Edición Nº 1796


 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Olla de Presión
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    30 de octubre de 2003


    Cubas al Natural
    El huancaíno Juan Carlos Cubas triunfó en su regreso a Acho. Cortó una oreja y mostró lo aprendido en Méjico, España y Francia.

    Por el MARQUES DE VALERO DE PALMA

    LA segunda novillada de la Feria del Señor de los Milagros tenía un atractivo muy especial por el reencuentro en Acho con el triunfador del año pasado, Juan Carlos Cubas. El pequeño planeta de los toros peruano sabía de las andanzas y éxitos, sobre todo en Méjico, de este niño huancaíno que hace un año nos dejó boquiabiertos al hacer un faenón y salir por la puerta grande. Aquello no fue casualidad. Este año hemos podido constatar que Juan Carlos Cubas tiene un año más de rodaje, está más puesto y, por lo que hizo en su segundo toro, con el que no triunfó y no le pudo cortar oreja, ojo al parche, acabó demostrando una superación innegable y una capacidad de lidia, aguante y recursos en indiscutible progresión geométrica que, si los toros lo respetan, lo convertirán en torero grande.

    Su primer toro se rompió el pitón contra un burladero. Gran lástima, ya que a primera vista e intuitivamente prometía dar juego. Con gran sentido común y en contra de un reglamento taurino desacomodado y obsoleto, que lo que hace en este caso es proteger la economía de los empresarios y propiciar una lidia desastrosa y vomitiva, se dio la orden de retorno a corrales. ¡Este Juez me está gustando! Le salió su predestinado segundo toro, que dio bastante buen juego en general y al que Cubas toreó aceptablemente bien con verónicas. Con la muleta hizo una faena larga en la que fue aguantando al burel con pases de buena factura que rompían en los tendidos con aplausos que acabaron musicalizando la faena. Pero no acabaron de gustarme del todo estos derechazos y naturales de la primera parte de la faena ya que Juan Carlos Cubas, un tanto ratonilmente, enmendaba con el pasito atrás. Pero luego el toro se hizo ya que el niño, a fuerza de insistencia, logró que el toro embistiera con nobleza franca sacándole muy buenos naturales. Mató con acierto y se ganó una merecida oreja. En esta faena predominaron las ganas y el corazón por encima de la hondura y el conocimiento. Nos señala a un torero en el camino de la perfección pero, solamente en el camino, en la andadura, en el tránsito adelantado y cuasi perfecto.

    n

    n

    Natural templado para un Cubas que se las trae. Cortó un trofeo redituando su actuación en la Feria del año pasado.

    Pero en su segundo toro, el sobrero de Aucallama, sin llegar a lucirse y sin llegar a transmitir al público porque el toro se las traía, demostró mucho más que en el buen toro anterior, demostró maestría, conocimiento del toro, valor y la única lidia posible ejecutada admirablemente. Demostró que está puesto. Que está en el mejor de los caminos. Lo que hizo Juan Carlos Cubas con este dificilísimo sobrero que le tocó en suerte es algo que no muchos toreros de alternativa pueden lograr hoy: la unión del valor con el sentido común del encimismo para sacar pases por el pitón contrario y poderle al toro que no quiere pasar y lograr pases como los circulares citados por la espalda que señalan a un torero puesto y técnicamente entrenado. Torero habemus. Gran camino andado.

    Javier Solís abría la terna. Javier Solís es el novillero puntero del escalafón español. Javier Solís, lamentablemente, se perdió un enorme triunfo con el primero de la tarde por, despistadamente, permitir que se lo picaran demasiado. El toro era de bandera pero justo de fuerzas, endeble y también nobilísimo. A los toros hay que probarlos primero con un picotazo bien señalado, sobre todo a los que se mueven por la plaza, en el primer tercio, sin demostrar defectos que puedan señalarse y más todavía si traslucen flojera. Las puyas son para quitarle fuerza al toro y para corregir los defectos. A los toros flojos y nobles hay que evitarles el castigo y cumplir el reglamento en dosis mínimas. Javier Solís dio los mejores pases de muleta de la tarde pero dejó de transmitir al público por la sensación de desvalidez y flojedad que demostraba el toro. En su segundo también empezó toreándolo bien, perfectamente, pero el toro se le rajó, se aquerenció en tablas y la faena se fue a pique.

    Afición maja. Derecha, español Solís estuvo bueno en la muleta pero falló con los aceros.

    m

    Perera cortó una oreja a su primer toro, otro estupendo novillo de Montegrande (procedencia "Roberto Puga"), que empezó entrando como una cabra, a saltitos y acabó embistiendo maravillosamente bien. Perera lo aguantó, aunque debió torearlo por bajo de entrada, para hacerse con él de buenas a primeras y no tener que dar un recital largo y prolijo de pases hasta que el toro embistió a la perfección y pudo lucirse. Destacan poderosamente unas maravillosas bernardinas antes de entrar a matar. Estocada y oreja con vuelta al ruedo.

    Una excelente primera mitad de la novillada con tres primeros toros de Montegrande que resultaron muy buenos porque repitieron hasta la saciedad, demostrando bravura y una segunda parte que fue el reverso de la medalla con un último toro de Aucallama complicadísimo que hizo subir los bonos de su antagonista, nuestro futuro gran torero Juan Carlos Cubas.

    Este próximo domingo, y en la primera corrida de feria, la presentación en Lima de José María Manzanares, hijo. Dicen que sale al padre. Sabemos que sale al padre. Lentitud. El correr la mano. El torear acompasando con la cadera. ¡Dios!


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Olla de Presión | Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal