Edición Nº 1780


 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    10 de julio de 2003

    EXCLUSIVO
    El Chino Sí lo Sabía

    Corte Suprema acusará esta semana a Fujimori por crímenes de Barrios Altos y La Cantuta. Podrían condenarlo hasta a 35 años de prisión.

    La masacre de Barrios Altos, uno de los crímenes más terribles y alevosos perpetrados por el grupo Colina en 1991. Los testimonios de varios paramilitares y de Nicolás Hermoza Ríos, ex comandante general del Ejército, incriminan directamente al ex Presidente. ¿Y ahora qué aducirá Japón?

    EN los próximos días, la Sala Penal Especial de la Corte Suprema anexará su informe final al expediente 19-2001-AV. Se trata del proceso abierto contra el prófugo ex presidente Alberto Fujimori hace dos años. Las conclusiones de esta instancia dejan el camino expedito para iniciarle a Fujimori el primer juicio oral, nada menos que como presunto autor del delito de asesinato, lesiones graves y desaparición forzada.

    El informe está centrado en las acciones del grupo paramilitar Colina. Entre otros cargos, determina que el ex presidente ordenó en 1991, a través de Vladimiro Montesinos, la intervención militar a un solar en Barrios Altos en el que murieron 14 personas.

    Asimismo, se comprobó que "como Presidente de la República dio luz verde" para secuestrar y posteriormente asesinar a nueve estudiantes y un profesor de la Universidad La Cantuta durante ese mismo año.

    CARETAS tuvo acceso al informe final. Entre otros, allí se incluyen los testimonios judiciales del general (r) Nicolás Hermoza Ríos; los miembros del grupo Colina, Clemente Alayo Calderón, Julio Chuqui Aguirre y Marco Flores Alván; el líder de ese escuadrón, Santiago Martin Rivas; el ex ministro de Justicia y ex presidente del Consejo de ministros, Alberto Bustamante Belaunde y el ex hombre fuerte del SIN, Vladimiro Montesinos.

    COLINA ESCUADRON DE LA MUERTE.- Santiago Martin Rivas.Clemente Alayo Calderón.Juan Sosa Saavedra. Julio Chuqui Aguirre.F. Rodríguez Zabalbeascoa.

    HERMOZA LO HUNDE

    Son relevantes las palabras de Hermoza Ríos, ex comandante general del Ejército. En interrogatorio judicial brindado el 19 de setiembre del 2001, incluido en el expediente N°ree; 19-2001, a fojas 5327, declara: "Inmediatamente después de los acontecimientos de la Universidad La Cantuta, Montesinos me informó que un grupo de miembros del Ejército había realizado una operación especial cuyo resultado había excedido las órdenes recibidas, esto es que habían ingresado a la universidad mencionada, deteniendo a un grupo de estudiantes a quienes asesinaron y que por tanto había que efectuar inmediatamente la denuncia (...) Que cuando Montesinos le informó de los hechos mencionó que los autores fueron: Martin Rivas, Pichilingue y otros; sin embargo, no proporcionó estos nombres en su denuncia al Consejo Supremo de Justicia Militar por una omisión voluntaria, Montesinos me indicó expresamente que el presidente Fujimori ya tenía conocimiento de los hechos(...) Después de los hechos de La Cantuta, Fujimori emitió un memorándum por el cual felicitaba a Martin Rivas y otros integrantes del `grupo Colina' por su buen trabajo de inteligencia, y cuando me entero de esa felicitación comenté a Montesinos que se estaba premiando a una persona implicada en homicidios, Montesinos le contestó que `el Presidente lo sabe' y que así había firmado el documento; también comentó que el General Malca, ex ministro de Defensa, sobre esta circunstancia, le responde que: "siendo una orden del Presidente, proceda a cumplirla".

    Fujimori también es hundido por el ex agente de Colina, Julio Chuqui Aguirre, recluido en el penal de Lurigancho. Chuqui admite que intervino en los operativos de La Cantuta y Barrios Altos y reveló que en una oportunidad vio al ex mandatario ingresar a la habitación de Martin Rivas, ubicada en el Servicio de Inteligencia Nacional, para reunirse con Montesinos. "Esa reunión", afirma, "era de coordinación para órdenes que iban a ser impartidas para el destacamento Colina.... Además el propio Martin Rivas manifestó a todos los miembros del grupo Colina, que tenían pase libre para realizar las acciones porque Fujimori tenía conocimiento y los había autorizado".

     

    El ex suboficial del Ejército, Clemente Alayo Calderón, tambien aseguró que Martín Rivas le dijo que "recibía órdenes directas de Fujimori para realizar estas acciones militares".

    El militar José Luis Bazán Adrianzén afirmó que `'Entre los años 1991 y 1992, se escuchaba que `Colina' iba a ser felicitado o encomendado a un ascenso por órdenes del presidente Alberto Fujimori". Comprobando la autenticidad del testimonio de Bazán, los juzgados anticorrupción hallaron en julio del año pasado, en las instalaciones de la Comandancia General del Ejército, dos memorándum fechados en 1991 y 1992 (expediente a fojas 581). Allí Fujimori "felicita al grupo Colina por el trabajo encomendado en acciones militares". Bazán agrega que `'los miembros del grupo paramilitar decían que la matanza de La Cantuta y Barrios Altos partió de una idea de Alberto Fujimori".

    El testimonio del general Hermoza permite definir la función de Fujimori a la cabeza de la cadena de mando.

    De todo lo actuado el informe de la Sala ha establecido que el prófugo ex presidente Alberto Fujimori Fujimori fue director, promotor y conocedor de las actividades del Grupo Colina.

    LA PRESCRIPCION

    Para Luis Vargas Valdivia, procurador ad hoc en los casos de corrupción, el informe "detalla valiosos elementos que comprueban que Fujimori sabía de los hechos delictivos e incluso los incentivó".

    El documento traza una línea divisoria. Según el Código Penal, la condena por homicidio calificado está entre los 15 y los 35 años. El delito prescribe con el número de años de la pena máxima, es decir 35. Si el proceso sufre de interrupciones, ese término se amplía con la mitad de la pena. Un total aproximado de 52 años. El hecho hace muy improbable que Fujimori pueda regresar al país sin ser juzgado.

    "Quienes insisten", señala Vargas Valdivia, "en que no se podrá probar que Fujimori ordenó directamente las masacres están equivocados. A Milosevic no se le imputa haber ordenado el aniquilamiento, sino que se le acusa por saber del aniquilamiento. En derecho se llama la Teoría del Dominio de Hecho. Éste era un sistema delictivo engarzado al SIN y encargado por Fujimori".

    El procurador apunta que "esta decisión la toma un juez luego de un proceso que sigue todas las reglas. Interpol acepta su validez".

    Es probable que el informe final sea agregado posteriormente como un anexo al cuadernillo de extradición que la Cancillería remitirá al gobierno japonés durante este mes. Estos elementos ponen en un aprieto más a ese país, que refugia al ex mandatario desde noviembre del año 2000. "Y a partir de la entrega del informe", concluye Vargas Valdivia, "estaremos hablando del acusado Fujimori". (Milagros Trujillo-Enrique Chavez).

     

    Ellos tienen la firma. Vocales Supremos Enrique Mendoza Ramírez, Eduardo Palacios Cabanillas y Guillermo Cabanillas Zaldívar. Der.: Procurador Valdivia: pasamos del "prófugo" a "acusado" Fujimori.

     


     

     

    Un Corte con Fondo
    La Cancillería peruana no cedió a presión de Halcones.

     

    Alemania, Francia, Italia y Japón aprueban la Corte. También el Perú.

    AMPLIAMENTE ignorados son los entretelones de la suspensión de ayuda militar estadounidense a 35 países, entre ellos el Perú, anunciada el martes 1 de julio.

    CARETAS logró averiguar que en semanas recientes se produjo intenso trajín en la cancillería peruana al respecto. Hubo reuniones con personeros de Estados Unidos, incluido un coronel asimilado del cuerpo jurídico del Pentágono, y con la presencia en algún momento del cubano-norteamericano Otto Reich, asesor especial del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

    Los funcionarios de la administración Bush presionaron para que el Perú firmara con Washington un acuerdo bilateral que hubiera permitido que militares estadounidenses gozaran de inmunidad ante la Corte Penal Internacional (CPI). Es ésta la más reciente creación del derecho internacional, encargada de juzgar genocidios, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra cometidos luego de su establecimiento.

    Cabe precisar que el tratado de Roma que creó la CPI establece que ésta sólo puede juzgar a personas cuyo Estado acepta su competencia o que cometieron abusos en un país firmante del acuerdo.

    EL FACTOR FUJIMORI

    El canciller Allan Wagner declaró, apenas se conoció la resolución estadounidense sobre ayuda militar, que si el Perú aceptaba excepciones o no se adhería a plenitud al tratado de Roma no podría ejercer acción eficaz contra Alberto Fujimori.

    Se abre así una vía, más viable que la extradición según algunos juristas, para que el peso de la ley caiga sobre Fujimori, en el Perú o en Japón.

    Cuando los funcionarios estadounidenses -representantes de la línea más dura del Partido Republicano- estuvieron en el Perú, sostuvieron que no podían aceptar ni siquiera algunas propuestas como la que el doctor MacLean Ugarteche sugiere en su texto de esta edición. Para ellos, eso atentaba contra la soberanía de Estados Unidos.

    No hay tal cosa. La prueba es que los diez últimos presidentes de la respetable Academia de Derecho Internacional de Estados Unidos han pedido públicamente que su país se incorpore a la CPI.

    MacLean precisó a CARETAS una alternativa es que Japón enjuicie a Fujimori. "Muchos artículos del Código Penal de Japón lo permiten. (César Lévano).

     

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal