Edición Nº 1775


 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    5 de junio de 2003

    Grados De Alerta
    Desde su particular enfoque crítico, el ex ministro de Trabajo traza una salida al conflicto social presente.

    "Los sectores sociales también deberían ayudar a repensar el Presupuesto".

    Entrevista PEDRO TENORIO

    ALFONSO Grados Bertorini fue el político que hizo de la palabra concertación algo más que un eslogan de campaña. En 1980, siendo ministro de Trabajo, convocó a los más combativos gremios y al empresariado nacional en la legendaria "Tripartita" que logró avances en la negociación laboral y atenuó la caldera social que bullía en esos días.

    Paradójicamente, Grados fue quien enroló a Alejandro Toledo en su primera incursión dentro de la administración pública, allá por 1981, haciéndolo partícipe de los procesos de diálogo de ese entonces. Al observar la actual coyuntura, Grados es tan enfático como antaño: "Más que un cambio de gabinete, hoy se necesita un cambio en la actitud del Presidente", asegura, explicando las variables que podrían ayudar al Primer Mandatario a remontar el maretazo social.

    -¿Qué cree que necesite el presidente Toledo para recuperar terreno ante la masa laboral del país?

    -Toledo necesita un impacto de confianza. Y éste se lo dará el que no se quede solo. Me explico: el Presidente tiene que volver a llamar a Alan García, convocar a Lourdes Flores y a Valentín Paniagua y acordar un plan de consultas mutuas sin sentir que eso equivale a una pérdida de poder. Luego, invitar a sectores sociales y sindicatos para repensar parte del presupuesto, dándole un aire a Javier Silva Ruete. Y con un cronograma para ser cumplido. Eso es concertación.

    -¿Y cuál sería el primer paso?

    -Pacificar el país retirando a las Fuerzas Armadas, levantar el estado de emergencia donde sea posible y en 30 días anunciar algunas soluciones al problema de los principales gremios en conflicto. Yo le digo a Toledo: "Señor Presidente, demuestre que tiene grandeza y perspectiva de futuro".

    -¿Cuál fue el principal error de Alejandro Toledo y su gobierno?

    -Creer que bastaban los enunciados en vez de mostrar las realizaciones. El único que muestra algo es el ministro de Economía: cifras macroeconómicas que nos dicen que el país va bien. Pero la gente se pregunta ¿En qué se distribuye esas cifras? ¿A dónde va el mayor ingreso? Nadie duda del manejo responsable de las finanzas públicas y del Presupuesto, pero la falta de resultados sociales es importante porque la masa se pregunta ¿hasta cuándo?

    -¿Aunque la gente tenga una idea bastante difusa de cómo se maneja el Presupuesto?

    -Sí, porque sí sabe que se han aumentado los sueldos públicos más importantes y que hay quienes en el gobierno nunca sufren y viven mejor.

    "La bancada oficialista ha alentado la idea deformante de que su líder no es conjugador de opiniones, sino ´Pachacútec´", sostiene Grados Bertorini. Al lado, el Premier Solari tampoco ayuda.

    -¿La huelga del Sutep se agudizó por el radicalismo de sus dirigentes?

    -Perdón. ¿Es que acaso los maestros son saboteadores profesionales? ¿Fueron ellos a quienes se les ocurrió decir que se iban a doblar el sueldo? Ellos saben que eso no ocurrirá en el corto plazo, pero esperan que al menos el gobierno se comprometa a un cronograma. El ministro debió explicar la situación del sector, mostrar cuadros y plantear alternativas dejando un margen estrecho de negociación, persuadiendo de que no podía dar más y de que si los maestros no regresaban a las aulas llamaría a los que aguardan un puesto, que son miles.

    -¿Cuál es el punto más débil del gobierno?

    -Su bancada parlamentaria. Es un conjunto de personalidades que ungidas al carro de la popularidad de Toledo han alentado la idea deformante de que su líder no es un conjugador de opiniones, sino "Pachacútec".

    -¿Estará convencido Toledo de que necesita concertar?

    -Yo pregunto: ¿Cómo puede hablarse de concertación y de búsqueda de esfuerzos compartidos si todos los días se produce un resquemor contra el Apra? En el Perú el partido más antiguo es el "anti". El antiaprismo es anterior al aprismo porque ya existían los que se oponían al movimiento social. Y ahora está nuevamente presente.

    -¿Es necesario un mínimo de convivencia con el Apra?

    -Obvio. Además, ¿qué le ha hecho más daño a Toledo en el Congreso, el Apra o su partido? Para mí es muy claro que no se puede hablar de concertación, de Plan Nacional a 20 años cuando en el seno del gobierno hay discrepancias internas. Si el presidente Toledo pretendía un refuerzo ante cualquier oposición desatinada, ¿cómo es que llama al FIM? Y no sólo lo digo por el señor Olivera, pues sus herederos están demostrando ser aún peores.

    -¿Qué necesitaría hacer Toledo para recomponer su relación con la oposición?

    -Comprender que, más allá de lo que digan Olivera, Pacheco o Benítez, una política de Estado debiera ser llegar a acuerdos con la oposición no para cogobernar, sino para que no se hostilicen, para que se genere confianza. No puedo entender cómo después de que Toledo llamara a García el viernes, los días siguientes Solari se haya dedicado a atacarlo. Espero que las cosas cambien cuanto antes.

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal