Edición Nº 1758


 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    6 de febrero de 2003

    El Secreto de la Secretaria
    Funcionaria de confianza de ministro Sanabria fue condenada por estafa.

    Martes 3 de febrero. Caty Zapata es sorprendida al salir de su domicilio. Derecha, la sentencia que la condenó a un año de prisión condicional en 1998.

    LA Dirección General de Gobierno Interior es un cargo apetecido por quienes aspiran a ocupar un título ministerial. En sus fueros se eligen a los prefectos, subprefectos y gobernadores del país. Cuenta con una planilla de aproximadamente 1,500 empleados y su poder es comparable, según los entendidos, al de la Dirección General de la Policía.

    Cuando Fernando Rospigliosi emprendió la tarea de reformar la PNP desde su cargo como ministro del Interior, negoció con el presidente Alejandro Toledo lo que se podría llamar un reparto territorial. El titular del despacho manejaba el Ministerio y el viceministerio. Perú Posible tendría bajo su control Gobierno Interior. Sería mejor establecer un proceso de selección más objetivo, pero lo que ocurre no es nuevo: la elección de las autoridades locales es potestad del partido de gobierno.

    Alberto Sanabria dejó la Secretaría General del Ministerio de Pesquería para ponerse al frente de Gobierno Interior en agosto del 2001. Con él llegó su secretaria Caty Zapata, suboficial de la Policía y miembro activo en Sanidad de la PNP, con el grado de auxiliar de enfermería. Luego de la salida de Sanabria, Zapata se quedó en su cargo y allí se mantiene hasta hoy, cuando Gobierno Interior es dirigido por Carolina Baquerizo, otra integrante de PP.

    Para ser secretaria, Zapata maneja una significativa cuota de poder. Fuentes consultadas al interior del Ministerio señalan que ella tuvo injerencia directa en la elección de las autoridades y mantiene un importante rol de interlocución con ellas. Nicanor Zambrano Valdivia, presidente peruposibilista de las comisiones de fiscalización y gobernabilidad en Cajamarca, pidió la "destitución" de Baquerizo y Zapata debido a su "complot para destruir a Perú Posible, por no cambiar a los prefectos desleales y destructivos".

    Milagritos Urbina Torres, directora de Autoridades Políticas hasta el 2 de diciembre último, criticó a Zapata en su carta de renuncia por "el trato descortés" con el que supuestamente se dirige a las autoridades políticas. A Baquerizo le reclamó las facilidades para trabajar que le dio a Zapata y le negó a ella.

    Ministro Sanabria y el equipo que no quiere ver.

    La renunciante señora Urbina fue ubicada telefónicamente fuera de Lima. Aunque mostró cierto temor para declarar, se preguntó cómo Zapata lograba "hacer y deshacer" el destino de las autoridades políticas. Al igual que las otras fuentes consultadas, Urbina señaló a esta secretaria como una funcionaria de mucha cercanía con Sanabria.

    Es lógico que el actual ministro del Interior cuente con personal de su absoluta confianza. En ese contexto, no debería sorprender que una funcionaria -convertida en pieza estable de Gobierno Interior- acumule un importante grado de influencia. Lo inaceptable es que los miembros del círculo que participa en la elección de autoridades tengan tras ellos un pasado que enturbie sus decisiones.

    CUENTO COREANO

    El 23 de junio de 1998, Caty Zapata y Margot Espinoza, fueron condenadas a un año de prisión condicional por el magistrado Julio Mora, del Noveno Juzgado Penal. Ellas fueron denunciadas por Wilfredo Campos Juipa y Atilio Trujillo Espinoza, que acusaron a las mujeres de estafa. A principios de 1997, Campos y Trujillo entregaron a Zapata y Espinoza US$4500, bajo la promesa de visa y trabajo cuando viajaran a Corea. Al llegar allá los incautos encontraron que no tenían sus papeles en regla y fueron inmediatamente deportados de regreso. Zapata e Hidalgo tuvieron que pagar mil soles de reparación civil y devolver el dinero que cobraron. CARETAS comprobó que Zapata fue denunciada al menos una vez más por delitos similares y participó en dos conciliaciones extrajudiciales.

    Desde que fue nombrado ministro, Alberto Sanabria no tiene tregua. Como Director de Gobierno Interior se le cuestionó el cobro de 8 mil soles por verificar sorteos a los que no asistió y la supuesta orden que le dio al ex prefecto de Piura para que no denuncie actos de corrupción en el CTAR. A su paso por la Secretaría de Etica y Disciplina de PP, se dio a conocer un presunto tráfico con carnés de la agrupación, los que permitían obtener trabajo. Sanabria no negó las acusaciones y sencillamente las matizó. Ahora falta saber si hará eso mismo con su entorno. Blancas y negras, las sentencias judiciales no admiten grises. (Enrique Chávez)


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal