Edición Nº 1751


Ud. Puede anunciar aqui
 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    12 de diciembre de 2002

    Libertad, la Unica
    El caso singular de la diva de la eterna juventud. Comenzó grabando en cera en 1925 y culminó con discos láser en 1998.

    `La Novia de América' vendió 6 millones de placas de su versión del bolero `Historia de un amor' en 1955. Der.: Ya en 1958 fue carátula de CARETAS.

    Escribe DANIEL ROCA ALCAZAR

    EN Washington, hacia finales de los años '60, y en el marco de una reunión de la OEA, se discutía sobre las bondades de la democracia y la libertad. Era un período de muchos regímenes militares en el continente.

    En cierto momento del debate pide la palabra el delegado del Uruguay y dice: "Señores, ¿pero de qué estamos hablando? Todos sabemos que la única libertad que se conserva en América es Libertad Lamarque".

    La anécdota refleja un hecho concreto y tangible que va más allá del fenómeno de un artista popular. Libertad Lamarque era ya una figura de enorme trascendencia dentro del mundo hispanoamericano. Amada y aplaudida por millones de personas durante largas décadas constituye un caso único de vigencia y éxito con una carrera que no tiene parangones y que abarca las tres cuartas partes del siglo XX.

    Sus detractores decían que era cursi y melodramática pero no se percataron que tuvo el talento y la inteligencia de convertirse en una leyenda viviente cuando la mayoría de artistas de su generación ya habían sucumbido al calendario o al ingrato olvido del público.

    Libertad Lamarque nació en Rosario de Santa Fé, Argentina, el 24 de noviembre de 1908 y aunque comenzó a trabajar desde muy niña, consideraba 1924 como el año de su debut profesional cuando sube por primera vez al escenario del Teatro Nacional de Buenos Aires, donde rápidamente se convertiría en primera figura.

    Sus inicios como cantante y la grabación de su primer disco en 1925 le darían una popularidad nunca antes vista en el Río de la Plata donde predominaban voces masculinas con la de Gardel a la cabeza.
    Libertad Lamarque en una de sus 6 apoteósicas presentaciones en Lima a lo largo de 50 años.

    Fue la primera en cantar el tango de manera femenina sin entonaciones reas y malevas como se estilaba en aquella época, creando una verdadera escuela de canto. Fue la novia del tango como luego lo fuera de la radio, el cine y de América entera.

    Su proclamación como "Reina del Tango" en el Teatro Colón en 1931, sus giras iniciales y sus presentaciones radiales, establecieron las bases de una carrera única. Debutó en el filme `Tango' (1932), la primera película sonora argentina, y desde ese momento llevó el nombre de su país por todos los rincones del continente convirtiéndose en la figura femenina más popular de su generación y las siguientes. La apoteosis llegó con el filme `Ayúdame a vivir' (1936) que le valió el título de `La Novia de América'.

    Su vida, como en los dramas que protagonizó tantas veces en el cine, estuvo colmada de episodios novelescos: su intento de suicidio en Chile en 1934, sus desventurados matrimonios y la legendaria bofetada que ella le habría propinado a Eva Perón, que motivó su salida de la Argentina en 1946, la prohibición de actuar en su patria y su consecuente inclusión en las "listas negras". Aunque de aspecto frágil, Libertad tenía un sólido carácter lo que le permitió superar este difícil trance y viajó por todo el continente, provocando con su carismática presencia y su voz el delirio de las multitudes. Llegó a México donde filmó otras cincuenta películas, la primera de ellas bajo la dirección de Luis Buñuel.

    En el país azteca se convirtió en la figura femenina más taquillera y sus discos se vendían en cantidades inimaginables para esos años. El bolero "Historia de un amor" (1955) le valió el primer Disco de Oro que se entregó en América Latina por la venta de seis millones de placas.

    "Argentina es mi tierra, México es mi cielo", solía repetir incansablemente la diva. Como cantante su voz prodigiosa llenó de tangos y boleros los cielos de América. Como actriz cultivó un tipo de cine familiar que congregaba a todos: de abuelos a nietos.

    Ya en 1946 ganaba 1,500 dólares por día de actuación. En 1947 fue capaz de reunir 100,000 personas en la `Media Torta' de Bogotá, cuando la capital colombiana no llegaba al medio millón de habitantes. En 1979 congregó la suma de 50,000 personas en su reaparición en el Madison Square Garden de New York y a los 84 años, en su ultima gira por el Brasil, en el ocaso de su carrera, aún tenía el mágico poder de reunir multitudes de quince y veinte mil personas.

    ¿Cuáles fueron las razones de este mito continental? Primero, el carisma y la voz maravillosa de soprano que le permitía cantar todo tipo de repertorio, desde música popular hasta arias de ópera y comedias musicales como `¡Hello, Dolly!'.

     
    Amante del Perú, cantó música de Chabuca Granda, Mario Cavagnaro y Alicia Maguiña. Der.:En el Teatro Municipal a sus 78 años.

    Libertad poseía el color de voz más bello que haya tenido cantante popular en América y más allá de sus condiciones vocales, su admirable técnica y capacidad interpretativa le posibilitaron grabar discos y cantar hasta pasados los noventa años.

    Otro factor importante fue lo atractivo y femenino de su imagen y su llamada "eterna juventud", algo que ella supo capitalizar muy bien y que provocaba la permanente admiración del público. No olvidemos sus condiciones de consumada actriz que le permitían recrear personajes llenos de humanidad con los que la gente fácilmente se identificaba. Ese mensaje de humanidad que proyectaba dulzura y bondad le permitió ser amada por generaciones enteras. Representó en la pantalla el prototipo de la novia, luego la madre, la abuela y finalmente, en las telenovelas, la bisabuela. Su incursión en la televisión, a partir de 1980, denota un profundo estudio de todas sus posibilidades en cada etapa cuando reconoció que su público ya no iba al cine.

    Hoy, al conmemorarse dos años de la desaparición de esta figura patrimonial del continente, la recordamos como un personaje insustituible dentro del mundo latinoamericano, el "Símbolo de América" como fue nombrada en 1992 en presencia del Rey Juan Carlos de España. Sus películas siguen circulando y sus discos son motivo de culto, entre ellos "Madreselva" de Canaro, "Besos brujos" de Malerba y "Caminito" de Filiberto.

    Nos ha dejado el legado de su voz emotiva a través de más de 600 grabaciones entre 1925 y 1998; es decir, fue la única estrella de la canción que grabó en cera y en disco láser.

    Vino al Perú hasta en seis ocasiones, en 1934 fue la primera figura popular que actuó en el Teatro Municipal de Lima. En su última gira, 50 años después, provocó ovaciones en el mismo Municipal y en provincias. Admiró y cantó la música de Chabuca Granda, de Cavagnaro y de Alicia Maguiña. Contemplaba embelesada los balcones de nuestro centro histórico. Por sobre todo fue querida por un público que le fue fiel hasta el final. Su último deseo, poético como corresponde a una dama de su prestigio y trascendencia, fue que sus cenizas se esparcieran desde la bahía de Miami para que la corriente las llevara por todas las costas de este continente que tanto amó y tanto la amó. Era el 12 de diciembre del año 2000. Fue el aplauso final. Había caído el telón. Se reafirmaba el mito y Libertad Lamarque, La Novia de América, entraba definitivamente a la leyenda.

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal