Edición Nº 1775


 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

    5 de junio de 2003


    Fernando Armas, en mesiánica versión de Toledo, encuentra a espontánea Eliane en Cusco.

    SAMBA INCA

    E
    L decimoter festival de la cusqueña dejó tres triunfadores: Dina Páucar; unos Prisioneros ahogados por la altura; y el desternillante Fernando Armas, cuyas caracterizaciones de un caradura Fujimori y un impostado Toledo reflejan los humores andinos del pueblo imperial. La Páucar reconcilió al público con lo telúrico, huaino del arpa matizado por Los Superelegantes, quienes hicieron entonar singles tan exitosos como "Qué lindos son tus ojos" o "Amame". Los animadores, Juliana Oxenford y Carlos Thornton, de pobre performance, evidenciaron su escasa preparación y chatas destrezas intentando desafinados coros y desabridos zapateos con Dina. El escaso manejo de público de la pareja de conductores tuvo su punto crítico cuando se vieron imposibilitados de manejar a los cusqueños quienes, luego de la actuación de Los Prisioneros, reclamaron a los chilenos a gritos por lo menos 20 minutos. Oxenford y Thornton no pudieron convencer al respetable de que Bacilos era la mejor alternativa para cerrar el show. De ahí, los autores de "Tabaco y Channel" provocaron dos aplausos y tres mil bostezos. La sinceridad del público también se evidenció con Libido, acogidos con euforia, así como con el maestro Alberto Plaza, cuyo amplio repertorio fue refrendado con cálidos aplausos (sobre todo "Bandido"). Pero sin duda el cenit de Festival llegó cuando los brasileños de Axé Bahía, a través de coreografías tan sexuales como complejas, hicieron bailar a través de pegajosas melodías encabezadas por "Onda, Onda". El quinteto, desafiando los rigores de la altura, echó mano del dudoso recurso del playback para disimular sus carencias vocales. Pero esta intolerable falta en un festival con alguna aspiración poco importó a los cusqueños, quienes se entregaron íntegros a las acrobacias dancísticas del epidérmico grupo. La asistencia conjunta, según cifras oficiales, superó las 50 mil personas.

     

    Axé, es el ritmo que practican, Bahía, su lugar de procedencia. Pusieron el Cusco a bailar, al igual que Dina Páucar, al lado con Juliana Oxenford y Carlos Thornton. Der.:, Jorge González, de Los Prisioneros.

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal