Edición Nº 1796


 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Olla de Presión
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     
    30 de octubre de 2003
    Por AUGUSTO ELMORE

    ES verdaderamente indignante que el mundo haya sido movido a colaborar económicamente con la reconstrucción de Irak. No es que no sea humanitario, que sí lo es y en sumo grado. Lo que indigna es que Estados Unidos, que casi con la oposición de todo el mundo (salvo su aliado Inglaterra) destruyó ese país, y sobre todo Bagdad, su capital, sea quien haya pasado la bolsa. ¡In-dig-nan-te!

    La Primera Dama en verdad se fue de boca en la entrevista que le hizo RPP. Como su oficio no es la diplomacia y tiene un carácter notablemente fuerte, dijo evidentemente cosas que no debió decir, porque además no venían al caso ni era la oportunidad. Y al hacerlo comprometió a su marido, el Presidente de la república, que se vio obligado a disculparse por ella. Hay muchos refranes que se refieren a que a veces es mejor guardar silencio y mantener la boca cerrada. Pero, señores, seamos sinceros, no habrá sido el momento ni le tocaba a ella decirlo, pero ¿acaso no es cierto todo lo que dijo?, ¿los peruanos no sabemos la verdad al respecto?, ¿algunas referencias personales y bastante impertinentes que hizo, no han estado en boca de todos? Que no le tocara a ella decirlo es otra cosa. Porque, aunque parezca injusto, los periodistas podemos decir cosas que no pueden repetir en voz alta las Primeras Damas.

    La desbocada reacción de la señora Karp bien puede deberse a la enorme presión sufrida por el presidente Toledo desde que inició su gobierno, y en especial en forma previa a su exitosa gira última. Antes de que se subiese al avión no había títere con cabeza que no lo criticara, e incluso, como todos sabemos, hubo un grupo político que intentó impedirle viajar. Viajó, tuvo éxito, hoy todos le reconocen eso, pero ahora aprovechan las desafortunadas declaraciones de su cónyuge para, otra vez, tirársele encima, diciendo que la señora Karp le malogró la tortilla, como si una cosa tuviese que ver con la otra. Las palabras de la Primera Dama no pueden quitarle méritos a una misión afortunada. Una cosa es Chana y otra Juana.

    Y no creo que se puede equiparar el comportamiento de Eliane Karp con el de Violeta Correa. Es como comparar al Huracán Emily con la brisa suave que viene del palmar. Claro que el huracán puede ser devastador, eso lo sabemos, de allí que Toledo haya tenido que ofrecer disculpas. Lo peor para la propia Eliane es que con sus destempladas declaraciones lo único que ha hecho es darle armas y municiones a sus enemigos.

    Peruanos maravillosos los que veo aquí en Madrid. No es que mayormente los conozca, pero sí los veo y me cruzo con ellos en las calles, en los autobuses y el metro de la ciudad; intuyo que son peruanos (aunque a veces, cuando he preguntado, resultan ecuatorianos). Afanosos encargados o empleados de supermercados, vendedores de frutas o de chucherías (casi nunca en las aceras), comerciantes exitosos, mozos, chefs, cocineros, cumplidos mensajeros, servidores o mandamases, periodistas, albañiles, pintores, abogados, es decir, todos los oficios de la humanidad los ejercen los emigrados peruanos en Madrid. Ellos, con trabajo y paciencia, le han torcido el cuello al despectivo "sudaca", que ya no se escucha. Su trabajo les ha costado.

    Fue un regocijo para los peruanos, como lo ha sido en otras ocasiones, la ceremonia de entrega de los Premios Príncipe de Asturias, que se llevó a cabo el pasado viernes en Oviedo, Asturias. Y ello porque entre los ilustres galardonados se encontraba el padre Gustavo Gutiérrez, a quien la prensa española le había dedicado días antes diversas notas elogiosas a la proverbial sabiduría cristiana que lo distingue y ha hecho famoso. Pocas personas como él representan el auténtico sentido cristiano que predica el Evangelio, pocos como él han desentrañado la sustancia humana de la vida social, y ninguno, entre los premiados por el príncipe Felipe en esa noche de gala, lució más humilde y digno, enfundado ajustadamente en un viejo terno. Me hubiese gustado estar allí para estrechar su mano y darle un abrazo fraterno, pequeño gran peruano.

    No estuve allí pero sí en Segovia, a donde fui por motivos de trabajo, que aproveché para recorrer la muestra Las Edades del Hombre, que se realiza en la catedral de esa bella ciudad tan cercana a Madrid. Nombre hasta, si se quiere, ligeramente tramposo, porque esas edades no eran las del hombre, el ser humano, como yo pensé que sería, sino las de Cristo, y que es una de las muestras más extraordinarias de arte sacro y religioso que haya visto jamás. Utilizando a pleno todas las naves de la hermosa catedral segoviana existe allí una puesta en escena magistral de la vida y el vía crucis de Cristo, incluyendo cuadros monumentales y magistrales, esculturas, tallas, vídeos gigantes, etc., a la que asisten desde hace un mes y medio miles y miles de personas, entre las que no podían faltar aquellos dos a quienes escuché decir: Oye, hombre, fíjate que pensándolo bien, se trataba de un judío. Cristiano el hombre.

    En un vídeo monumental instalado en la nave central de la catedral, en el que se pasan frases y pensamientos de interés humano y religioso, leí, para mi consuelo, lo siguiente: "El hombre no entiende de edades, porque el corazón no envejece".

    El Perú también estuvo presente en la gran muestra inaugurada en el Centro Cultural de la Villa denominada Iberoamérica Mestiza, encuentro de pueblos y culturas, en la que los visitantes pueden ver algunas piezas importantes provenientes del Perú. Y estará otra vez presente, hoy lunes 27, gracias a Mario Vargas Llosa en la celebración que hace la Casa de América de los 40 años de la primera edición de La ciudad y los perros, en la que el escritor peruano conversará con el periodista español Iñaki Gavilondo, proyectándose a renglón seguido la película de ese nombre que dirigió Francisco Lombardi. Y Celso Garrido Lecca, el gran compositor peruano, estuvo también aquí discerniendo un importante premio musical, que obtuvo él hace dos años. ¡Somos chicos y pobres, pero a veces nos crecemos!

     

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Olla de Presión | Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal