Edición Nº 1774


 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    29 de mayo de 2003

    La Nueva Promesa Argentina
    Lavagna, el ministro que capeó con Duhalde el temporal de la economía, conserva el cargo. Es todo un signo.

    Néstor Kirchner, el nuevo presidente de la Argentina, ha inaugurado su mandato con un alto grado de adhesión popular y con un mensaje que promete, entre otras cosas, restablecer el papel promotor del Estado en el campo social y económico. El puntal de su acción en ese sector será Roberto Lavagna, el ministro que, en una situación catastrófica, detuvo el cuesta abajo del país. El siguiente texto traza un balance y apunta perspectivas de la línea de Lavagna.

    El flamante Presidente de la Argentina despierta expectativas entre los latinoamericanos. Der.: Lavagna demostró ser un timonel de pulso seguro

    Escribe FERNANDO SANCHEZ ALBAVERA*

    UN nuevo gobierno justicialista se instaló en la empobrecida Argentina, el pasado fin de semana. Argentina es un caso digno de estudio. En los últimos 27 años, no logró alcanzar un crecimiento sustentable y acumuló, además, una significativa deuda tanto financiera como social. En este contexto, resultan muy interesantes las reflexiones del ministro Roberto Lavagna, quien continuará en la cartera de Economía en el gobierno de Nestor Kirchner.(1)

    Equiparar el peso con el dólar durante largo tiempo fue nefasto para el desarrollo productivo. Debido a eso se abarataron las importaciones y se frenaron las exportaciones. El esquema funcionó al compás de las privatizaciones y mientras se pudo mantener fuerte nivel de endeudamiento.

    Pero no había muchas industrias que pudieran resistir la perversa combinación de dólar barato y tasas de interés altas. En estas condiciones, la quiebra estaba garantizada. A esto se sumaron los crecientes déficit fiscales, abultados por la deuda derivada de la reforma previsional (AFPs).

    Los flujos de capitales extranjeros no estimularon el crecimiento, más bien lo desalentaron. El ministro Lavagna señala que aquellos no contribuyeron a la sustentabilidad del crecimiento debido a que, cuando se presentaron las "burbujas financieras", se creyó en "fantasías macroeconómicas". La "convertibilidad" de Domingo Cavallo, que puso al peso a la par con el dólar, fue una "fantasía" que se prolongó demasiado.

    La experiencia argentina revela que es durante las supuestas bonanzas que se incuban las crisis. Estas alentaron los desequilibrios financieros que fueron cubiertos con un endeudamiento cada vez más caro, lo que hizo menos manejable el servicio de la deuda. La "burbuja financiera" era alimentada también por capitales de corto plazo, lo que permitía cubrir la mayor salida de divisas. No se puede confiar en estos capitales, ya que al alimentar la "burbuja" contribuyen a sobrevaluar las monedas nacionales, creando una sensación de prosperidad, que no es sostenible. Bienvenidos los capitales que buscan el desarrollo productivo y no la especulación financiera.

    El "Modelo Cavallo" gozaba de gran prestigio en el mundo financiero, pues facilita los negocios especulativos. Sin embargo, ya desde la crisis rusa, de 1998, muchos analistas creían que era cuestión de tiempo. Argentina era la crónica de una muerte anunciada aunque muchos pensaban que tenía un sólido sistema financiero. Nada más alejado de la realidad. Cuando se produjo el colapso de 2001, se perdieron más de 20,000 millones de dólares, y queda "moribunda" la institucionalidad financiera.

    El desafío más complicado radica en recomponer el sistema financiero. Roberto Lavagna ha sido un exitoso ministro de la transición y ha reiterado muchas veces que no hay sustentabilidad macroeconómica sin un sistema financiero sólido y creíble. Lo interesante de su gestión es que logró enfrentar el "incendio" a pesar de que los organismos financieros internacionales echaron más leña al fuego. Capeado el temporal, toca ahora realizar las reformas necesarias para atacar los problemas estructurales. Si el FMI se pone muy duro, se puede perder todo lo avanzado y, si esto ocurre, es posible que se vayan todos.

    ________
    * Director de la División de Recursos Naturales e Infraestructura de la CEPAL.

    1 Roberto Lavagna, El caso Argentino: lecciones macroeconómicas en "Lineamientos para fortalecer las fuentes del crecimiento económico". Ministerio de Economía de la República Argentina, Buenos Aires, mayo 2003.

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal