Edición Nº 1775


 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    5 de junio de 2003

    Crece la Disparidad
    Entre Ricos y Pobres

    Tanto entre los países y como dentro de muchas naciones.

    Presidente francés Jacques Chirac en la Cumbre de los 8 en Evian acompañado de mandatarios "pobres", incluyendo a Fox de México y `Lula' del Brasil.

    Extractos del INFORME del WORLDWATCH INSTITUTE

    ESA violencia callejera compartida entre Ginebra, Suiza, el país con el ingreso per cápita más alto del mundo, y Puno, uno de los departamentos más pobres del Perú, intriga. ¿Qué está pasando en el mundo? El último anuario `Vital Signs 2003' del Worldwatch Institute, una singular organización norteamericana de ámbito global, ofrece una respuesta que se ha hecho muy presente en la Cumbre de los 8 en Evian. Las disparidades enervan la fábrica social y el día de hoy se pueden trasladar de un país a otro - y de Afganistán a Nueva York.

    En 1960, el Ingreso Nacional Bruto (INB) de los 20 países más ricos del mundo era 18 veces el de los 20 países más pobres, según el Banco Mundial. Hacia 1995 esta brecha se había duplicado -llegando a 37 veces- y la tendencia continúa.

    Además, entre 1980 y finales de la década del '90, las desigualdades también se acentuaron dentro de 48 países, incluyendo a China y los Estados Unidos.

    Estas 48 naciones albergan al 59% de la población mundial y generan el 78% de la producción del planeta. La tendencia contrasta marcadamente con anteriores descensos de las diferencias entre ricos y pobres registradas entre 1950 y los mediados de los '70, un período de crecimiento estable en la economía mundial.

    Las desigualdades económicas internas se mantuvieron constantes en 16 países y se redujeron sólo en 9: Francia, Noruega, las Bahamas, Honduras, Jamaica, Malasia, Túnez, Corea del Sur y las Filipinas. Datos recientes, sin embargo, sugieren que las disparidades pueden haberse acentuado a partir de 1998 en las últimas dos naciones como consecuencia de la crisis financiera del sudeste asiático, así como en Brasil, Italia, Indonesia y Tanzania.

    Los más dramáticos aumentos de desigualdad se han dado en naciones en proceso de transición del comunismo hacia economías de mercado. Como otros países de la región, Rusia confronta una creciente pobreza, desempleo y violencia. El mayor impulso hacia la desigualdad lo está dando la llamada `captura del Estado' - la manipulación del gobierno por individuos y empresas poderosas para crear leyes y reglamentos en marcado beneficio propio. Esto ha concentrado el poder en las manos de una elite, mientras la gran mayoría de los rusos queda al margen.

    Muchas naciones industriales, incluyendo Nueva Zelanda, Japón y el Reino Unido, también han registrado aumentos en la desigualdad desde 1980. Esto está relacionado con la disminución de los salarios mínimos, menor sindicalización, y una creciente brecha entre los sueldos de los obreros cualificados y los que no tienen especialidad.

    Mientras tanto, al otro lado de la frontera, en Ginebra, Suiza, protestas populares que en uno de los países más ricos del mundo emulaban las de Puno.

    De todas las naciones ricas, Estados Unidos es la que tiene la más desigual distribución de riqueza, con el 30% de los ingresos en manos del 10% más acaudalado de la población, mientras sólo el 1.8% va para el 10% más pobre.*

    Además, datos del Buró de Censos de EE.UU. indican aumentos en la desigualdad de los ingresos familiares entre 1968 y el 2001 - en contraste con los descensos registrados entre 1947 y 1968. En particular, el 5% más rico de la población norteamericana ha experimentado las mayores ventajas porcentuales, y dentro de ese grupo, el 1% ha acaparado más que el otro 4%.

    La desigualdad no está restringida a los ingresos personales. En la salud y la educación -dos importantes indicadores del bienestar- aparecen dramáticas disparidades entre los que tienen y los que no tienen. Después de numerosos compromisos internacionales para reducir la brecha en el acceso a la educación y la salud, estos servicios siguen amarrados al nivel de ingresos. Por ejemplo, la mortandad infantil en países pobres es 2.5 mayor que la de los países de ingresos medianos y 13 veces la de los ricos.

    Y los promedios nacionales sólo muestran uno de los niveles de la disparidad. Un estudio en 44 países en desarrollo reveló que la mortandad infantil en el 20% más pobre de cada nación es el doble que en el 20% de arriba. Aun en naciones en desarrollo relativamente acomodadas como Turquía, la mortandad infantil entre los pobres es 4 veces la de los ricos.**

    En los Estados Unidos también existen significativas diferencias en la mortandad infantil entre grupos raciales y étnicos derivadas de disparidades socio - económicas. La de los negros ("african americans") es aún hoy 2.5 veces mayor que la de los blancos.

    Los vínculos entre la desigualdad, el crecimiento económico y la pobreza son complejos. (En todo caso) hay evidencias de que la pobreza disminuye mas rápido cuando el crecimiento viene acompañado con reducciones en la desigualdad, y más lentamente cuando ésta crece.

    El mayor crecimiento en el sector urbano que en el rural también puede exacerbar la desigualdad, como ha sucedido en China entre 1980 y mediados de los '90.

    Una sociedad desigual se inclina a la inestabilidad política, alta criminalidad e instituciones tambaleantes. El desigual acceso a la educación, el crédito y otros recursos es también ineficiente para la sociedad porque impide que los grupos marginales aumenten su productividad.

    En todo caso, un reciente estudio de la Universidad de las Naciones Unidas concluye que las metas internacionales de reducción de la pobreza no se podrán lograr con los actuales niveles de desigualdad, a pesar del crecimiento económico proyectado.

    * En el caso del Perú, el 35% de los ingresos van para el décimo de arriba y el 1.6% para el de abajo. En otros países latinoamericanos los de arriba acaparan más como Brasil (46%), Chile (45%) o México (41%). Exceptuando ciertas naciones primitivas como Botsawa (54%), Latinoamérica es el continente, si bien no el más pobre, el con las mayores disparidades.



    El Indice Gini

    EL Indice Gini se utiliza para medir la desigualdad entre el 20% de la población que más gana con el 20 % que menos percibe en cada país. Un valor de O equivale a la igualdad absoluta mientras 100 es la desigualdad total. Cuando el Indice Gini está por encima de 40, el crecimiento de la economía y la disminución de la pobreza pueden verse afectados. 55 naciones en el mundo pasan esa marca.

    En la siguiente muestra se observa que entre los países latinoamericanos el Perú está mejor que el promedio, pero sólo Uruguay, cuyo ingreso per cápita es el doble que el Perú, es un caso virtuoso. La mayor igualdad en Ecuador y Bolivia (y en el Perú también) se debe a la falta de una clase media acomodada.

    En la otra lista es notable el caso de las desigualdades que persisten en Sudáfrica y el hecho que la relación entre los que tienen y no tienen en Rusia es ahora parecida a la del Perú.

     

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal