Edición Nº 1780


 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

    10- de julio de 2003

    Por FERNANDO VIVAS

    Se Complica el Panorama
    Mientras Toledo entretiene la pantalla, el terrorismo busca voceros accidentales.

    TRAS sudores de invierno, el Presidente negoció una entrevista con "Panorama". El canal de Genaro Delgado ha ganado, a riesgo de un infarto periodístico, esa aureola de amigo del poder que en el Perú en el que todavía creen empresarios como Genaro, es indispensable para salir airoso de impasses comerciales y judiciales.

    El Presidente ganó la gracia del mea culpa calculado, el autobombo lastimero que aporta un matiz de nobleza a su dionisiaca conchudez, la paz espiritual tras la confesión del desenganche y la oportunidad de un tímido aplauso -más sería pedirle limones al algarrobo- a la renuncia al 55% de su sueldo, aunque de las gollerías ni se hable.

    Y todo este sacrificio con tal de no caer en el populismo, que es el único vicio que no se puede permitir un Presidente que quiere ser recordado con más de un 11% de cariño por los acreedores del Perú, por los líderes del primer mundo y por los graduados del 2003 de Stanford que habrán aprendido que un líder latinoamericano no tiene que ser necesariamente un socialdemócrata quejón y resentido sino que puede ser un liberal agradecido. (...Aunque ahora lo recuerdo a inicios de los 90 marcando distancias con el Fredemo y con el liberalismo de Fujimori para postular una Tercera Vía a la peruana basada en la educación, en la promoción del empleo y en negociar con la cabeza en alto con los organismos internacionales. ¿Cuánto queda de aquel Toledo?).

    El Presidente se perdona el prometer en vano, soñar con sus próximos viajes y contradecirse; pero jamás se perdonaría un subsidio o un arancel de tufo populista, jamás trataría con sequedad a un lobbista con buenos modales, jamás cuestionaría los dobles estándares de sus poderosos interlocutores.

    Para que todo esto quede bien claro, la entrevista tuvo que ser grabada para poder editar pasajes incómodos, con pies preconversados y repreguntas reprimidas aunque hubiera libertad para realizar preguntas incómodas. Se cambió el set de Palacio -tal como les conté la semana pasada- por la intimidad de la casa Camacho. Sospecho que si la cámara no mostró más que un rincón aséptico es porque Toledo no quiso mostrar la decoración neopachacutista de Eliane. La única sorpresa fue constatar que la mejor crítica salió del mismísimo Canal 5 en una estupenda parodia de "24 minutos".

    •••

    Reaparece el terrorismo como reto mediático. Es decepcionante que dos décadas de experiencia no hayan enseñado a prensa y TV algunas lecciones vitales.

    1) No hacerle el juego publicitario al terror, aunque la intención sea sanamente informativa. Por ejemplo, no darle pantallazos ni portada a un supuesto paro armado en Ayacucho del 25 al 30 cuando es posible que el objetivo terrorista ni siquiera sea una paralización efectiva sino precisamente el ganar esos titulares gratuitos. Y si se trata de un atentado, jamás usarlo como tema de explotación sensacionalista, sino cubrirlo con sobriedad. El único sentimiento que un periodista se puede permitir en estos casos es la indignación, no la morbidez.

    2) No politizar las informaciones sobre el terror para golpear o exaltar a determinadas tiendas políticas. Lo más probable es que las responsabilidades sean complejas y compartidas.

    3) No confiar en cualquier fuente sino en las propias investigaciones. Hay, por ahí, algunos militares nostálgicos del fujimorismo, que pueden desinformarnos sobre los hechos con ayuda de civiles afectos al autoritarismo. Ejemplo: El Gral. (r) Eduardo Fournier, cuya voluntad de acabar con SL no pongo en duda, se deja consultar por todos los medios. Pues resulta sospechoso que recién insinúe en La República del pasado lunes 7 que la trágica emboscada que diezmó a su patrulla en la selva de Junín el 2-10-99 se debió a una "mano negra" fujimontesinista. Tardío lance contra Montesinos que contrasta con el silencio que sobre aquél hay en su libro "Feliciano, captura de un senderista rojo" (2002) y con su aval a las confusas explicaciones que dio Fujimori sobre la emboscada. Aquella vez la unidad de investigación de La República reveló que el desenlace sangriento se produjo porque Fournier negoció con la camarada "Rita" su entrega ante cámaras que darían lugar a un reportaje triunfal y en lugar de ello fue traicionado. El episodio lo recuerda Fernando Rospigliosi en su libro "El arte del engaño" (2000).

    4) No intrigar con el terror.



     

    Escribe ALBERTO ISOLA

    Alberto Isola zapea y se inspira en el dragón de Komodo. Actualmente dirige "Mi mamá me dijo" en el Teatro Británico.

    Veo poca televisión. En parte por mis horarios, en parte porque hay demasiados libros que quiero leer. Aun así, suelo iniciar las mañanas de lunes a viernes intercalando "De 6 a 9" en Canal N con "Cornemuse", un extraordinario programa infantil francocanadiense (en la TV5, de 6:30 a 7 a.m.), pero confieso que le dedico más tiempo a este último, una irresistible combinación de humor y fantasía (la verdadera, sin condescendencias) que me hace iniciar el día con más ganas. Sigo siendo fiel a Film & Arts (las entrevistas del Actors´ Studio, la Opera de los sábados), a dos programas imperdibles de la BBC (las entrevistas de "Hardtalk" y la cinefilia de "Talking Movies"), a los documentales de Animal Planet (fuente inagotable de inspiración actoral: la imagen física de mi personaje en "Las Manos Sucias" viene de un especial sobre el dragón de Komodo), a gran parte de la programación de la RAI y del Canal A argentino. Grabo ocasionalmente películas que me interesan (como la exquisita "In the Mood for Love" de Wang Kar Wai) para verlas los domingos por la mañana. No me gustan las sitcoms, pero soy un entusiasta de "Os Normais", la variante brasileña de Globo los domingos a eso de las 10 p.m. Y no puedo resistir detenerme por tiempo indefinido en el Canal de las Estrellas, cuando los rostros de Pedro Infante, María Félix o Cantinflas me remiten a mi infancia, en el blanco y negro de la televisión recién llegada a Lima a fines de los 50. Otros tiempos, qué duda cabe.




    Carlos Cacho con flancos femeninos Liliana Mas y Mónica Cabrejos y ayudante Víctor Manuel Romero (desde el lunes 14, 9 p.m. en Red Global).

    Rimmel show

    "Chiki boom" se ha planteado como una fusión atrevida de gossip show y sitcom ambientada en una peluquería, locación que sólo recuerdo ha servido antes al muy medianor "Corte tropical" producido en Miami por Univisión. Este será un programa de chismes en movimiento donde los conductores-personajes Carlos Cacho, Mónica Cabrejos y Liliana Mas revolotearán por el salón. A diferencia de sus flancos femeninos, Cacho como conductor jefe y dueño de la peluquería se dirigirá a la cámara. Siguiendo con la mixtura semificticia el entrevistado será siempre un personaje conocido que aparece como un cliente despistado cual sketch de la Tota y la Porota. El productor Alberto Rojas me cuenta que habrá chismes orales y reportados pero no ampayes. Y no se reducirá a ello la diferencia con "Magaly TV", sino que en la ecuación humor/violencia el subrayado va estar colocado definitivamente bajo la primera variable, prefiriendo la joda afable al maleteo cruel. Cacho ha prometido ser políticamente correcto sin perder chispa o irreverencia, además de renovar jerga. Suerte.



     

     

    Picotazos

    "Me gustó Guegego y las preguntas mentales de Jessica Tapia".

    Eliane Karp opina sobre entrevista a su marido en parodia de "24 minutos".

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal