Edición Nº 1779


 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     
    3 de julio de 2003
    Por AUGUSTO ELMORE

    LEO en un suplemento cultural que el último libro de Mario Vargas Llosa, `El Paraíso en la otra esquina', viene ocupando durante varias semanas el primer puesto en la lista de los más vendidos. No me sorprende, claro, porque esa información corrobora la popularidad de la que goza MVLl en España, y también la calidad de su última novela. Ese primer puesto en lectoría, en un país en el que existen tantos buenos autores y en el que se editan tal cantidad de títulos de verdadera importancia y singularidad es una satisfacción para nosotros los peruanos que vivimos aquí. Como si Mario, en nombre de nuestro deprimido país, hubiese puesto aquí nuestra banderita, como una pica en Flandes.

    No se si se tratará de una Casandra gringa, o simplemente un ave de mal agüero, pero las declaraciones del subsecretario del departamento de Seguridad Interna de los Estados Unidos en el sentido de que Sendero Luminoso es actualmente una grave amenaza para el Perú parecen coincidir con las opiniones de todos esos aquellos que buscan, en el fondo, sumar inestabilidad a la inestabilidad. Felizmente una persona enterada en el tema, como Francisco Soberón, de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos -que no suele hacer este tipo de declaraciones sino por lo general las opuestas- le salió al frente, desmintiéndolo. Tengo la impresión que el señor Asa Hutchinson forma parte del lobby que busca crear una atmósfera favorable al retorno del fugado Fujimori, lobby manipulado por los Schütz y compañía.

    El ciudadano japonés que destruyó con premeditación y alevosía todas y cada una de las instituciones peruanas intenta, sin duda, regresar, y en olor de santidad, para lo cual requiere que se cree en el Perú la necesidad de un salvador de la patria (aunque ésta no sea ni haya sido jamás la suya). Eso, claro, si es que el juez Garzón no lo pesca antes.

    Como le ha ocurrido al genocida argentino Ricardo Cavallo, detenido en México y extraditado a España, en donde será juzgado por los numerosos crímenes de los que se le acusa, como los de desaparición, tortura y muerte de personas. El juez Garzón fue el encargado de que hoy sea posible que se le juzgue. ¡Cuídate Chino, mejor no asomes las narices fuera de tu isla preferida!

    Beatriz Merino fue la elegida para reemplazar a Luis Solari en la Presidencia del Consejo de Ministros. Aunque éste fue, a mi modesto parecer, un hombre eficaz y apto para el cargo -lo que normalmente lo hubiese hecho durar mucho más-, lo cierto es que al parecer el país necesitaba cambios y, así, la elección de Beatriz Merino Lucero (Baty, como ahora la llaman los tituleros de los diarios) (¿Batichica?), parece inmejorable. Nosotros, los que ahora vemos las cosas de lejos, esperamos durante varios días la noticia anunciada: era como si un augur nos hubiese pronosticado un terremoto y aquí nadie ni siquiera pestañeaba esperando la noticia: Bedoya Reyes, probable primer ministro que casi anuncié, se quedó en el camino, así como otros más. Y la sorpresa fue esta mujer célibe, afamada por su capacidad, a la que, por cierto, una política aprista trató de restar méritos desde el inicio. No se trataba, en verdad, de que Baty tuviera o no capacidad, que vaya que tiene, de lo que se trató de arranque es de enfriar las expectativas y castigar a quien la nombró. Ni un solo día de tregua: ¡Qué mezquindad!

    Los peruanos, y la Embajada del Perú en Madrid, nos preparábamos para celebrar la fiesta del Inti Raymi, que el año pasado fue todo un suceso, con pasacalle y todo. Estaba programada para el sábado 28 de junio e iba a utilizar las calles y el espacio de la Puerta del Sol y la Plaza Mayor, lugares emblemáticos de esta ciudad. Pero nos salió al paso la celebración, a todo dar, de la fiesta del Orgullo Gay, que se celebró en ese mismo día y a las mismas horas en que estaba programado el Inti Raymi (compartiendo la misma bandera); hubo, pues, que posponer la celebración, no fuera que hubiese confusiones. Será el sábado 5.

    Aquí es fácil saber que se viene el verano. No tanto por el calor reinante desde ya, sino porque la gran mayoría de los avisos que publican los diarios, incluyendo los suplementos especializados, están dedicados a las vacaciones y lugares de veraneo. Lástima nomás no ver, por ahora por lo menos, anuncios ofreciendo el destino Perú a precios asequibles, lo que quizá se haga pronto realidad a raíz del convenio firmado por Promperú con Viajes El Corte Inglés. Pero para entonces, el verano y las vacaciones de los españoles ya habrán pasado.

    No deja de asombrarme que una medida propuesta por el Ministerio de Economía y Finanzas sea la de clavar -eso, clavar, como los clavos de Cristo- el Impuesto General a las Ventas a los espectáculos culturales, tan misios ellos. Como creo que ya se ha dicho hasta la saciedad: eso ¿cuánto puede producirle al fisco, Dios mío? Por qué, ya que estamos, no suprimir el Vaso de Leche, y por qué no, también, ponerle ese mismo impuesto a las limosnas. No creo que sea Javier Silva Ruete el autor de ese proyecto, porque él asumió el pasivo y el activo de una revolución fracasada. Y la medida ésta es sólo pasivo. Económicamente la cultura no produce nada. Ese impuesto sería el 18% aplicado a nada. Lo que es mucho, hablando del Perú. Una entrada a una obra de teatro que cueste 15 soles, resultará en S/. 17.70. Su efecto desanimador es mortal para muchos. Y para el Estado lo difícil, y costoso sería, es o será cobrar ese 2.70. ¡Qué soberana idiotez!


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal