Edición Nº 1751


Ud. Puede anunciar aqui
 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    12 de diciembre de 2002

    Volando con el Cholo
    Tal como Fue

    Y con la ayuda de los arcángeles. Alejandro Toledo, acompañado del embajador Alberto Montagne y Gustavo Texeira, en la Plaza San Pedro del Vaticano, minutos después de recibir la bendición Papal. Era el cierre de la ambiciosa gira presidencial que lo tuvo de un lado a otro del Viejo Continente durante cuatro días e igual número de destinos.

    ¿Qué tienen en común Silvio Berlusconi y Tony Blair? Aparte de ser los principales aliados de EE.UU. en el caso Irak y de que sus apellidos empiecen con la letra B, muy poco. Pero el presidente Alejandro Toledo declaró haber desarrollado una singular "química" con ambos durante ésta su tercera gira presidencial a Europa, la semana pasada. Si Blair le confesó que "le habían hablado brillantemente de él", Berlusconi simplemente se portó como los mismos dioses. Dispuso de su avión particular para trasladar al séquito presidencial de Milán a Roma, su entrevista con Toledo se prolongó cerca de dos horas y en la conferencia de prensa el mandatario italiano hasta celebró a la traductora. Ahora Toledo confía en haber encontrado dos "socios" estratégicos en la Unión Europea. Como se sabe, para el Presidente el contacto personal, de "mirarnos a los ojos", de "agarrarnos la mano", no tiene pierde. Y pocas cosas tan espectaculares como el ejercicio de la diplomacia directa en Europa.

    Fotos y Texto MARCO ZILERI

    EN el Palacio del Quirinal, sede de la Presidencia de Italia, las cortinas se abrieron lenta y anchamente hasta que la ciudad de Roma quedó expuesta a la mirada sorprendida del presidente Alejandro Toledo y sus acompañantes. Don Carlo Azeglio Ciampi, 82, el presidente de Italia, fue señalando los hitos más sobresalientes de la Ciudad Eterna bañados por una bella luz otoñal. Fue el preámbulo del almuerzo que ambos mandatarios compartirían el miércoles 4 de diciembre pasado en la espléndida sala Belvedere del Torrino Superiore del antiguo Palacio Real de Italia, y el regio arranque de la tercera gira de Toledo a Europa, la semana pasada.

    Un rissoto al fungi porcini seguido de un rodabalillo al horno con berenjenas a la parmesana, hinojos gratinados y flores de calabacín, acompañados de espíritus de la categoría de un Pietramarina Etna Bianco '97, Morellino de Scansano Biondi '99 y Giulio Ferrari Reserva del Fondatore 98, harían olvidar a los peruanos las penurias del accidentado -aunque refrescante- vuelo transoceánico de la víspera (CARETAS 1750).

    Desde el primer día, la delegación supo del fino y elaborado protocolo que dispensan las grandes potencias a los mandatarios durante una visita oficial.

    Mientras esto ocurría, el avión presidencial con los muchachos de prensa varados en Fortaleza, Brasil, sobrevolaba el Atlántico, haciendo una escala en islas Canarias -no hubo tiempo para un segundo playazo- hasta dar alcance al séquito presidencial en el aeropuerto militar de Ciampino en Roma. Se trataría de una escala más del avión macho para recoger al Presidente. El destino final esta vez: Bruselas.

     
    En la Casa de los Lores, Londres, apoltronado en el memorable wools sack . Al fondo, de saco marrón, el Lord Chancellor. En primer plano, ¿Lord Nelson y Orson Wells? No, el embajador del Perú en Iglaterra, Armando Lecaros y el periodista Raúl Vargas.

    EL NERVIO DE EUROPA

    Mal se puede culpar al Presidente de que se le pegaran las sábanas tras el duro trajín de los dos días previos. "Ya le hemos dado una vueltita", comentaría un funcionario cercano al Presidente mirando preocupado el reloj. Así, con cuarto de hora de retraso, Toledo dio inicio el jueves 4 a una segunda e intensa jornada en Europa. El apresurado paso del séquito presidencial -la figura del Presidente perdida entre asesores, ujieres y miembros de seguridad- ante el lobby del hotel, pareció el de un cardumen de anchovetas.

    Del despacho del primer ministro belga, Guy Verhonfstadt, al Castillo de Belvedere (en italiano quiere decir Bella Vista), donde se entrevistó con el Rey de los belgas, Alberto II. Y de ahí, al Parlamento Europeo.

    La gris capital del Reino de Bélgica y sede de la Unión Europea era una escala neurálgica en la gira. Casi el 60 % del stock de inversiones extranjeras en el Perú provino de países de la UE, en especial España (US$ 2.4 mil millones), Gran Bretaña (US$ 2.3 mil millones) y los Países Bajos (US$ 970 millones).

    Por cierto, acaba de renovarse hasta el 2004 el Sistema Generalizado de Preferencias arancelarias a los países andinos productores de coca, vigente desde 1990. A su vez, la UE es una de las principales fuentes de cooperación multilateral del Perú. De hecho, esa misma tarde, el Presidente suscribiría un memorando de entendimiento para un desembolso de US$ 85 millones en cooperación, lo cual no es moco de pavo.

     
    Toledo en el Parlamento europeo. No fue un lleno de bandera. Der.:.En el avión macho, Avrahan Dan-On, jefe de seguridad del Presidente, siempre alerta.

    AMARGA BRUSELAS

    El número de mandatarios que tienen la oportunidad de dirigirse al Parlamento Europeo no supera al año los dedos de una mano. No cabe duda que el aura de insurgente demócrata latinoamericano aún acompaña a Toledo en la escena internacional.

    Le tocó en suerte a Toledo hablar ante el Parlamento un día particularmente intenso y -valgan verdades- desalmado. El quórum (600) antes de la presentación del Presidente peruano era virtualmente total. En escasa media hora, el Parlamento sometió a votación 19 artículos, desde el presupuesto de la Convención Europea para el ejercicio 2003 hasta la ayuda macrofinanciera adicional a Moldavia. También sobre el tapete figuraron controvertidos derechos de pesca y nuevos articulados relativos a la inmunidad parlamentaria, que explicaban la singular asistencia.

    El sistema de votación es extraordinariamente ejecutivo. Los parlamentarios y periodistas siguen el resultado de la votación con una cartilla semejante a un listín hípico. Si bien es un gran foro político, a la hora de la votación el Parlamento Europeo parece más bien el directorio de una gigantesca multinacional. Hasta que llegó la hora de la presentación del Presidente del Perú. Entonces más de dos tercios de la sala levantó bártulos, y se marchó. Hora del cafecito.

    Se desconoce cuál hubiera sido el interés si hubiera sido `Lula' de Brasil el que se parara en el podio, pero no cabe duda que la UE tiene su mirada puesta en Europa del Este, donde diez países se han de incorporar a la Unión Europea en el 2004.

     
    Ministro Loret de Mola. En Roma lo confundieron con terrorista árabe. Der.: Eva, la simpática madre de Eliane Karp. Se sumó a la delegación en Bruselas.

    ETNICIDAD E INTERCONECTIVIDAD

    La necesidad de apoyar a las democracias y de preservar las culturas nativas en medio del tráfago globalizador fueron los ejes del discurso de Toledo. Improvisó y aburrió. Como diría un parlamentario, apeló al corazón, no a la mente.

    Y en una Unión Europea donde en el 2004 se hablarán 27 idiomas en el Parlamento, y donde se aprueban reglamentos relativos a la exposición de los trabajadores al ruido o al desagüe de los buques pesqueros, un discurso de estas características resultó banal y ocioso. Aun para las bancadas más políticas.

    De hecho, la bancada más pequeña en el Parlamento Europeo (17 miembros) lleva precisamente el nombre de Europa Democrática y Diversa.

    Toledo pasó el sombrero, pero olvidó agradecer a los europeos por la ayuda que proveen. Y el Presidente arremetió contra las donaciones de alimentos, pues distorsionan el mercado de producción agraria local, pero sonó impropio. "¡No queremos migajas!", afirmó. "Nuestros agricultores quieren colocar sus productos". Menos mal que pocos lo escuchaban.

    Bruselas es una ciudad dura y de clima aún más riguroso. No es ninguna casualidad que Karl Marx escribiera páginas de "El Capital" sorbiendo amargas cervezas del destierro en esta ciudad, y que una enfermedad lleve el nombre de brucelosis. Sin pena ni gloria, a las 10 de la noche, el avión presidencial levantó vuelo rumbo a Gran Bretaña.

     

    Haciendo "química" con el Primer Ministro Tony Blair. Inglaterra es el segundo socio comercial del Perú.

    BRINDIS POR LA REINA

    Gran Bretaña es el segundo socio comercial del Perú a nivel mundial, y de lejos el principal mercado de nuestros productos en Europa.

    Al igual que los italianos, los ingleses bien saben cómo impresionar a sus invitados de honor. En ese sentido, pocas cosas más espectaculares que un tour por la longeva estructura política del Reino.

    El Presidente desayunó en el Palacio de Westminster, sede del Parlamento británico, en una mesa presidida por el Lord Chancellor, el Honorable Lord Irvine of Lairg. El personaje encarna al más antiguo funcionario del Reino Unido, a excepción de los miembros de la corona. En la práctica, el nominado preside la Casa de los Lores y tiene las atribuciones de un ministro de Justicia.

    Toledo almorzaría en Mansion House con el Lord Mayor de Londres, Alderman Gavyn Arthur, el alcalde de la City. Era el día de elecciones en el condado, un kilómetro cuadrado de la más pura y rancia tradición británica.

    The City ya ejercía su autoridad cuando los romanos invadieron la isla, y antes de que se instaurara la monarquía británica. Ambas no hicieron sino ratificar en su momento la autoridad de la comuna de Londres. Por esta razón, el día en que asume el cargo, el Lord Mayor es escoltado por 96 oficiales de caballería, honor que sólo se dispensa a la Reina.

    El Lord Mayor es, a su vez, embajador de los negocios de la ciudad, promoviéndola como un centro financiero mundial e impulsando los negocios británicos por el ancho mundo. Y es que el kilómetro cuadrado de The City, apenas habitado por 8 mil personas, tiene su sede cerca de 350 instituciones financieras de primer orden.

    Un golpe seco de martillo interrumpiría la animada conversación entre los comensales. El Lord Mayor procedió al brindis de rigor :

    -¡Por la Reina!

    -¡La Reina!, respondieron todos al unísono.

    Recordando que él había estado en Arequipa el día que Toledo asumió el poder en el 2001, el Lord Mayor declaró: "Ud. es una bienvenida ráfaga de democracia".

    Replicaría el Presidente Toledo: "Su dinero es importante, pero sus gentes son más importantes aún".

    Volvió a sonar el martillo.

    El Lord Mayor se levantó.

    -¡Por el Presidente!

    -¡El Presidente!, respondieron todos al unísono.

    Juan Pablo II hizo una excepción singular para recibir a Eliane Karp.

    EL SOCIO TONY BLAIR

    La entrevista con el primer ministro británico Tony Blair, no pudo haber sido más auspiciosa, según la versión oficial. Se realizó en la residencia de Chequers, en las afueras de Londres. Y a la salida, Toledo resaltaría no sólo la "extraordinaria química" que se desarrolló entre ambos, sino también haber encontrado "un socio".

    Ya se sabe que el Presidente es un estusiasta de la Tercera Vía, y Blair es el padre político de la criatura.

    Pero Toledo llevó en sus alforjas europeas el esbozo de una Tercera Vía "adaptada a Latinoamérica". La piedra de toque de la misma busca convencer a las potencias y entes financieros mundiales de que liberen a nuestros países de la lápida fiscal, lo que permitiría disponer de más recursos para atender las demandas sociales y atenuar el creciente bramido de los cacerolazos.

    De hecho, de los US$ 3,000 millones de créditos comprometidos con el Perú, US$ 2,000 millones no pueden ser usados, pues superan los límites de endeudamiento acordados.

    El tema será abordado en la Cumbre del Grupo de Río que se celebrará en abril próximo en Lima. Toledo anunció que se ha encargado a la Corporación Andina de Fomento y al Banco Mundial elaborar un estudio sobre la factibilidad de la propuesta. Esta será luego presentada ante el Grupo de los 8 (las ocho potencias industriales más grandes del mundo).

    Blair acogió cálidamente la iniciativa. Al final de la cita, el primer ministro británico tomó a Toledo del brazo. Junto a la ventana, ambos mandatarios sostuvieron una íntima conversación.

    -"Me han hablado mucho de usted", le confió Blair.

    -"Espero que bien", replicó Toledo sobresaltado.

    -"Brillantemente", prosiguió Blair. "Y quiero que ejerza su liderazgo en Latinoamérica para que pueda ayudarlo a ayudar a la región".

    Así, en olor de santidad, la delgación peruana y el resto de la comparsa volvió a abordar el avión macho esa noche rumbo a Roma. El sábado 6 era la cita con el Papa Juan Pablo II.

     

    Terminadas las actividades oficiales, en el restaurante La Tavernetta Sistina de Claudio "Pavaroti" Pepi y otros miembros de la Escala de Fortaleza. Al lado, cantando bajo la nieve en Roma, periodistas Raúl Vargas y Fernando Ampuero. En realidad, un vernissage fotográfico navideño.

    MIENTRAS TANTO EN EL AEROPUERTO DE ROMA

    Mientras la comitiva presidencial cumplía con la ambiciosa agenda, el ministro de Defensa, Aurelio Loret de Mola, y el asesor presidencial, general FAP (r) Luis Arias Grazziani, permanecieron en Italia donde avanzaron los tratos para la compra de cuatro fragatas misileras Luppo de segunda mano, y un stock de repuestos para aviones de entrenamiento de la FAP.

    Lap top en mano, el viernes 5, mientras esperaban para tomar la conexión a Milán, pasaban revista al listado de material bélico. Los acompañaban tres oficiales de las FF.AA. peruanas, vestidos de civil, a uno de los cuales, por puro moro, le dicen "El Turco".

    Concentrados como estaban en la tarea, no se percataron que silenciosamente la sala de espera eventualmente quedó desierta. De pronto, un distintivo policial se interpuso entre ellos y la pantalla, al momento que una voz gritaba ¡Polizie!

    Al alzar la mirada, se toparon con el cañón de una subametralladora empuñada por un nervioso carabiniero . "El Turco" y los otros dos oficiales ya habían sido reducidos, manos contra la pared, y eran catados diligentemente en busca de armas.

    La sopresa de los carabinieri al aclararse el malentendido fue tan grande como si en efecto hubieran capturado a Osama bin Laden.

    EL PAPA

    La broma que circuló sobre el porqué el Papa recibió a la Primera Dama, Eliane Karp, era que fue para exorcizarla, lo que no fue confirmado por El Vaticano.

    La visita a la Santa Sede selló el periplo presidencial. La audiencia entre Toledo y Juan Pablo II se realizó en estricto privado, pero trascendió que el Santo Padre sólo trató de temas espirituales con el primer mandatario. Los aspectos políticos fueron posteriormente abordados con monseñor Leonardo Sandri, secretario de Estado del Vaticano (ver nota aparte). Ahí el Presidente manifestó su preocupación por la división en la Iglesia peruana, a lo que Sandri garantizó que estaba siendo atendida. El tema de las esterilizaciones forzadas durante el régimen de Fujimori fue calificada por monseñor como "una injuria a la dignidad humana", así como manifestó estar de acuerdo -según trascendió- con una política responsable de libre elección de la mujer, sobre la cual Toledo había sido singularmente explícito el día anterior en Londres, una hora antes de que el Papa recibiera a Eliane Karp.

    Del veterano Carlo Ciampi a Juan Pablo II, de Tony Blair a Silvio Berlusconi y de la frialdad del Parlamento europeo a la cálida acogida de sus ideas entre los estudiantes del London School of Economics, Toledo transitó por Europa esperanzado en haber encontrar aliados a la causa peruana por igual entre tirios y troyanos.

     


     

    Claves del Vaticano
    No sólo nos unen lazos espirituales, sino también generosa ayuda financiera, cultural y asistencial de la Santa Sede.

    Escribe ALBERTO MONTAGNE*

    ESTA pregunta sorprenderá a quienes piensan que la Santa Sede representa sólo un poder espiritual, una autoridad moral. En realidad, el Vaticano, siendo el Estado más pequeño del mundo, es un actor mayor en la escena internacional (un protagonista del risorgimento italiano le dijo a Pío IX que cuanto más pequeño su territorio, sería mayor su poder).

    Para los peruanos católicos, el Vaticano es la sede del magisterio del Papa, nuestra guía en la fe. Para el Estado laico, en cambio, la Santa Sede es ante todo un socio, una fuente potencial de recursos para el desarrollo. Por eso la relación diplomática entre el Estado peruano y el Vaticano debe asumir, lógicamente, una postura no confesional, pragmática, digamos política, sin que ello signifique que los agentes del Estado, en nuestro fuero interno, renunciemos a nuestro afecto y fidelidad hacia el Papa y la Iglesia Católica.

    En términos estatales, la Santa Sede ofrece al Perú al menos tres recursos esenciales: capital intelectual y financiero; influencia multilateral; y una red de cooperación cultural y asistencial en el mundo. Tomemos conciencia de las siguientes realidades: no hay institución que tenga personal intelectualmente más preparado que la Iglesia en cada rincón de nuestro territorio; las entidades donantes católicas son una de las principales fuentes de ayuda no reembolsable al Perú (por lo menos 30 millones de dólares en el 2001); el Vaticano es un líder de opinión mundial en temas como la paz, las migraciones, la deuda externa, la reforma del sistema comercial, el diálogo intercultural, la lucha contra el terrorismo (mantiene relaciones con 186 países); la Iglesia tiene en el mundo medios materiales incomparables para difundir la cultura cristiana de origen peruano; en fin, las instituciones católicas son sin duda la mayor fuente de ayuda a los peruanos emigrantes en el extranjero.

    Por estos motivos, al Perú le debe interesar acrecentar su influencia en la Curia y desarrollar una política bilateral activa e inteligente con la Santa Sede. Esta política debe fundarse en un diálogo constante y pragmático, entre el Estado y la Iglesia, entre el Gobierno y los obispos, sobre las líneas matrices del desarrollo humano que deseamos para nuestro país. Este diálogo estrecho y confiado, que no tiene por qué ocultar algunas diferencias, debe conducir a la proposición y, por qué no, a la negociación, de proyectos concretos en los campos de la consolidación del civismo y la democracia, de la cooperación para el desarrollo, de la diplomacia multilateral, de la promoción cultural y de la asistencia a nuestros emigrantes.

    Al Perú, como Estado laico, le debe interesar hacer de la Santa Sede un socio central para su desarrollo, un aliado mayor en la escena internacional. Por eso es tan importante que en nuestro Estado haya claridad sobre la dimensión diplomática de los temas de Iglesia, que se disipe toda confusión entre fe y política, entre devoción y cooperación, para que nuestra condición de católicos ilumine la diplomacia en el respeto del laicismo.

    Es bueno recordar estas cosas para entender que la visita oficial del presidente Alejandro Toledo no es sólo un acto protocolar: es un acontecimiento diplomático que nos concierne a todos, creyentes o no, como ciudadanos del Perú.

    ________
    (*) Alberto Montagne es Embajador del Perú ante la Santa Sede.

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal