario de líderes como Palomino son la subversión y el narcotráfico?

-Mi patrocinado no tiene ninguna relación con el narcotráfico o el terrorismo. Él fue presidente de la fuerza antisubversiva en Pichari; su familia murió a manos de Sendero Luminoso. Nelson y todos los campesinos cocaleros les dicen a los terroristas: "Un momentito, tú eres un asesino, quédate con tu sendero en otro lado". El problema cocalero es otra cosa. La presencia del narcoterrorismo en esas zonas se debe a la pobreza y eso es lo que hay que combatir.

-¿Quién financia la defensa legal de Palomino y los constantes viajes que usted realiza a la zona del VRAE?

-Mi condición de abogado de Nelson Palomino es ad honorem. Todo es pagado con nuestro propio dinero y, aunque no nos sobra la plata, el gasto no es excesivo.

il

En Yanamilla. Noriega asegura que ejerce la defensa de Palomino ad honorem.

n
i

-¿No le parece oportunista llevar planillones de firmas para que los campesinos apoyen una inscripción de su partido Despertar Nacional en el Jurado Nacional de Elecciones?

-Le voy a dar un dato. Nosotros hemos ayudado a los campesinos en la compra de una emisora, en la localidad de Kimbiri, que se difunde por todo el valle. Ahí hay un programa que se llama Richari Llacta, que quiere decir "Despertar Nacional". ¿Qué quiere que haga si ellos vienen y nos piden firmar por nosotros?

-¿Comparte la posición de quienes exigen la salida de DEVIDA y USAID de los valles del Ene- Apurímac y el Monzón?

-DEVIDA debe seguir en las zonas cocaleras pero con justicia. ¿Cómo se pretende mantenerla cuando alimenta el enfrentamiento entre cocaleros y ashaninkas para potenciar los programas violentos de erradicación? EE.UU. y Europa brindan un apoyo millonario al Perú en este tema, pero el 60% del dinero se queda acá en Lima, en una serie de gastos corrientes y con el otro 40% se subcontrata a ONG's nativas, cuyos especialistas se dan la gran vida mientras el campesino manan canchu.

-¿Cuál es la percepción que tiene de Antauro Humala y el movimiento etnocacerista?

-Creo que debemos acostumbrarnos a darle participación a cualquier tipo de ideas por más díscolas o absurdas que nos parezcan, pero de ninguna manera Despertar Nacional o AIDEA apoyan la violencia. Buscamos la identidad nacional, la soberanía, la democracia, y eso es totalmente diferente a lo que propugna el señor Humala.

-¿Mantiene alguna relación con Ricardo Flores, su ex socio en las elecciones del 2001, a quien se vincula con Vladimiro Montesinos?

-No. Durante esa campaña electoral nosotros denunciamos a los fujimoristas infiltrados en "Todos por la Victoria"; debido a esto fui perseguido, pero me queda la satisfacción de que la gente no votó por ellos.

PLATAFORMA DE LUCHA

Las exigencias de los cocaleros asistentes al congreso de la CONCCAP están referidas a cuatro puntos específicos: Implementación de una auténtica política agraria, creación de cadenas productivas para el cultivo legal de la coca, fiscalización de los programas de erradicación de cultivos de DEVIDA y la liberación de Nelson Palomino.

En ese sentido, la Comisión de Desarrollo Alternativo del Parlamento acordó crear una subcomisión destinada a investigar los procedimientos utilizados por DEVIDA en los programas de cultivos alternativos aplicados en la zona, solicitud formulada por el congresista Luis Guerrero de Perú Ahora. (Carlos Hidalgo).



../secciones/Subir

Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Culturales | Ellos & Ellas | Caretas TV | Olla de Presion | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Artes y Ensartes

Siguiente artículo...

 

   

   
Pagina Principal