Edición Nº 1751


Ud. Puede anunciar aqui
 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    12 de diciembre de 2002

    La Guerra De los Flores
    No se descartan "muertos ni heridos" en la confrontación política entre Lourdes Flores y Antero Flores-Aráoz por la presidencia del PPC.

    En enero Lourdes Flores vuelve a provincias. No para apoyar a sus candidatos en alguna elección como hasta hace poco, sino para buscar apoyo en su candidatura a la presidencia del PPC. Disputará el cargo con Antero Flores-Aráoz, el presidente en ejercicio que no ocultó sus discrepancias con ella. Herederos de Luis Bedoya Reyes -el histórico líder pepecista-, una busca la consolidación de Unidad Nacional como opción política, mientras el otro aspira a robustecer al partido. Ambos mantienen un fuego cruzado verbal -es decir, se lanzan flores, pero con maceta- en una elección que arderá a fines del verano.

    Flecha o puyazo. Como el centauro, Lourdes dispara: "Una parte importante de la dirigencia ya cumplió su ciclo".

    Entrevista PEDRO TENORIO

    REGRESO de Grecia, a donde dice que viajó para una reunión de la Internacional Demócrata Cristiana de la que es una de sus vicepresidentas (otros dicen que fue en busca de inspiración guerrera para sus escaramuzas venideras), y de inmediato confirmó que en los próximos días se lanzará en pos de la presidencia del PPC. "He llegado con aires helénicos, con mucha fuerza", dice. ¿Le tendrá preparado algún Caballo de Troya a Antero? "Jajajajá. No, pero espero que la diosa Atenea me inspire". Aquí, adelantos de una pugna que calentará la temperatura política de los próximos días.

    -Antero Flores ha dicho "Lourdes quiere ser presidenta del PPC para desaparecerlo". ¿Para qué quiere ser presidenta del partido?

    -Creo que debe iniciarse una nueva etapa en la vida del PPC y de Unidad Nacional, y que una parte importante de la dirigencia de mi partido ha cumplido su ciclo. Me atrevería a decir que ésta fue reclutada esencialmente por Enrique Elías con ocasión del proceso municipal de 1983. Han pasado 20 años de entrega generosa y, en mi concepto, se ha cerrado un ciclo.

    -Concretamente, ¿en qué consistiría esa nueva etapa?

    -En un genuino cambio a nivel de secretarios nacionales, que son más de treinta. Mi idea es que los secretarios nacionales fluctúen entre los 30 y los 40 años de edad, de modo que el partido se proponga un salto generacional radical.

    -Según veo, esa generación que "cumplió su ciclo" incluye a Antero Flores-Aráoz.

    -(Ríe) El es mi contrincante en esta contienda interna. Me refiero mucho más a la importancia que debemos darle a nuevas figuras a nivel nacional, que serán los próximos congresistas de la República.

    -¿Cuándo tomó la decisión de disputar la presidencia del partido?

    -Era un tema que veníamos conversando con dirigentes como Javier Bedoya, Alejandro Castagnola, Raúl Castro...

    Con Antero será una "batalla" de poder a poder pepecista. Al lado: dos semanas atrás, en Grecia, Lourdes halló inspiración guerrera en el Erecteón de Atenas.

    -Todos "muy amigos" de Antero.

    -(Ríe) En el PPC todos somos amigos de todos. He tenido otras reuniones a lo largo de estos meses, con los que llamo figuras señeras del partido. Y fruto de ese análisis veo que hoy día el proyecto de UN no es cuestionado por ninguno de sus socios. Lucho Castañeda en sus declaraciones públicas y en diálogos privados afirma su voluntad de seguir con UN. Lo mismo que Rafael Rey y José Barba.

    -O sea que la piedra en su zapato se llama Antero Flores-Araos.

    -El mensaje político que quiero dar es que si hay una discrepancia, yo no la ventilaré fuera del cauce institucional. Hay quienes me dicen "Cuidado, es riesgoso entrar en una contienda interna en el área chica". Yo digo no, es una batalla necesaria porque creo que las candidaturas presidenciales del 2006 deben surgir de elecciones primarias.

    -Sus críticos dirán que su balance como lideresa del PPC es el que sigue: participación equívoca en el CCD (1992), candidata presidencial frustrada en 1995. El 2000 su partido no tenía inscripción y el 2001 perdió en primera vuelta, pero el PPC obtuvo en el Congreso, en el caso de Lima, sólo dos curules. ¿Qué dice al respecto?

    -Lo del año 2000 no me lo podrán cargar porque yo no era dirigente. Mire, dos millones y medio de votos el año 2001 es una cifra que nunca antes se había visto, y es algo que lo pongo en mi activo. A cada uno de esos puntos a que se refiere puedo responder políticamente.

    -No lo dudo, ¿pero no cabe una autocrítica suya?

    -Desde luego. El proceso que describe me da diez años de madurez. Creo haber cometido muchos errores, pero también aportado mi afecto y lealtad al partido.

    Relación Alan-Toledo: "La miramos desde el balcón. Sabemos que nuestro lugar no es ése".

    -Cuando habla de jóvenes para la dirigencia del partido, ¿qué es lo que está realmente en disputa?

    -Se disputarán todas las secretarías distritales, provinciales y departamentales. Luego vendrán las secretarías nacionales. El estatuto contempla treintaitantas. En eso Antero fue generoso, abrió el abanico (ríe largamente). Antes eran 18. Será la oportunidad de que haya treintaitantas figuras nuevas.

    -Si gana en la elección interna, ¿cuál será el siguiente paso?

    -Mi planteamiento es que fortalezcamos a la alianza fortaleciendo cada una de sus partes.

    -Ya no habla de UN como partido. ¿Recogió el pensamiento de Antero y otros líderes pepecistas?

    -A mí me seduce que el Perú pueda tener un partido de centro, con una inspiración humanista, con matices, con alas. Pero no es la realidad de nuestra alianza y si aspiro a tener alguna posición más allá en la vida tengo que ser realista.

    -¿Si gana, qué papel le espera a Antero?

    -No puedo adelantarme a los resultados. Supongo que será una pugna tenaz y que habrá puntos de vista encontrados. En la vida partidaria uno genera simpatías y detractores. Antero también tiene quienes lo siguen y eso se verá en el resultado electoral interno. No le pongamos a nadie ni pedestal ni nicho.

    -¿Si gana, aprovechará para cesar a un dirigente como Xavier Barrón, que prefiere jugar al karaoke en TV que debatir el presupuesto en el Congreso?

    -No me haga enfrentar todavía a electores. Xavier tiene su propia explicación respecto de las horas y sostiene que la ausencia no fue durante el debate sino en el receso.

    -Uno suele escuchar en la calle: "Me gusta Lourdes, creo en lo que dice. Pero no me gustan Rey ni Barba". ¿Cuánto aportan ambos a la alianza?

    -Las voces críticas vienen respecto de ellos y de otros. Yo sí creo que Rafael y Pepe, la UCD en su conjunto, fueron un aporte valioso en la campaña pasada.

    Sobre Rey y Barba: "Mi primera palabra es de gratitud. Ambos son un valioso aporte".

    -¿Habla de la municipal-regional o la presidencial del 2001?

    -La del 2001. Cuando recién forjamos esta alianza tuve en ellos a dos personas que enfrentaron momentos importantes de soledad. Mi primera palabra es de gratitud. Rey ha demostrado que sabe convocar a gente valiosa y Barba es un político astuto, un líbero muy habilidoso que juega con la izquierda y con la derecha, la para de pecho y a veces incluso mete goles. ¡A veces también autogoles! Pero no quisiera dejar de tenerlo a mi lado.

    -Hace un año Barba dijo en CARETAS "Lourdes es el corazón, el músculo, el cerebro y la columna vertebral de Unidad Nacional". Ahora dice "En UN nadie es imprescindible y Luis Castañeda podría ser nuestro candidato el 2006".

    -Si no fuera porque en la vida política, a pesar de que he subido de peso, no he perdido la cintura, le diría a Pepe que parece que me está sacando la vuelta. Pero igual lo quiero. Lo que sí suscribo es su afirmación de que nadie es imprescindible.

    -Más allá de los éxitos en Lima, ¿cuál es el balance autocrítico que Unidad Nacional extrae de la última elección?

    -Estamos débiles, me parece que fruto de esa necesidad de renovación dirigencial de la que hablamos, está en los núcleos urbanos de las ciudades fuera de Lima. Y eso es gravísimo. Nuestra votación en Chiclayo, Trujillo y Piura, que nuestra votación en las ciudades capitales sea baja, revela que hay necesidad de una renovación importante de liderazgo.

    -Alan García ha mostrado su disposición, de ser necesario, a colaborar con el gobierno. Toledo le respondió desde Europa con una guiñadita de ojo y usted dice que ésa es una relación amor-odio que no entiende. ¿Descarta cualquier acercamiento a Toledo?

    -La expresión "más me pegas, más te quiero" es perfectamente aplicable a este caso. Pero tengo la sensación que el aprismo comienza a creer que una relación cercana al gobierno puede facilitar el éxito de su gestión regional. Nosotros miramos desde el balcón y en vitrina esos romances y sí, sabemos que nuestro lugar no es ése.

    Se defiende: "aquí, dos millones y medio de votos como en el 2001 no se habían visto antes".

    -¿Es consciente de que una buena gestión de Castañeda lo coloca como aspirante presidencial de peso frente a usted?

    -Si como consecuencia de una gestión exitosa el liderazgo se potencia y emergen figuras que compiten entre sí, eso es lo moderno en política. No tengo otra aspiración y otro deseo que el éxito de Castañeda en la alcaldía.

    -¿Habrá, imagino, una elección interna para nominar al candidato el 2006?

    -La Ley de partidos obligará a elecciones primarias. A mí me encanta esa fórmula.

    -Luis Bedoya de Vivanco será procesado por peculado, ¿qué sabor le deja este proceso?

    -Creo que hay un error en la tipificación, pues el delito de peculado sólo corresponde a aquellos que cumplen una función pública.

    -¿Cree que LBV cometió un error, un pecado, pero no un delito?

    -Mi apreciación no está al margen de la consideración jurídico-penal. Digo que me parece que en éste y otros casos en los que se juzga como cómplices de peculado a quienes no son funcionarios públicos se comete un error. Creo que debió ser enmarcado en otro tipo penal, como el de receptación.

    -¿El sigue en el PPC o fue separado, expulsado?

    -Cuando se produjo esta circunstancia hubo una decisión inmediata de separación de Lucho Bedoya.

    -En el tema del aborto, ¿cuál es su punto de vista como mujer, como lideresa política?

    -Y como católica, porque en esta materia parto del concepto de defensa de la vida desde la concepción. Soy contraria al aborto y creo que debe mantenerse la legislación como siempre ha existido. Abrir una fórmula constitucional que pueda permitir interpretaciones dispares me parece un error.


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal