Edición Nº 1748


 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    21 de noviembre de 2002

    ¡Ojito, Sr. Alcalde!
    La bien planeada recuperación del Centro Histórico es tarea que debe continuar.

    Domingo 17, 8 p.m.La noche de las elecciones, como celebrando la partida de Andrade, los ambulantes repletaron el centro de la ciudad. Fue un abuso.

    Logros de la Visión y el Coraje
    La obra del Alcalde saliente será recordada con gratitud no sólo en la Lima Cuadrada.

    NO bien elegido Alcalde de Lima en los comicios de fines de 1995, después de vencer en dura y desigual contienda a Jaime Yoshiyama, el candidato que contaba "con todo el apoyo", Alberto Andrade tomó la decisión correcta de iniciar la recuperación del Centro Histórico.

    La reubicación del comercio ambulatorio, que se había adueñado de la ciudad, fue el primer reto. Por allí debía comenzar la recuperación del espacio público y así lo entendió el burgomaestre. Poco después de asumir el cargo y ante la incredulidad general, los comerciantes fueron puestos en vereda o, mejor dicho, sacados de calles y veredas y llevados a zonas adecuadas. No fue fácil: algunas escaramuzas y no pocos contusos dan fe de ello.

    Una vez despejado el camino de ambulantes, Andrade la emprendió con las obras que demostrarían su firme voluntad de devolver la prestancia perdida al damero de Pizarro, y a Barrios Altos y Monserrate. En los años 1996 y 1997 se produjo el milagro (término que utilizaron por separado el arquitecto Crespo de la Unesco y Eusebio Leal, historiador y restaurador de La Habana Vieja). A un costo de dos millones de dólares se remodelaba la Plaza de Armas; a un costo un poco mayor la Plaza San Martín; y a uno menor el Parque Universitario y la avenida Nicolás de Piérola.

    Ha demostrado, con obras, que quiere a Lima.

    También, con poco más de un millón, se remodelaban el pasaje Santa Rosa, el jirón Lampa y la Plaza Italia. Las ceremonias de inauguración se sucedían. Descollaba la restauración de la iglesia y claustros de Santo Domingo, obra financiada por un banco privado.

    La campaña Adopte un Balcón era recibida con entusiasmo por los mecenas y más de 50 balcones republicanos fueron recuperados. Difícil olvidar, entre otros acontecimientos, el espectáculo de las luces iluminando progresivamente el magnífico marco urbano de la Plaza San Martín.

    Las antiguas iglesias comenzaron a reabrir sus puertas para realizar matrimonios, que ya sólo eran un recuerdo en el Centro Histórico. Lima revivía.

    Hoy que Andrade se aleja, sería conveniente recuperar ese extraordinario impulso, que ha dejado huellas en la visión, la vida y el alma de la ciudad entera. Entre tanto, señor Alcalde, no deje que el desorden y la mugre degraden otra vez a la ciudad.

     

    Jr. Lampa, 11-03-1996. Era, hasta hace cuatro años, sede del delincuencial antro La Cachina. Jr. Lampa, en la actualidad El ornato y la belleza de una ciudad no son un regalo para exquisitos. Son bienes sociales que benefician y agradan a todo poblador o visitante.

     

    07-11-1990. Hace diez años era un parqueo incómodo y fuera de lugar.
    19-11-2002 Andrade lo convirtió en el grato Pasaje Santa Rosa.

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal