Edición Nº 1748


 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    21 de noviembre de 2002

    Al Toro por las Ascuas
    Manifestantes y afición se embisten en Acho. Vale el debate, no la violencia.

    Antitaurinos desconocen la existencia del toro de lidia como raza y afirman que éstos son "artificiales". La desinformación les impide apreciar la fiesta brava. Sin embargo sus protestas, que buscan directamente incomodar al taurófilo, pueden acarrear respuestas completamente condenables como la amenaza de usar armas de fuego (foto izquierda).

    LA democracia peruana existe en la mundanidad. La urgente proclama patentada por el grupo Anthrax en su magnífico Attack of the Killer Bees, "Protest and Survive", es hasta hoy la frase que mejor sintetiza la cópula entre la democracia toledista y el relativismo karpiano (la cuarta vía o la reivindicación de los pueblos originarios, signifique eso lo que signifique): todo el mundo tiene derecho a protestar, parar las calles, cerrar avenidas o tranquear jirones, porque toda protesta cobija en su útero una justificación autotélica, per se, sine qua non o apriorística que la hace intachable de todo reclamo. Hay una sola excepción que raya en lo políticamente incorrecto: la única protesta improtestable es protestar porque los demás protestan (gesto antidemocrático primo hermano del montesinisno). Aforismo preclaro como límpida es la conducción del país.

    Han llegado a ser casi 150, lo que origina el descontrol en sus protestas: escupitajos e insultos llueven alrededor de Acho.

    Sin embargo, el grupo ALCO (Animales Libres de Crueldad y Opresión), amadrinado por Laura Borlini (modelo argentina obligada por coherencia al vegetarianismo), ha puesto un lunar en esta lógica nacional. Durante 4 años sus reivindicaciones poseyeron la legitimidad de cualquier otra. No nos gusta que maten a los toros. Nuestra sociedad tiene los valores subvertidos. Los taurófilos son sádicos. La tauromaquia no es cultura. La democracia lo permite e incluso alienta. Hasta que, en este 5to año de brega y ante el nulo efecto proselitista de sus civilizadas proclamas, decidieron afinar su inventiva y enaltecer su causa a través de un costoso trabajo en filigrana con la palabra, casi un alarde de minimalismo y concisión: una silvestre mentada de madre subtitulada con el sorprendente "protesta pacífica en Acho". Gandhi se retuerce en su tumba.

    De propia confesión, Fabiana Portal, líder de este colectivo, ha declarado a esta revista que recurrieron al insulto porque les pareció una "inmejorable táctica publicitaria". "Es un recurso comunicativo, una estrategia, insultar funciona", finalizó. Las artes de Bressani cayeron en singulares terrenos, el pragmatismo infinito de nuestra contemporaneidad desvirtúa con su influencia a estos manifestantes caricaturizados por ellos mismos. Sin el idealismo setentero de sus padres, y con la conciencia alpinchista de sus coetáneos, cocinan una chanfainita callejera que es fiel reflejo de sus exaltados valores: un inagotable humanismo vitalista que salta a la luz ante dos simples interrogantes:

    Afiche pacifista. Felizmente no son violentos. Der.: Sorna antitaurina en ironía reversible.

    -¿Ustedes disfrutan cuando muere el torero?

    -El pata que muere se lo buscó. Es como ver morir a un asesino, ha muerto por su propia causa.

    -¿Cuál es la diferencia entre un hombre y un animal?

    -No hay, los dos son vida.

    Vaya humanistas y triste paridad. Pero no importa, la posmodernidad los exime de cualquier respuesta. El petardismo vale más que el respeto por lo que no hay piedad para su vocación iconoclasta. Tiembla González Prada: se deben abolir, además, los circos, las peleas de gallo, los yawar fiesta y toda manifestación que implique el concurso de los animales sea como sea. También la religión católica que permite todo esto. ¿Pero acaso no estarán pecando de creer que su minúsculo grupo tiene la verdad absoluta? - No porque nosotros la tenemos. Conclusión: se debe abolir y refundar el Perú.

    Dante Uchofen, uno de los más ansiosos y confundidos activistas, declara que él sería capaz de saltar al ruedo, que le sobra valor para ello, que los toreros no son valientes, pero no importa porque lo que va a hacer es desnudarse este 8 de diciembre cuando se celebre la gran protesta final. Sus colegas amenazan imitar su exhibicionismo. Preparen cámaras. (Jerónimo Pimentel)


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal