Edición Nº 1773


 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

    22 de mayo de 2003

    Por LORENA TUDELA LOVEDAY

    Qué Penita Javier

     

    AY chola, no hay nada qué hacer que el yoga ayuda. Mira, yo no hace ni tres años, pucha, frente a la inminencia de una Cumbre de Río como la que empieza mañana en Cusco (para que veas lo enterada que estoy y que de frívola no tengo nada), cómo te explico, estaría a tres dobles y un repique ante la posibilidad de que, ay no sé, o sea, a Pachi se le ocurra ponerse al lado de Fox para la foto oficial, y que el mundo entero se pregunte qué punto y coma tan raro es ése que hay en las republiquetas del sur del Pasto, no sé si me entiendes. O que se le meta estrenar terno azul marino con zapato marrón y esas corbatas doradas que se me ha echado al diario últimamente, hija, que te lo juro, o sea, lo cuelgas del espejo retrovisor del carro y te queda perfecto para la buena suerte. Y nada te digo de los modelitos de la Carrot, hija; o sea, si yo no me sentara tres horas al día con una pata encima de la coronilla, la otra bajo el sobaco y los brazos de chalina, no dormiría de imaginar a la quetejedi vestida de diabla de la Candelaria para el cóctel de la noche. En cambio ahora, qué quieres que te diga, me llega al cuete que el marido se pasee entre los gigantes como un cuy en un bosque de ceibos vestido como si viniera del velorio del tío payaso, o que la rayada de la esposa se ponga si le viene en gana, una pluma de guacamayo dentro de la oreja, que para eso tienen su platita y que Dios se las bendiga.

    En cambio, hija, ando preocupadísima con Javier. ¿No sabes quién es Javier? Javier, zonza, Javier Silva Ruete, que ahora es Ministro de Economía después de haber sido hasta jefe de bastas y pespuntes en el gobierno del cholo cochino del Alan-García-Pérez-qué-cabrón-que-eres. Pero yo lo quiero horrores a Javier. Cómo te explico, o sea, es de esos peruanos que nacieron feos, zambos, huachafos y todo lo que quieras pero ay no sé, o sea, los salva una especie de clase innata que a mí me mata de la calentura, no sé cómo explicártelo. Es como si fuera un mexicano, más o menos, al que le perdonas hasta la flatulencia sólo porque ésta rima con inteligencia. Creo que ahora sí es súper claro. Y es que tiene unos modales de grifero de la Mangachería que a mí te lo juro que me dejan sin habla de lo puro machazo.

    Bueno, lo cierto es que lo he visto a Javier el otro día por la televisión y te lo juro que no dormí, recordando cómo ese hombre que era un portento de salud, pucha, ahora parece una bolsa desinflada, no sabes la pena que me dio. Y no sólo porque de físico anda que es como para darle pan, hija, sino que me pareció que se estaba rayando su poquito O será que justo a mí me tuvo que tocar el momento en el que una reportera (en verdad, y en descargo de Javier, pucha, era una de esas a las que te provocaría coserle la boca con cordel de pescador para que no hable tanta huevada) y bueno, ponte que la tipa esa le preguntó: "¿Y qué opinión le merece la huelga de los maestros?", así en ese tonito de noticiero matutino que yo lo escucho y el pasaporte suizo me empieza a caminar solo en el cajón de mi escritorio, no sabes. Pero tampoco era para que Javier la mirara como si la pobre tuviera la culpa del déficit fiscal y sin más ni más le puso su cara contra la de ella igualito como cuando se peleaban la Zorra con el Cuervo y se arrancó con una mentadera de madre, de padre, de abuelita y de chozna que a mí francamente me dio un poco de vergoña ajena. Pucha, Javier, relájate. O sea, recuerda que fuiste ministro de Alan y pon ahí tu botton line, yo sé que tú me entiendes. Y si tu problema es que te presionan de acá y te jalonean de allá, supera, cholo.

    Mira, acéptame unos consejos gratis, ¿ya? O sea, para empezar, el cholo sin ti o contigo igualito va a arruinarla, cosa que como tú sabes de más, es su especialidad, así nació y así nos va a dejar. De modo que si los maestros te machucan para que les aumentes, tú atraca nomás. Después recórtale el presupuesto de vestuario a la Carrot y vas a ver cómo te cuadran las cuentas regio. Igual con la Policía. Si mucho se alzan, nada, aumento general, que les compren los uniformes si quieren en Hermenegildo Zegna y los zapatos en Vuitton. Al día siguiente vas y calladito nomás le cortas a Pachi la cuenta de Ballantine's Blue y se acabó el jabón. De lo que se trata, cholo, es que salgas bien de ésta, cosa que tú sí sabes hacer. Para ello lo importante es el punto de partida y éste se resume muy fácilmente: ellos son nuevos e improvisados. Nosotros sí sabemos cómo es este país. Lo único que te pido a cambio, Javicho, es que te recuperes porque la verdad, hasta pelos en la nariz te he visto; y una cosa más, si vas a la cumbre de Cusco... ¡quítale le boteeeeella!. Chau, chau. (Rafo León)

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal