Edición Nº 1751


Ud. Puede anunciar aqui
 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     
    ARTES & ENSARTES 12 de diciembre de 2002
    Por LUIS E. LAMA

    El Gran Ojo

    1.- Según encuestas internacionales, la obra de arte más reproducida es "Los girasoles" de Van Gogh. Lamentablemente la multiplicación de la imagen ocasiona un deterioro en la mirada de tal grado, que cuando uno se enfrenta al original suele venir el desencanto por la saciedad. Admito que la copia puede ser un bálsamo ante lo inalcanzable. Mi caso: habré ido unas 20 veces al Louvre y no conozco a la Mona Lisa, porque siempre suele haber unos 40 fujimoris delante de ella que me lo impiden. Y si alguna vez logré estar más cerca, el reflejo del acrílico a prueba de balas me impidió una adecuada apreciación. La frustración es relativa porque admiro irreverencias de abuelitos como Duchamp quien intervino una copia de Mona Lisa poniéndole el título L.H.O.O.Q., lo cual, para cualquiera que sabe medianamente francés, al ser leído en voz alta suena bastante parecido a "ella tiene el culo caliente".

    2.- Si en el exterior triunfan los girasoles, en el Perú de fines del 2002 el Guernica de Picasso es la obra más divulgada por los medios de comunicación. Y, quién lo diría, el gran ojo del cuadro funciona como una metáfora de "El gran hermano", en el video emitido por los Faustos de la señal abierta, mostrando unas convulsas relaciones sexuales que exaltaron hasta el agotamiento al morbo nacional. Vendieron su alma al diablo por el rating.

    3.- Lima es pacata y empecatada. Esto lo saben bien los buitres de la televisión nacional que con el pretexto de la libertad de prensa (¿alguien lo cree?) repitieron hasta agotarnos los afanes del Dr. Álvarez por la Srta. Cabrera. La cámara fija y el plano medio fue desilusión de muchos a los que hubiera gustado ver porno duro en horario dizque "apta para todos".

    Pero no han meditado que la imaginación es infinitamente más poderosa que la imagen y lo que no se muestra de manera explícita queda liberado a nuestras fantasías sexuales, las que felizmente no conocen fronteras. Quizás sean cosas de la edad, pero lo único que me resulta realmente perturbador es que en el cuadro más emblemático de la ideología en el arte del siglo XX, su gran ojo funciona como una metafórica cámara frente a nosotros, fisgones de vicios privados y perversiones públicas.

    4.- Muchos sostienen que una violación tiene que ver más con la dominación que con el sexo, con el hecho de someter al otro con violencia y poseerlo. La penetración es apenas parte del rito. De ser cierto, lo que resta verosimilitud al video es, precisamente, el reemplazo de la fuerza por la indagación de las fuentes del placer. Porque si antes eran los espejos, hoy la cámara es elemento irremplazable en el juego. Recuerden la primera película de Soderbergh, "Sexo, mentiras y videotape" y comprueben cómo la cámara se convirtió en una prótesis mental que la tecnología ahora reemplaza por la web cam vía internet. Cibersex que le dicen.

    5.- Lo que el video además revela son los gustos "artísticos" de nuestra clase media. Ante las evidencias no puedo evitar preguntarme qué diablos hace una copia barata del Guernica en el consultorio de un próspero cirujano plástico, de moda entre esa fauna a la que El Comercio dedica diariamente el cuadernillo de su antigua sección cultural. Álvarez bien podía pagar por un original peruano. Por eso el video trasciende inclinaciones sexuales para delatar cómo los nuevos ricos y famosos se aproximan al arte de la manera más excrementicia. A quién se le hubiera ocurrido que un cuadro sobre masacres en la guerra civil española decorase un consultorio donde se realiza(ba) la feria de las vanidades... ¿Pobre Picasso?

    6.- Hay un libro de John Berger, escrito en 1965, que puede haber envejecido en cuanto a su visión del marxismo, pero sigue teniendo absoluta vigencia en lo que respecta a Picasso como artista. El análisis resulta demoledor e irrefutable. Según Berger, Picasso -quien no tendría razones para envidiar al Dr. Alvarez- hacia 1944 inicia el patético descenso hacia la decrepitud, cuando la autocompasión termina por conducirlo a la serie erótica entre artista y modelo, en la cual relata con impudicia la mitología de su impotencia. Basta ver la muestra "Picasso Erotique" para comprobar que cuando el sexo se vuelve mañoso, la nostalgia no logra ocultar la decadencia. Quizás ahora somos más cínicos o el erotismo ya no es lo que solía ser, pero a pesar de la fama que tanto esmeró en cultivar, Picasso no fue un picazo.

    7.- Matisse-Picasso, que arrancó en el Tate Modern, es la mejor exposición itinerante de la actualidad. En febrero llegará a Nueva York y entonces será noticia en Lima. La verdad es que si las relaciones entre ambos artistas podrían ser vampíricas, los curadores rompen con los esquemas homofóbicos del Picasso-semental vs Matisse-decorador. Relegado en los años en que la pintura yacía enterrada por los gritos de las vanguardias, Matisse volvió a sorprender dos décadas atrás como el gran pintor del siglo XX. Ahora su reencuentro con Picasso permite una confrontación de pesos pesados en la cual sólo hay un ganador: el espectador. Y quién lo diría. La aberración periodística me ha permitido esta brevísima reflexión en torno a dos grandes protagonistas del arte de un tiempo que ya concluyó. Gracias ratas.


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal