Edición Nº 1749


Ud. Puede anunciar aqui
 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    28 de noviembre de 2002

    Del Reparto al Descuartizamiento
    Jaloneos y tirones para estirar un presupuesto estrecho. La candente aprobación de la Ley de Presupuesto del 2003 a partir de hoy en el Congreso, y el debate sobre los recursos de los gobiernos regionales, colocan una vez más en ruta de colisión a Alejandro Toledo y a Alan García.

    JAVIER Silva Ruete debe estar sintiéndose Túpac Amaru. No hay una sola entidad pública que no lo jalonee para exigirle que incremente el presupuesto de su sector.

    Esta situación no es lo peor que deberá enfrentar. Todo indica que la tormenta perfecta se desatará sobre él cuando vaya al Congreso el jueves 28 a pedir la aprobación del proyecto de ley de Presupuesto 2003.

    Si bien todos los años el tema provoca una agria polémica, ahora se desarrollará en medio de un enrarecido clima político.

    No sólo porque la reciente campaña electoral ha exacerbado las diferencias (basta decir que en tres departamentos el Apra y Perú Posible se disputan voto a voto las respectivas presidencias regionales), sino porque la creación de estos gobiernos complica aún más el panorama.

    Tres dictámenes en minoría presentados por el Apra, Unidad Nacional y UPD anuncian una lucha sin tregua ni cuartel.

    Consciente de esta situación, Javier Silva Ruete, ha preparado cuidadosamente el ambiente para su presentación en el Congreso. Sabe que la oposición lo espera con los sables desenvainados. Por eso ha emparejado el terreno con la sapiencia del guerrero curtido.

    Para empezar, los vientos le serán muy favorables. El titular del MEF se preocupó en llegar al hemiciclo con los laureles frescos de sus dos recientes victorias: la exitosa emisión de bonos soberanos por 500 millones de dólares y los primeros signos claros de reactivación económica que tenemos en 4 largos años.

    Como anunció hábilmente a los 4 vientos el martes 24, la inversión privada en el último trimestre creció el 4,5 % y el PBI de setiembre fue de 7,3 %.

     

    Escuelita regional aprista. Los presidentes se preparan para no defraudar. AGP monitorea.

    ENTRE EL OPTIMISMO Y LA AUSTERIDAD

    Es probable que el titular del MEF inicie su exposición recordándoles a los congresistas lo que dijera allí el 9 de setiembre. "El proyecto de presupuesto es austero y ha sido formulado respetando estrictamente los principios de responsabilidad y prudencia fiscal que guían la actual administración de las finanzas públicas".

    Es decir lo único que tenemos está expresado en el documento y por más piteos que haya no vamos a gastar un centavo más.

    Continuará su ponencia resaltando los buenos resultados económicos que muestra su gestión. Se referirá a la mayor recaudación tributaria que se ha conseguido en los dos últimos meses. En setiembre llegó al 8,5 % y en octubre al 6,4 %.

    Sin embargo, no faltará el cuchicheo de quienes piensan que sigue siendo poco lo que llega al hombre de la calle.

    Luego se detendrá a explicar cómo los primeros efectos del buen andar de la política económica se están empezando a sentir en los bolsillos de los peruanos. Para argumentar esta tesis citará las cifras sobre el crecimiento del consumo interno. Las ventas de los grandes establecimientos comerciales se incrementaron en un 43,98 % en lo que va del año y en 14,9 % las de los cuatro supermercados más importantes de Lima.

     

    Javier Diez Canseco y José Carrasco Távara.

    Con estos números en la mano intentará desbaratar las críticas que le han lanzado apristas y miembros de Unidad Nacional. Ambos han sostenido que sus estimados macroeconómicos son "demasiado optimistas"

    Como mencionó el congresista oficialista Máximo Mena, el proyecto del Presupuesto del 2003 ascenderá a 44,516 millones de nuevos soles por todo concepto y fuente de financiamiento. El crecimiento del PBI será del 4 %, el tipo de cambio (promedio anual) llegará a S/. 3,56 y la inflación no superará el 3 %.

    A decir del congresista, Luis Valencia Dongo (UN), es improbable que el PBI crezca el próximo año en un 4 %. Luis Alva Castro, del Apra, coincidió con esta aseveración y agregó que "ni el más optimista de los analistas independientes y de bancos de inversión han hablado de una cifra tan alta. A lo mucho se ha especulado en un crecimiento del 2,3 %. Hay que tener en cuenta que, para el próximo año, no contará el efecto Antamina, que probablemente haya un Niño, y para colmo el precio del petróleo podría dispararse debido a una probable guerra en Medio Oriente. No hay que olvidar tampoco que en los últimos cinco años la inversión privada ha caído y no hay ningún síntoma que lleve a pensar que las cosas van a variar", afirmó el parlamentario.

    Las cosas han variado desde entonces, como demuestran los números esgrimidos por Silva Ruete y eso lo reconoce, aunque a regañadientes, hasta el jefe del plan de gobierno del Apra, Enrique Cornejo.

    Probada la contundencia de la política que viene aplicando el titular del MEF la usará para redondear su faena: "No son cifras optimistas, sino realistas", insistirá.

     

    Máximo Mena y Luis Valencia Dongo.

    LA PLATA DE LAS REGIONES

    Pero el toro más difícil de lidiar será sin duda el que lleva por nombre "regionalización". Un astifino que ha desarrollado sentido en los últimos meses y va directo al bulto.

    Era de esperarse. Los magros recursos destinados a los gobiernos regionales han provocado una batahola de críticas.

    El primero en lanzarlas ha sido Alan García. Olvidando su anterior prédica en la que pedía austeridad, prudencia y gradualidad, ahora clama por más autonomía y dinero para las recién elegidas autoridades.

    "Lamentablemente por falta de comprensión (del Ejecutivo), el primer paso de los gobiernos regionales será un paso de reclamo", ha dicho García. Luego agregó que a Toledo le convenía "soltar recursos y atribuciones, porque sino puede correr el riesgo de atragantarse políticamente".

    El primer blanco de esta maldición parece ser Silva Ruete. El ex presidente ha denunciado que las regiones sólo recibirán 417 millones de soles para inversión. El 1 % del presupuesto del próximo año.

    Una magra porción de la torta que complicará en grado sumo la intención de García de demostrar que el Apra es capaz de gobernar eficientemente.

    Por eso los parlamentarios apristas están decididos a pelear por más recursos para sus regiones, cómo sea. Su estrategia es simple: probar que se les ha asignado una propina y exigir más dinero.

     

    En su dictamen han señalado que todos los recursos están destinados al pago de gastos corrientes. Su intención, por lo tanto es pedir que los 5,699 millones de soles asignados a los ministerios para obras de desarrollo en el interior del país pasen a las regiones. Una meta alta para que en el tira y afloja obtener por lo menos la tercera parte del pastel.

    Javier Diez Canseco, ha planteado una propuesta intermedia. Todos los proyectos de carácter estrictamente regional deben ser ejecutados por las autoridades departamentales.

    Estos programas están destinados fundamentalmente al mantenimiento de las instalaciones e infraestructura que forma parte de las troncales y de las redes nacionales (viales y de trasmisión eléctrica). De acuerdo a los cálculos de Diez Canseco todos estos proyectos ascienden a unos 1,924 millones de soles adicionales.

    Se da por descontado que a ambas propuestas se opondrá tenazmente el Ejecutivo. Pero habrá que ver qué tan convencida está la bancada oficialista de votar en contra de ellas. No se debe olvidar que algunos caciques departamentales, a la sazón prominentes miembros de PP, han levantado la voz para solicitar mayores recursos y autonomía para las regiones.

    En todo caso, el viernes 29 deberá zanjarse el problema, y sacarse todos los conejos de la galera de Silva Ruete pues de acuerdo a la Constitución la Ley de Presupuesto se sancione el 30 de noviembre, indefectiblemente.

     


    El Sermón de las Regiones
    Esta semana se discuten los vacíos de la Ley de Regionalización. Difícil escenario de consenso.

     

    AGP advierte que el primer paso de los presidentes regionales en el cargo podría ser el reclamo.

    EL lunes 25 el presidente de la Comisión de Descentralización del Congreso, Walter Alejos, cayó en la cuenta de que no eran nueve -como hasta el viernes 22 se creía- sino 19 los proyectos para complementar y modificar la Ley Orgánica de Gobiernos Regionales, promulgada por el gobierno en la víspera de los comicios del domingo 17.

    El desembalse de proyectos legislativos da una idea del multipartidario y disímil pan por rebanar que aún queda en la materia.

    Lo curioso es que si en teoría el proyecto complementario del Ejecutivo -remitido al Congreso- debía llenar ciertos vacíos, éste ha generado más bien los primeros empellones entre el gobierno central y las nacientes regiones.

    Precisamente, el martes 26 los miembros de la Comisión de Descentralización tenían ya un texto sustitutorio del proyecto enviado por el Ejecutivo. Sobre la base de éste debían emitir un dictamen. Pero como la mayoría de los miembros de la comisión pidieron tiempo para enterarse de la andanada de nuevos proyectos, el debate quedó suspendido.

    Apenas, y se logró aprobar el primero de los diez artículos del texto sustitutorio. No obstante, Alejos señaló a CARETAS que "de todas maneras" la ley sería aprobada el miércoles 27 por su comisión, para que pase al pleno la próxima semana.

    LAS REGIONES DE AGP

    Entre tanto, el ex presidente Alan García, con la arrogancia de quien se sabe dueño de la mitad de las presidencias regionales, reclama: "El 1 % del presupuesto general para los gobiernos regionales es una cifra ridícula. Mientras el gobierno se guarda 6 mil millones en inversión para sus ministerios". Y machaca: "El primer paso de los recién nacidos presidentes regionales tiene que ser de reclamo por el derecho a la vida"

    Los flamantes presidentes regionales no se han quedado con la boca cerrada. Consultado por CARETAS, Robinson Rivadeneyra presidente regional por Loreto. "Sería una subordinación que sean los ministros los que designen a los directores regionales", afirma.

    Al presidente de la Comisión de Descentralización, Walter Alejos, le llovieron 19 proyectos para llenar los vacíos de la Ley de Elecciones Regionales. Su comisión discrepa en algunos puntos del proyecto remitido por el Ejecutivo, por eso ha elaborado un texto sustitutorio. De AGP afirma: "No se acuerda de la ley regional que promulgó en su gobierno, donde ponía veto a las regiones".

    Respecto a los recursos menciona: "Existe una gran diferencia entre lo asignado a los municipios (S/. 1,300 millones por concepto de Foncomun) y lo que se entregará a los gobiernos regionales, apenas 417 millones para proyectos de inversión". Y aunque afirma que por el bien de la democracia no queda más que "ajustar los planes regionales al dinero que hay", adelanta que, a mediano plazo, se corre el riesgo de conflictos con el gobierno central.

    El ministro de Economía y Finanzas, Javier Silva Ruete, ha adelantado que sólo nueve de las 25 regiones han calificado para llevar a cabo programas de inversión. Y, como curándose en salud, ha defendido la necesidad de una ley que permita intervenir al Ejecutivo en las regiones, en caso de riesgo.

    PUNTOS DE LA DISCORDIA

    El proyecto del Ejecutivo contempla los siguientes ítems donde no hay aún acuerdo con las autoridades regionales elegidas:

    -Designación de los directores regionales. Para el Ejecutivo deben ser nombrados por los ministros y así se evitar cualquier riesgo en las políticas nacionales de cada sector. En cambio, el PAP y las autoridades regionales electas opinan que deben ser designados por los presidentes regionales. La propuesta intermedia de la comisión es que cada presidente regional presente una terna al ministro respectivo y sea éste el que elija.

    -El Consejo de Coordinación Regional. (órgano consultivo integrado en un 50 % por los alcaldes provinciales y distritales y 50 % por la sociedad civil). Según Alejos, el PAP se opone a su existencia, a pesar -dice- que en los gobiernos regionales de AGP sí funcionaron.

    -Medidas extraordinarias del Ejecutivo cuando los indicadores financieros de los gobiernos regionales comprometan la economía nacional. Para el PAP eso es intervencionismo. En 1989 la Ley de Regionalización del gobierno aprista señalaba que el Ejecutivo "podrá ejercer el derecho al veto (en materia regional)".

    -El destino de las empresas estatales. El Ejecutivo se opone a que las empresas estatales de alcance regional sean trasladadas a las nuevas regiones. AGP opina que las regiones deben administrar empresas públicas y hasta los puertos. Difícil escenario de concertación es el que se avecina en los próximos días (Sonia Sullón B).


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal