Edición Nº 1780


 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    10 de julio de 2003
    ¡Vaya Caja!
    Los contratos del escándalo en Petroperú. Contralor anuncia auditoría más allá de la caída de Héctor Taco.

    CURIOSO que haya sido una juerga en Iquitos la que sellara la suerte de Héctor Taco Tamo en la presidencia de Petroperú y no alguno de los múltiples cuestionamientos que ha merecido por el manejo administrativo de la empresa.

    Contratos millonarios suscritos sin licitación y más de S/. 33 millones de pérdida sólo en los primeros tres meses de este año -sin olvidar el despido de 30 funcionarios calificados para la contratación de 138 militantes del oficialismo-, son algunos de los ítems sobre los que, por ejemplo, el contralor Genaro Matute acaba de ordenar una auditoría.

    La historia de irregularidades en Petróleos del Perú no empiezan con Taco Tamo -más de S/. 6 millones se destinaron irregularmente para remodelar el despacho presidencial desde mediados del 2001 durante la presidencia de Raúl Pasco, quien renunció a inicios del 2002-, pero se agudizaron con la llegada del ex congresista de PP (2000-2001) a la presidencia de la empresa, en abril del año pasado.

    Así, y sólo para enumerar algunos contratos que llamaron la atención de la prensa y del Congreso en los últimos meses, el alto mando de Petroperú -incluyendo al gerente general Gabriel Díaz Peralta, aún en el cargo- compró sin licitación petróleo diésel 2 y kerosene por la friolera de US$ 119 millones (ver cuadro).

    La favorecida no fue otra que Projector S.A., empresa que tiene como uno de sus apoderados al ex congresista PP Italo Marsano.

    Junto a Marsano (quien adicionalmente transportó entre junio 2002 y marzo de este año combustible para Petroperú a través de Marítima Sur Pacífico, cobrando US$ 4'170,000 también sin licitación) aparece en Projector el ciudadano chileno Matías Rojas Bruce. Bruce, a su vez, también se ha visto favorecido por Petroperú a través de otra firma -Arboil S.A.C.- con el transporte de crudo cuyo flete pagó la empresa estatal, pero que Arboil comercializó para su propio beneficio.

    Por si eso fuera poco, en marzo de este año Petroperú compró crudo ecuatoriano a través de Trader International Glencore (ver recuadro). Fueron 435 mil barriles a un costo de US$ 24,03 cada uno, cuando otra empresa -Repsol- pagó por esos mismos días US$ 21,16 el barril a Petróleos del Ecuador, el mismo proveedor que vendió a Glencore. Se calcula que la empresa estatal peruana habría pagado más de US$ 1'200,000 de sobreprecio.

    En los primeros casos (Projector, Marítima y Arboil) el Congreso analiza si las ramificaciones del negocio tocan al ex consejero presidencial y director de Petroperú César Almeyda (dada su injerencia sobre Taco y Díaz) e incluso a Jorge Toledo Velásquez, sobrino del Jefe de Estado quien también es muy cercano al gerente general Díaz Peralta.

    Tratándose de Glencore, la Comisión de Fiscalización del Congreso investiga si existe alguna conexión entre ésta y el empresario peruano-israelí Joseph Maimann, amigo del presidente Toledo. Ambos son nubarrones que, tras la caída de Héctor Taco, deberían disiparse en las próximas semanas para la salud del régimen. No sea que terminen por sumarse a la larga cadena de "perlas" que caracterizan, hasta hoy, el paso de Perú Posible por la empresa.

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal