Edición Nº 1748


 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    21 de noviembre de 2002

    Cautela Y Estrella
    Triunfo aprista en las elecciones regionales plantea un desafío a Toledo y su gobierno.

    El presidente Alejandro Toledo primero convocó a los 25 presidentes regionales a Palacio de Gobierno y luego disparó munición pesada contra Alan García. Der.: Las provincias cada vez más pobres.

    EL veredicto popular dictó doce. Sí, en doce departamentos la ciudadanía prefirió la estrella a otros símbolos, otorgándole al Apra igual número de presidencias regionales. Un inesperado resultado que incluso sorprendió, según se dice al propio Alan García que esperaba una ganancia más modesta: sólo 6 u 8 regiones.

    Este designio lo cambió todo. Ahora, el ex presidente contará con "doce apóstoles" que lo acompañarán a predicar su credo a lo largo y ancho del país.

    Al igual que los discípulos de Jesucristo, su misión no será fácil. En su camino de redención tendrán que hacer más de un milagro para borrar el pésimo recuerdo que los peruanos guardan de la administración aprista.

    Un camino que puede convertirse en un auténtico Vía Crucis, debido a los exiguos presupuestos con que contarán -sólo el 21 % del presupuesto del 2003-, las limitadas facultades que tienen y las inmensas expectativas embalsadas de la población. Baste ver el cuadro que aquí publicamos en que es fácil apreciar cómo el centralismo ha ido asfixiando a las provincias.

    Dadas estas circunstancias el encargo ciudadano es en el fondo una prueba de fuego para el partido del pueblo. De fallar en el intento, las aspiraciones presidenciales de su líder se quemarán quizás definitivamente.

    García lo sabe bien y por eso ha llamado a la serenidad y al orden a sus correligionarios. "El Apra ha aprendido las lecciones", señaló luego de pedir que confiaran en la gestión de sus discípulos.

     

    Alan ahora cuenta con "12 apóstoles". Der.: Daniel Vera Ballón salió elegido en Arequipa. Se opone a la privatización de Egasa.

    Su voz se hizo más fuerte cuando pidió que todos los presidentes regionales efectuaran una política de apertura. "Lo más detestable sería que se entienda esto como un triunfo sectario del Apra; éste debe ser un triunfo de la concertación con otros sectores. El Apra no tiene los cuadros suficientes para asumir la enorme responsabilidad que el país pone en nuestras manos", advirtió.

    Pero mientras el ex presidente con una mano intenta manejar las riendas de su agrupación, con la otra aguijonea al Ejecutivo. El lunes 18, manifestó que Perú Posible al haber sido derrotado ha perdido legitimidad, por lo que debe traspasar una cuota de su poder a los gobiernos regionales.

    En la misma línea ha planteado que se forme inmediatamente un Consejo Nacional Regional integrado por los 25 presidentes regionales y por Alejandro Toledo. Esta asamblea sería el escenario de la auténtica concertación, en la que deberían definirse un cambio de rumbo en la política económica y la reorientación del presupuesto hacia las regiones. "Que continúe Perú Posible, el FIM y Acción Popular con Raúl Diez Canseco en el Ejecutivo, pero ahora tienen que concertar con los 25 gobiernos regionales", ha dicho el ex presidente.

    La sugerencia no les ha hecho ninguna gracia a los oficialistas. El "Aprocalipsis" se ha hecho realidad, indicó un reconocido miembro de PP al comentar el triunfo de la estrella. El primer ministro Luis Solari, en cambio salió al frente y respondió asegurando que la victoria del Apra no significaba que haya un Presidente paralelo". El propio Toledo disparó munición pesada. "Alan no tiene autoridad moral para dar consejos sobre economía".

    Las fricciones entre ambos movimientos, al parecer, irán en aumento (CARETAS 1747). La victoria aprista y la de varios frentes independientes en la que sus líderes son antiguos dirigentes de izquierda harán imposible que PP pueda articular alianzas con los gobiernos regionales. De ahora en adelante difíciles negociaciones y tensos tira y afloja esperan a los funcionarios del Consejo Nacional de Descentralización.

     

    Yehude Simons, toda una sorpresa electoral. Asegura que tiene la fórmula para desarrollar Lambayeque. Der.: Homero Burgos, muestra sus pergaminos de viejo aprista. Luzmila Templo, relaciones peligrosas.

    Por lo pronto, la aprobación de las modificaciones que el Ejecutivo ha hecho a la Ley de Bases de Regionalización será la primera gran batalla, que signará el derrotero de los futuros enfrentamientos.

    La discusión girará en torno a conceptos claves, todos ellos eliminados de la Ley de Bases de la Regionalización. El primero, la creación del Consejo de Coordinación Regional, el cual deberá ser integrado por alcaldes, distritales, provinciales y miembros de la sociedad civil. Algo a lo que el Apra pone reparos. Segundo, en la Ley no existen mecanismos que preserven la sostenibilidad fiscal, lo que significa en la práctica que el Ejecutivo no podrá dictar decretos de urgencia con fuerza de ley en materia económica y financiera para mantener la estabilidad macroeconómica del país. Tercero, el gobierno central no tiene la facultad de clasificar a los activos como de alcance nacional, regional y local. Lo cual podría provocar que con motivos políticos y no técnicos los activos que se hallan dentro de las regiones sean reclamados como propios, afectando los planes nacionales de desarrollo y el organigrama de privatizaciones. Cuarto, se permite que los gobiernos regionales puedan nombrar directamente a los directores departamentales, cuando lo que debería hacerse es que por el momento éstos sean designados por el Ejecutivo, que todavía mantiene control sobre los organismos sectoriales.

    Como vemos el debate es en torno a la autonomía de estas nuevas instituciones. Autonomía que esperan conservar los presidentes regionales recién elegidos, y que será defendida de seguro por los revitalizados congresistas apristas.

    La otra batalla que se desarrollará será en torno a los presupuestos. Los escasos recursos harán que las nuevas autoridades reclamen más dinero para cumplir con sus promesas electorales.

    Como vemos el panorama se presenta peliagudo. Sólo quedará esperar que los `doce apóstoles' se porten como unos santos responsables, para que luego no los empiecen a llamar los `doce del patíbulo'. (Pablo O'Brien).


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal