Edición Nº 1770


 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    30 de abril de 2003

    ¿Cambio de Rumbo O de Personal?
    La salida del gabinete Solari estaba prevista para esta semana, pero la renuncia y las declaraciones de Almeyda cambiaron todo.

    Imagen con futuro: el premier se retira, mientras el Presidente Toledo medita sobre reemplazantes. Al lado: descargas de la prensa oficialista contra el canciller Allan Wagner, que puede reemplazar a Solari.

    EL rumor corrió desde el jueves 24: ahora sí se venía un cambio de ministros. Se dice que se tenía pensado anunciarlo el 30 de abril, víspera del Primero de Mayo y de un largo fin de semana capaz de amainar el impacto del desplome. Pero la infidencia de César Almeyda diciendo adios públicamente alteró el cronograma.

    Ocurre que Almeyda aprovechó la ocasión para anunciar que se venía la reestructuración. El presidente Toledo se vio entonces en la necesidad de desmentir a Almeyda, y declaró que no los habría por el momento.

    El malestar general, así como el golpe bajo pero realista de las encuestas, parecen haber pesado en la decisión de apresurar el cambio.

    Entretanto, el viernes 24 y el sábado 25 de abril CPI llevaba a cabo una encuesta, que publicó el lunes, según la cual el 77.5 % de los limeños piden esa modificación en las alturas.

    Pero la refacción o el viraje ministerial difícilmente se producirá en estos días. Luis Solari, el presidente del Consejo de Ministros, está en Ecuador desde el martes último. Por su parte, Allan Wagner, Raúl Diez Canseco y Javier Silva Ruete se reúnen en estos momentos en Bruselas con treinta embajadores y diversos funcionarios diplomáticos para planear una ofensiva comercial y turística, aprovechando la coyuntura política europea.

    Lo de Bruselas termina el dos de mayo. Al día siguiente estaría de vuelta el trío de ministros que parecen inamovibles.

    Lo cierto es que entre Wagner y Diez Canseco puede estar el sucesor de Solari.

    Este último tuvo el viernes 25 su conferencia de prensa más desafortunada. Afirmó que en menos de dos años el gobierno ha cumplido con el 99 % de sus promesas económicas. Al mismo tiempo, sostuvo, el nivel de pobreza ha disminuido 0.2 % en ese lapso en todo el país.

    Las afirmaciones dejan dos grandes flancos al descubierto. Si Toledo y su equipo han realizado en tan poco tiempo todos sus planes, quiere decir que éstos eran de corto plazo y modesta ambición.

     

    Villarán se desmarcó y pidió sanciones en PP para Mufarech y Valdez. Al día siguiente el primero lo esperaba sentado en la PCM.

    Por otro lado, el que tan cumplida acción nos deje en el mismo nivel de pobreza que antes, querría decir que el programa no servía para nada sustancial.

    Las declaraciones de Solari, formuladas con presencia de casi todos los ministros y de numerosos congresistas, pueden haber sido su canto del cisne del Primer Ministro.

    WAGNER PUEDE SER PREMIER

    Los ataques sesgados de cierta prensa oficialista contra el canciller Wagner indican que el peruposibilismo más sectario ve en él un peligro. Viceversa, esto mismo puede indicar que el actual director de Torre Tagle representa una posibilidad de cambio, y no de un mero reajuste de personal. Hay consenso en que al país le conviene ahora un Consejo de Ministros con predominio de independientes.

    El problema es si hay independientes suficientemente valerosos como para cubrir plazas en un gobierno que se debate en el descrédito.

    En todo caso, Wagner o un personaje equivalente sin duda no aceptaría la función si es que se le quisiera imponer ministros y asesores que pueden ser la causa o cuando menos la imagen del deterioro gubernamental.

    Hay, por otro lado, ministros con las puertas de salida abiertas, más allá de razones políticas. Ana María Romero, la ministra de la Mujer, ha cerrado su desteñida faena con la clausura de doscientos comedores populares. Alvaro Quijandría, de Agricultura, aunque solvente es otro candidato a la salida tras casi dos años en el cargo. Se vocea que Toledo tiene ya su reemplazante: Alfonso Velásquez, presidente de Adex. El ministro de Trabajo, Fernando Villarán, es otro de los que saldría para que "entre oxígeno".

    En resumen, a grandes males, grandes soluciones: sólo un gabinete independiente salvará a Toledo. Eso es lo que indican, en lenguaje implacable, las encuestas y las voces de la calle.

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal