Edición Nº 1770


 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    30 de abril de 2003

    El Zorro del Desierto
    Asombrosa fauna asoma en las dunas iqueñas: un zorrito sigiloso y una ballena prehistórica.

    El famoso zorro de las dunas rara vez se deja ver. Rondaba la arena cual guardián de los fósiles.

    Texto y Fotos ALEJANDRO BALAGUER

    LA expedición Bitácora-Costas Libres, patrocinada por CARETAS, TIM Perú y Repsol YPF exploró el desierto de Ocucaje y descubrió varias ballenas de más de 14 millones de años de antigüedad nuevas para la ciencia. Mario Urbina, un investigador reconocido por sus repetidos hallazgos para la paleontología, guió al equipo expedicionario y confirmó que se trata de ballenas barbadas de género indeterminado que reconfirman la inmensa riqueza paleontológica de Ica: el mejor lugar de Sudamérica y uno de los mejores de todo el mundo para el estudio de la vida marina prehistórica. Descubra por qué ni la Patagonia, ni Egipto nos igualan.

    OCUCAJE ABRIL 6, 2003

    Después de 4 días en el desierto, nos abastecemos de agua y aprovechamos unas horas para descansar bajo la sombra de ancianos huarangos en los predios de la hacienda Ocucaje, donde se respira armonía y paz con la naturaleza.

    Se han sumado a mi equipo dos excéntricos personajes armados con pinceles, cepillos, cinceles y gafas para soldadura. Este dúo surreal va cubierto de una capa permanente de polvillo producto de su pasión: desenterrar animales prehistóricos que habitaron las costas de Ocucaje.

    Mario Urbina es un paleontólogo aficionado, reconocido internacionalmente. Ha descubierto más especies marinas fosilizadas que ningún otro investigador. Tiene en su haber, por ejemplo, el descubrimiento de un caballo de origen sudamericano que revolucionó al mundo científico, una rareza que recién se está estudiando en los laboratorios del Museo de Historia Natural de San Marcos.

     

    Hace millones de años el mar cubría el desierto de Ica. En él nadaban ballenas como la que alguna vez fueron éstas, una especie sin registro ni estudio. Son los antepasados de las actuales ballenas azules. Al lado, comparación del esqueleto del antepasado, con especímen actual. En él la columna del antecesor tranquilamente podría caminar un hombre.

    Nos adentramos en un gran valle de arenas blancas salpicado de montículos, rodeado de elevaciones y acantilados, una capa geológica de sedimentos marinos que demuestra que alguna vez esta región fue fosa oceánica. "Es que hace millones de años el mar cubría todo este desierto -cuenta Urbina- a medida que los Andes fueron creciendo, las aguas se retiraron y los sedimentos se acumularon".

    Veo dientes de tiburones gigantes, huesos de focas y cocodrilos marinos

    Avanzamos cinco kilómetros hacia el sur junto a una gran lomo blanco de arenas y conchales en una quebrada hostil llamada Corre Viento, cuando Urbina pide que nos detengamos.

    Acompañado por Alfredo López, conocido en el pueblo de Ocucaje como King Kong por su gran parecido con el famoso simio, Mario observa un montículo por unos segundos y luego arremete seguido por su ayudante sobre la arena con brochas y pinceles. En pocos minutos empieza a quedar al descubierto el esqueleto de ballena intacto.

     

    Ruta ballenera en desierto de Ica. 4 x4 (der), indispensable.Más sobre esta ruta el 4 de mayo en Bitácora (TNP, 7 p.m.).

    Para nuestra sorpresa, y la de Urbina, la ballena es una especie que no tiene ni registro ni estudio, de género todavía indeterminado y que es nueva para la ciencia. Pariente de las actuales ballenas azules y con, al menos, 14 millones de años de antigüedad.

    Mientras volvemos a cubrirlas con arena y rocas después de registralas y localizarlas en el GPS (posicionador satelital), pienso en que si no se toma acción para preservalas inmediatamente, en algunos años podría quedar sólo el recuerdo de ellas. Es que la acción permanente del viento erosiona los huesos que van quedando al descubierto para convertirse en polvo en sólo algunos años, o meses, inexorablemente.

    Mientras escribo esta bitácora se me ocurre que así como muchas empresas y fundaciones adoptan balcones en Lima, también se podrían adoptar los fósiles de Ocucaje para rescatarlos del tiempo y el olvido en beneficio de las poblaciones locales, la ciencia y las generaciones futuras.

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal