Edición Nº 1753


Ud. Puede anunciar aqui
 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    26 de diciembre de 2002

    Regionalización
    Tomo y Obligo

    Las disputas entre el Apra y PP presagian tormentoso proceso.

    Las cámaras enfocan a AGP. Su actuación es clave. Al lado, ¿quién dice que 13 es mala suerte? Los presidentes regionales que firmaron el Acuerdo Nacional son aliados naturales.

    LUIS Solari dio un giro de 180 grados en su conducción del proceso regionalizador. El sábado 21, en un viaje a Trujillo para supervisar las obras de prevención del Fenómeno de El Niño, decidió entrevistarse con Homero Burgos, el presidente regional de La Libertad.

    El gesto de Solari era por demás conciliador. Le tendía la mano a un aprista de vieja data, firmando así un armisticio -sólo temporal, señalan algunos- con el PAP. Atrás quedaban sus maneras confrontacionales de esos días.

    Como se recuerda, la semana que pasó, luego de que los "12 apóstoles" apristas se retiraran de Palacio de Gobierno sin firmar el Acuerdo Nacional aduciendo que la Ley de Bases de Gobiernos Regionales les recortaba atribuciones, se desató una guerra de declaraciones.

    El presidente Toledo dijo "a mí nadie me chantajea". Alan García pidió que el mandatario revisara su vocabulario. E inmediatamente saltó a la arena Carlos Bruce dispuesto a romper lanzas con quien se le pusiera al frente.

    "Es lamentable que no hayan firmado el Acuerdo. Los presidentes regionales no fueron elegidos por el voto de Alan García o de Jorge del Castillo, sino por sus pueblos. Por lo tanto, le deben lealtad y trabajo a su gente. Con su actitud han antepuesto una consigna partidaria a los intereses del pueblo", señaló.

    Cuando parecía que ardería Troya, el gesto conciliador de Solari evitó que las hostilidades siguieran. La escaramuza, sin embargo, fue un anticipo de lo que podrían ser las relaciones entre el Apra y PP en el campo regionalizador.

    Yehude Simon, presidente de la Región Lambayeque, definió con justeza esta guerra fría: "Existen muchos recelos, excesiva desconfianza injustificada. Están realizando cálculos políticos y actuando en función de lo que puede pasar el 2006. Esa actitud entorpece el diálogo e impide generar una cultura de confianza que permita sacar adelante el proceso", señaló.
    Carlos Cuaresma (FIM), presidente regional del Cusco, brindó por el éxito de la regionalización y se estrenó pico a pico con Mufarech (Apra).

    No le falta razón. Ambas agrupaciones han entablado una partida de ajedrez en donde los presidentes regionales son movidos como piezas sobre el tablero. Los apristas actúan en bloque, disciplinadamente, de acuerdo a las directivas de su partido. El Ejecutivo, desprovisto de presidentes regionales leales más allá de un único álfil -Callao- se esfuerza en mantener dentro de su influencia a los 13 presidentes que sí firmaron el Acuerdo.

    En realidad, cada uno de estos presidentes tiene un juego propio, pero por ahora se han mostrado dispuestos a colaborar con el gobierno. Su esperanza ra- dica en que a cambio de mantenerse neutrales o cercanos al Ejecutivo, obtendrán facilidades para financiar proyectos y algunas facultades adicionales.

    A eso apuntaría la estrategia del Ejecutivo. Por ello restringe competencias y recursos para ir soltándolas lentamente y mantener su capacidad negociadora. Sólo así cree que podrá evitar el desbande e impedir que el Apra lo jaquee.

    En ese sentido el Consejo Nacional de Descentralización decidió que en un primer momento se establezca una relación unilateral con los presidentes regionales. "Es mejor que sea de esa manera. Cada región tiene sus propias particularidades y por ahora consideramos que debemos trabajar así. En una segunda etapa se evaluará abrir la baraja y coordinar con los 25 presidentes en bloque", sostiene Jorge Perlacios, secretario técnico del CND.

    El Apra busca contrarrestar estos planes haciendo nuevos socios. "Nuestros presidentes regionales se encargarán de establecer alianzas. Nosotros estamos tratando de conquistar una mayor autonomía para todos y no sólo para las autoridades apristas", afirma el congresista César Zumaeta.

    El Partido del pueblo, por esta razón, aún medita si presentará o no un recurso para declarar inconstitucional la Ley Orgánica de gobiernos regionales. Como se sabe el Apra se opone a que los directores regionales se contraten por concurso público. Su posición es que, al ser estos cargos de confianza, deben ser puestos por las propias autoridades regionales. "Cuando se reúna la Comisión Política analizaremos el tema y decidiremos si acudimos o no al Tribunal Constitucional", sostiene Mauricio Mulder.

    Mientras tanto el CND trabaja a marchas forzadas para tener todo listo para la transferencia. "El 27 todos los presidentes regionales deben oficializar sus comisiones de recepción. Está todo muy avanzado. Se enviaron brigadas a cada región para que los bienes a transferir estén debidamente saneados e inscritos en registros públicos y para que las cuentas y balances sean correctos", asegura Perlacios.

    Las autoridades regionales esperan que así sea. Sólo así el proceso, tantas veces postergado, empezará con pie derecho. (Pablo O'Brien).

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal