Edición Nº 1760


 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    20 de febrero de 2003

    El Hermano de Rodrigo Franco
    José Antonio Franco Montes: fue candidato por el partido aprista a la alcaldía de Chaclacayo en los últimos comicios. Para él y sus hermanos a Rodrigo lo mató Sendero.

    Militante en plena actividad, José Antonio piensa seguir en la carrera política.

    SON apristas de viejo cuño. El abuelo, Rodrigo Franco Guerra, fue fundador del partido y presidente del Senado. El padre, Alberto Franco Valera, era íntimo amigo de Haya de la Torre, miembro, nada menos, de su brigada de defensa y uno de los hombres de mayor confianza del "Viejo".

    "Lo acompañó -dice el congresista aprista José Luis Delgado- en la campaña de 1962, en la de 1963 y luego, cuando el golpe militar de 1968, lo defendió y protegió. El forma parte de un grupo de personas de primera categoría que, entre otras cosas, acompañaba a Víctor Raúl en sus viajes".

    En 1973, el doctor Alberto Franco tuvo que asilarse, primero en la Embajada Argentina y luego en la ciudad de Caracas pues se consideraba un perseguido de la dictadura militar.

    Rodrigo, el mayor de sus siete hijos, se quedó en el Perú a cargo de su hermano José Armando, que aún estaba en el colegio. Rodrigo ya había ingresado a la Católica a estudiar Derecho. José Luis Delgado cuenta que, cuando salía de la universidad, iba a recoger al pequeño y lo llevaba al local de Alfonso Ugarte. Allí, Haya de la Torre le invitaba chocolate y chancay.

    El doctor Alberto Franco regresó durante el gobierno de Morales Bermúdez, para la Asamblea Constituyente. Los cinco años de la gestión aprista, de 1985 a 1990 fue secretario general del Ministerio de Salud.

    Si bien los hermanos de Rodrigo Franco, prefieren mantener silencio ante las recientes declaraciones de Cecilia Martínez del Solar, viuda de Rodrigo, está claro que ellos mantienen la creencia que el atentado contra la vida del joven líder aprista, lo perpetró Sendero.

     

    Rodrigo Franco fue asesinado el 29 de agosto de 1987 en su fundo, en Ñaña. Der.: Al entierro asistió Alan García, su esposa y un gran número de apristas.

    Como se sabe, Cecilia Martínez, desde el año 2000 en que pidió le retiren la pensión que se le asignó por ser víctima del terrorismo, desestimó en lo que antes había creído -que fueron los terroristas los que asesinaron a su esposo- para achacarle la responsabilidad a los propios apristas a través del "Comando Rodrigo Franco" que, de acuerdo a versiones que ella maneja, estaría vinculado al ex ministro del Interior del gobierno aprista Agustín Mantilla, hoy procesado por haber recibido dinero de Vladimiro Montesinos y por poseer jugosas cuentas en el extranjero.

    Según el congresista Alvarado, el propio padre de Rodrigo juró, abrazando el cadáver de su hijo, no descansar hasta hallar a los responsables de su muerte. Y, de acuerdo a lo que entonces informaron Sergio Ortiz y Raúl Chávez, personal de disciplina del partido que trabajaba con el doctor Franco, éste concluyó que el autor intelectual del crimen habría sido Marcelino Tineo Sulca. Tineo tenía un hijo que murió en la masacre de los penales en 1986 y una hija, Tania, actualmente presa, por el asesinato de Juan Vega Llona, agregado naval del Perú en Bolivia. Lo cierto, es que nunca se encontró, ni juzgó ni condenó a los asesinos de Rodrigo Franco.

    El padre de Rodrigo era un hombre muy enérgico y apasionado. Este es un detalle anecdótico: cuando murió su hijo, se indignó tanto que quiso salir a las calles a buscar a los asesinos. El propio Alan García ordenó que le dieran un calmante y se lo llevó a Palacio a pasar la noche.

    Se comenta que el doctor Alberto Franco encontró en el local de Papelera Atlas -Marcelino Tineo era presidente de la federación de trabajadores de esa empresa- tierra removida en la que al parecer habían estado enterradas armas y municiones.

    "Nosotros no nos oponemos a que se realice cualquier investigación -asegura el congresista Alvarado- pero es absurdo que el Apra haya tenido que ver con la muerte de uno de sus compañeros más queridos. Rodrigo tenía una influencia importantísima dentro de las bases del partido. El fue una de las 1,300 víctimas apristas del terrorismo".

     

    Rodrigo Franco y J. L. Alvarado, compartiendo actividades en Huancayo.

    Añade Alvarado: "Su madre, Margarita Montes de Peralta, su padre mientras vivía, sus hermanos, nunca han dudado de quiénes fueron los culpables del atentado contra Rodrigo. Saben de la amistad que tuvo Haya con el doctor Alberto, ellos mismos conocieron a Víctor Raúl pues constantemente los visitaba en su casa. Tal es así que uno de los Franco Montes ha sido candidato nuestro a la Municipalidad de Chaclacayo en las elecciones del 2002". Se refiere a José Antonio (33), el menor.

    José Luis Alvarado, por su parte, estuvo muy unido a Rodrigo Franco. "En 1985 -refiere el congresista- Rodrigo fue nombrado presidente de ENCI y yo de ECASA. Entonces tomamos la decisión, conjuntamente con el ministro de Agricultura, Remigio Morales Bermúdez, de instalar puntos de venta y de compra en diferentes lugares del país. Comenzamos a entrar al trapecio andino, a Ayacucho, Huancayo. Ahí, la gente podía vender sus productos, su papa, su maíz porque ENCI se los compraba. ECASA les vendía arroz al mismo precio que en el resto del Perú. En esas zonas, donde estaba metido el senderismo, nosotros levantábamos la calidad de vida de las personas y todos se sentían bien por ello, porque sentían que, por fin, el Estado había llegado. Yo creo que ese fue el motivo por el cual Sendero se ensañó con nosotros. A Sendero le interesaba el abandono completo de los pueblos. Por eso escogieron a Rodrigo Franco para matarlo".

    "Es ridículo y absurdo -continúa- que se diga que el Comando Rodrigo Franco fue el responsable. No tendría sentido que el mismo comando paramilitar que mata a Rodrigo se ponga luego su nombre".

    Alvarado afirma, de otro lado, que la relación entre García y Rodrigo Franco era "extraordinaria" y que Alan tenía pensada para él la presidencia del Banco Central de Reserva.

    Concluye el congresista: "Muchos apristas éramos íntimos amigos del doctor Alberto Franco y, al hijo del íntimo amigo, ¿lo podíamos matar?".


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal