Edición Nº 1770


 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    30 de abril de 2003

    Gobierno de Salón
    Por primera vez en el Perú se dicta una maestría de gobernabilidad. Ideal para políticos y funcionarios públicos.

    El ministro Javier Silva Ruete, los viernes cuando se supone está más descansado, se ocupa de los límites y posibilidades de las políticas económicas. Der.: AGP diserta sobre la crisis de los partidos políticos en la era de la Internet.

    "El trabajo que quiero que hagan es éste: Identifiquen un gobierno de la República y desarrollen y evalúen sus políticas. Han habido gobiernos muy interesantes. Les doy sugerencias, por ejemplo, yo soy un gran admirador de Manuel Pardo. También me gusta Piérola, pero el Piérola viejo, no el que firmó el contrato Dreyffus. Y claro está Cáceres, pero el Cáceres joven. A Castilla no le tengo ningún aprecio. Ustedes vean, pueden ocuparse, si quieren, del gobierno de García o del de Fujimori..." Javier Tantaleán (ex jefe del Instituto Nacional de Planificación durante el gobierno aprista) se dirige a sus alumnos del primer ciclo de la maestría de Gobernabilidad del Instituto de Gobierno de la Universidad San Martín que fundara Alan García el año pasado. Sólo falta Martha Chávez para que el número de la aplicada audiencia sume 35. "Qué raro que no ha llegado -interrumpe su discurso Tantaleán- ella siempre es tan puntual". Bueno, está vez algún asunto la retrasó 15 minutos.

    Gobernabilidad (término que se nos ha hecho muy conocido en virtud de la ingobernabilidad) según apuntan Javier Tantaleán y el economista franco-argentino Jean Pierre Vigier (fallecido el mes pasado), en un libro escrito a cuatro manos cuyo título es, justamente, Gobernabilidad: democrática, económica y social, es una noción que se gestó en los setentas -viene del vocablo inglés governance-, y tiene que ver (dicen sus cultores) con el ejercicio eficaz del poder y las autoridades para el logro de objetivos sociales y económicos.

    Es importante señalar, además, que en el mencionado libro, los autores destacan que, en este país, las inquietudes de cómo plantear un buen gobierno tienen más de cuatro siglos. "Las propuestas de buen gobierno se hacían ya desde 1532, durante el primer siglo de la invasión de los españoles, y tenían gran proyección futurista", dicen.

    La abogada Martha Chávez, cuestionada pero aplicada. Ahora resulta que quiere gobernar.

    Ellos se remontan a un conjunto de asambleas regionales de jefes étnicos, organizados en 1562 por el cura dominico Domingo de Santo Tomás, realizadas en el asiento de San Pedro de Mama (cerca de Lima), y con la autorización del Consejo Real de las Indias, en las que se debatieron y concertaron sugerencias para preparar una propuesta de acuerdo de gobernabilidad a su majestad Felipe II. Estas propuestas, o agenda, como diríamos hoy, serían antecedentes de la Nueva Crónica y Buen Gobierno de Felipe Guamán Poma de Ayala.

    ¿Llegó el momento tal vez que el deseo de un buen gobierno, aspirado por gobernantes y gobernados de todos los tiempos, sea realidad? "Si algo necesita el Perú actualmente -expresa el politólogo Carlos Franco, uno de los expositores de la maestría- es gente preparada en gestión pública".

    A eso se dedican, amén de Javier Tantaleán y Carlos Franco, Alfredo Barnechea, el ministro Javier Silva Ruete, el embajador José Antonio García Belaunde, el abogado Víctor García Toma (miembro del Tribunal Constitucional), el analista político Mirko Lauer, el doctor en educación Juan Andrade Yucra y el propio ex presidente Alan García.

    A ellos los escucha un variadísimo auditorio. Están, entre otros, José Cevasco, Oficial Mayor del Congreso durante el gobierno de Fujimori y los meses de transición de Paniagua, Renán Ballón, mayor del Consejo de Inteligencia, los congresistas Aurelio Pastor, Jhony Peralta y José Carrasco Távara, Oscar Cáceres Velásquez ("el bueno, el ingeniero", advierte Tantaleán, coordinador de la maestría), el magistrado Moisés Tambini del Valle, decano de la Facultad de Derecho de la Universidad San Martín, Marlene Sánchez, asesora de Beatriz Merino, jefa de la Sunat, Virgilio Acuña, regidor y brazo derecho del alcalde Castañeda Lossio, Rosa Reina, periodista de Perú Posible, Rómulo León Alegría, ex ministro aprista de Pesquería, el general Danilo Guevara, ex Jefe del Estado Mayor de la Policía y el asesor de Susana Higushi, Luis Renteros.

     

    El presidente Valentín Paniagua invitado a un taller de Barnechea: los regímenes de coalición.

    También, lo dijimos ya, la controvertida Martha Chávez. "Me animé a matricularme en esta maestría -cuenta- porque de alguna manera estoy forzada a un descanso y quería hacer algo, en los tiempos que me deja mi defensa, para continuar con mi trabajo político. Además me pareció accesible económicamente (alrededor de 900 soles mensuales), y muy relacionada con el trabajo en que estoy y al que quiero regresar. Me enteré que, aunque el Instituto está vinculado a los apristas, ni el auditorio ni los profesores tienen nada que ver con ideologías. Compartimos nuestro pensamiento político, que es muy diferente".

    De acuerdo a ella, el nivel de los docentes es "extraordinario" y la exigencia muy fuerte. "Tengo que leer mucho y eso me satisface porque lo hago para mí".

    Si bien un Instituto de Gobierno resulta novedoso en el Perú, existen en muchas universidades del mundo y desde hacen varios años. En Harvard, por ejemplo, funciona la Escuela Kennedy de Gobierno, reconocida institución que, en realidad, nació en 1936 con el nombre de Escuela de Graduados en Administración Pública. Fue rebautizada en honor al presidente John F. Kennedy recién a mediados de la década del sesenta. Actualmente tiene 800 alumnos y 10 centros de investigación y su razón de ser es la de preparar líderes al servicio de las sociedades democráticas y contribuir a la solución de problemas públicos.

    El casi centenar y medio de alumnos que asiste al Instituto de Gobierno de la San Martín, seguramente espera lo mismo. Por lo pronto, además de sus clases regulares, reciben visitas esporádicas de personalidades foguedas en las cuestiones de Estado, como Luis Bedoya Reyes y Valentín Paniagua, además de expertos internacionales. Alan García, por cierto, sólo ha dictado algunos talleres -ciclos políticos y económicos del siglo XX- ya que su participación como expositor de la maestría está reservada para el último semestre (son cuatro). Entonces se despachará en el curso denominado Gobernabilidad, cambios tecnológicos y culturales.

    Según Javier Tantaleán, para ingresar a la maestría se toman 10 exámenes "como en Harvard". Pero la verdad es que sólo son 6. "He eliminado los cuatro de matemáticas porque ni yo los pasaría". dice. (Teresina Muñoz-Nájar).

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal