Edición Nº 1803


 

Portada
Secciones
Nos Escriben...
Mar de Fondo
Ellos & Ellas
Culturales

Columnas
Lugar Común

Piedra de Toque
Artes y Ensartes
Artículos
El Gabinete y el Enredo
¡Nidia a Caulas!
El Caso de
Beatriz Merino
Coyuntura y Cintura

“Puedo Terminar
Muy Mal“
Navidad Asháninka
Más Ajustes
Marineros en Tierra
“Cometí la Ingenuidad
de Preguntarle al Che Guevara“
¡Lo Chaparon!
Las Alas del Deseo
Mi Primer Regalo
Pesca Navideña
Cuento Pascual
Olor A Tinta

El Cau Cau de Eros

Corazón de Campeón
Caverna de
Nacionalidad
El Block de Notas
Repase de Feria

El Misterio de
la Poesía
Suplemento "Hotelería
Turismo y Casinos"
Suplemento "La Copa
Ilustrada"

 

 

 

ARTICULO

22 de diciembre de 2003
Paginas 10 y 11 de la edición impresa.


El gabinete Ferrero sorteó su primera y temprana crisis con un acertado golpe de muñeca y la renuncia de la Ministra de la Mujer.

El Gabinete y el Enredo
La acción inusualmente decidida y rápida de Alejandro Toledo encuentra sin embargo una recepción hostil.

il

Romero contó seis meses y retornó al Ministerio de la Mujer. Der.: Olivera preocupado con pluralismo de Ferrero.

n
i

NO estaba en los cálculos del presidente Alejandro Toledo perderse el inicio de la final Cienciano-River el viernes 19. Para su desgracia, a la misma hora tuvo que juramentar como ministra de la Mujer y Desarrollo Social a la reincidente Ana María Romero en reemplazo de la vapuleada Nidia Puelles, quien duró sólo cinco días en el cargo. La ceremonia, iniciada a las 7:15 p.m., fue rapidísima porque la mayoría de asistentes quería ver el partido y el Ejecutivo no podía darse el lujo de postergar la ceremonia.

Lamentablemente, el gobierno de Alejandro Toledo tiene muy poco en común con el sorprendente Cienciano. El equipo cusqueño destaca por tener objetivos claros, por su funcionamiento colectivo armónico y su laboriosidad incásica. Su entrenador no pierde la calma fácilmente y hace siempre cambios acertados en el momento oportuno. Nada de poses ni recetas milagrosas del exterior. El país entero terminó identificándose con el Cienciano y ha hecho suyo el título obtenido. Por el contrario, el gobierno del presidente Toledo suele parecer uno de esos equipos que nadie sabe a qué juegan y siempre andan peleados con la tribuna y la prensa, así estén ganando el partido.

En este momento en que el mandato presidencial cierra su primer tiempo puede, sin embargo, decirse que ha sabido aplicar un rápido cambio en el equipo. Carlos Ferrero no es una mala elección para el premierato; el canciller Manuel Rodríguez continúa la línea exitosa de Allan Wagner y el general (r) Roberto Chiabra es un acierto en Defensa ante la salida de Aurelio Loret de Mola. El criticado ministro de Agricultura Francisco Gonzales cedió su lugar al ingeniero José León Rivera, militante de Perú Posible y candidato doblemente fallido al Parlamento en el 2001 y al gobierno regional de La Libertad al año siguiente.

El nombramiento que más dolores de cabeza le trajo al mandatario fue el de la ministra del Mimdes. Inicialmente, Toledo calculó mal su capacidad de convencimiento y al suponer que Anel Townsend se iba a quedar en el gabinete presidido por Ferrero. De raza le viene al galgo, así que Anel se plantó en su posición y mantuvo su renuncia a pesar de que Toledo la llamó hasta en dos ocasiones para hacerla cambiar de opinión, llegando incluso a plantearle que coordinaría directamente con él sin pasar por el Premier. Ante la firme negativa de Townsend, se improvisó, a sugerencia de Carlos Bruce, el nombramiento de Nidia Puelles, una insider de la chakana, cuyo paso por la administración pública ha dejado hondas huellas (ver recuadro en esta edición). Sorprendentemente el error fue corregido rápidamente siendo relevada Puelles.

i

n

volatilidad
La última encuesta de la Universidad de Lima registró el punto más deprimente en la popularidad del presidente Toledo, ubicándola al nivel del zócalo con apenas 10.3 %. Esto revierte dramáticamente la tendencia ascendente y en sólo cuatro semanas Toledo habría perdido el respaldo que recuperó en los últimos seis meses.

LA CINTURA DE FERRERO

Carlos Ferrero es, sin duda, el más político de los cuatro primeros ministros que ha tenido Toledo y eso abre un espacio interesante de maniobra para el Ejecutivo. Ferrero puede tratar con las fuerzas políticas en un mismo registro que facilite la concertación de objetivos, yendo más allá de los saludos protocolares y las coordinaciones puntuales que fueron frecuentes en el gabinete Merino. De hecho, salvo los fujimontesinistas, ningún sector político se ha opuesto al nombramiento de Ferrero, aunque casi todos optaron por el gesto políticamente correcto de criticar a Toledo por la manera en que procedió en el caso de Beatriz Merino.

Hasta el momento, el flamante Premier ha demostrado cintura. El martes 16 asumió el ministerio en una ceremonia a la que no asistió Beatriz Merino, rompiendo la tradición que obliga al ministro saliente a comerse el sapo de entregar el cargo al sucesor, independientemente de las condiciones de su salida. El desplante no pasó inadvertido y un matutino destacó que el traspaso de funciones lo hizo una "funcionaria de segunda". A pesar de ello, Carlos Ferrero no se picó, o al menos mantuvo la calma, y dio un mensaje equilibrado en el que brevemente estableció las líneas matrices de su premierato: descentralización, reforma del Estado y reforma tributaria.


Como ocurre regularmente, Fernando Olivera aterrizó en Lima el fin de semana pasado para proteger sus intereses en el gobierno, esfuerzo descrito por él como su contribución a la gobernabilidad. El FIM conservó sus dos ministerios en el gabinete pero Olivera tuvo que sonreír por segunda vez consecutiva a un primer ministro con el que tuvo problemas en el pasado al considerarlo demasiado complaciente con el PAP. Es casi un hecho que el FIM empezará más temprano que tarde a urdir algún "andamiaje" contra el Premier que en estas lides tiene bastante más recursos para responder antes de pedirle consejos al Nuncio o a amigos en la prensa.
il

El `tumbao' de recién estrenado ministro Roberto Chiabra le bajó serenamente el tono al comandante del Ejército, general José Antonio Graham. Con la elección en Defensa se confirmó anticipo de CARETAS.

n
i

EL FACTOR CASTRENSE

Uno de los nombramientos más comentados ha sido el del general EP (r) Roberto Chiabra como ministro de Defensa. A pesar de la aceptación que tiene Chiabra en diversos círculos políticos, no han faltado quienes piensan que designar como ministro a un militar retirado implica un retroceso en la reforma del sector Defensa. Según este argumento, para avanzar en la transición democrática es indispensable que los ministros de Defensa sean civiles. Esa premisa tiene un innegable sabor republicano que cualquier demócrata debe saludar pero en el terreno práctico y, teniendo en cuenta la precariedad de los gabinetes toledistas, la elección de un ministro civil no garantiza en absoluto que se continúe reforma alguna. Recuérdese, por ejemplo, que David Waisman fue un ministro civil de Defensa al inicio del régimen.

Lo cierto es que militares retirados cercanos a Toledo, como Arias Graziani y Mora, sugerían desde hace semanas que era conveniente optar por un ex uniformado para el cargo. Pasado el remezón de la CVR, en el que Toledo se alineó con la posición de los excesos en lugar de las violaciones sistemáticas de los derechos humanos, quedaban algunos temas puntuales de contingencia con las fuerzas armadas. Uno de ellos es el de participación de militares en el sofocamiento de protestas populares fuera de control. El trato recibido por los oficiales responsables de los sucesos de Puno es un trago amargo que no ha sido digerido. Igualmente, las falencias presupuestales son un tema de descontento permanente en los institutos armados.
i

n

Alan y Lourdes: critican modales de Toledo pero no chocan con Ferrero.

Hasta donde se sabe, la gestión de Chiabra estará orientada a continuar el curso de la reforma, manteniendo los equipos de trabajo civiles que sirvieron con Loret de Mola pero evitando reducir la reforma a una exigencia recurrente de mayores recursos presupuestales para el sector. Parte de la opinión pública ha estado particularmente sensible al tema militar por las altisonantes declaraciones del nuevo comandante general del ejército, general José Graham, en su asunción de mando. Aparte del tono innecesariamente confrontacional del discurso, aumentó las suspicacias el hecho de que el general en cuestión fuese hijo del "Colorao" Graham, hombre fuerte del velasquismo. Chiabra, por su parte, respondió rápidamente rebajándole importancia al asunto y afirmando su condición de superior indiscutido.

Luego de semanas de innecesaria turbulencia, el gobierno de Toledo parece haberse estabilizado con el nuevo gabinete, pero a costa de un descenso en las encuestas que nuevamente lo aproxima a cifras de un dígito. Una prueba de que se reabrió el telón de la política después de semanas de discusiones de novela rosa, es que los principales líderes de la oposición, Alan García y Lourdes Flores, enfilaron sus críticas contra Toledo en términos de la necesidad de rectificación de rumbo, de mayor apertura en el gabinete, de la necesidad de planes de largo plazo o de la revisión de las medidas tributarias anunciadas. Ferrero, pues, está avisado.

Al haber sido presidente del Congreso en dos años consecutivos, Ferrero es una de las mayores cartas de Perú Posible, que está siendo jugada a mitad del período presidencial. Conociendo a Toledo, es difícil pronosticar cuánto tiempo durará el gabinete Ferrero, aunque algunos de sus integrantes admiten en privado que no se ven en funciones más allá de carnavales. Curiosamente, sus plazos coinciden con la próxima aventura internacional de Cienciano: enfrentar a Boca Juniors en la recopa sudamericana a fines de febrero. A ver si para entonces Toledo ha aprendido algo de Ternero y sus muchachos.

 

 


../secciones/Subir

Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Culturales | Ellos & Ellas | Lugar Común | Piedra de Toque | Artes y Ensartes |

Siguiente artículo...

 

   

   
Pagina Principal