Edición Nº 1733


Este espacio se subasta
 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Comun
  • Piedra de Toque
  • Artes y Ensartes
  • Mal Menor
  •  

     

     
    ARTES & ENSARTES 8 de agosto de 2002
    Por LUIS E. LAMA

    Utopías

    1.- La palabra rememora para nosotros tragedia cercana; la república imaginaria de Tomás Moro y, según el diccionario, "Plan, proyecto, doctrina o sistema halagüeño, pero irrealizable".

    2.- Utopía, por ejemplo, fue el trabajo de la comisión reorganizadora de la Escuela de Bellas Artes presidida por Leslie Lee. Los integrantes elaboraron una avanzada curricula imposible de aplicar con los actuales profesores. La comisión no supo distinguir entre él yo-quiero y el yo-puedo y se quedó en ese gelatinoso limbo donde todo tambalea para luego reacomodarse y alcanzar su nivel anterior. Todo suena a un sainete en el cual no faltaron las acusaciones que sindicaban a Joel Meneses, anterior director, como un delincuente. Y me pregunto, si Meneses robó tanto, qué hace libre, pero si era inocente... ¿dónde está la rectificación que obligan la ley y la ética? Lamentablemente vivimos momentos en que aparenta haber una sartreana necesidad colectiva de creer que "el otro" es el infierno. Y aquí radica la peor herencia del fujimorismo.

    3.- Recursos de orígenes fáciles de imaginar, demuestran cómo el lumpen que rodeó a la Comisión aprendió el amarillaje de Montesinos y emprendió el ataque anónimo a través de pasquines de corta duración. Debo reconocer que algunos ataques a quien esto escribe eran ingeniosos, pues dibujarme como "Draculama" y a Delfín con una estaca, como el Dr. Van Helsing que viene a "empalarme", resulta de conmovedora ingenuidad. Pero la fiebre llegó al delirio en el Museo de Arte cuando se intentó debatir en torno al arte en el Perú, una valiosa iniciativa que desembocó en utopía. Los organizadores, en lugar de analizar con realismo los problemas de la educación artística en el Perú, manipularon a los estudiantes creándoles fantasmas que sólo son el pretexto para evadir la verdadera solución a sus problemas. Y de esa manipulación son también culpables los expositores que se prestaron a este juego sucio.

    4.- Es muy importante que en Bellas Artes se hayan reanudado las clases, y queda pendiente el balance de lo realizado, no sólo en materia de curricula, sino también en cuanto a evaluación de profesores, así como los recursos que el Estado tiene la obligación de otorgar. Lee cuenta con la capacidad para analizar lo avanzado y lo pendiente, pero el problema radica en que nadie podrá realizar una buena labor si no tiene un absoluto respaldo político y económico. Hasta ahora sólo se ha hecho un maquillaje a lo que demandaba una cirugía radical.

    5.- Gracias a TIM se ha puesto en circulación "Los Cuatro Puntos Cardinales", un ejemplo del apoyo de la empresa privada a los artistas. Se trata de la primera publicación dedicada a una generación a la cual Jorge Villacorta y Cecile Zoonens, a través del grupo Quidam, privilegiarán durante su gestión en la Sala LMQG. Los textos que acompañan cada muestra, la diagramación, tipografía y carátula hacen de éste un libro recomendable. Sin embargo hay que decirlo, no se trata de los cuatro puntos cardinales del arte peruano, -título ampuloso e injustificado- sino de artistas respetables que ameritan, como muchísimos más, el tratamiento que se les ha brindado. Un título más apropiado hubiera sido "Mis Cuatro Patas Carnales".

    6.- Muestras como la de Bryce fueron inobjetables y la instalación de Esquivel fue ingeniosa. Pero no puedo evitar preguntarme qué hubiera ocurrido si parte de los auspicios hubiera sido destinada a la infraestructura... como servicios higiénicos y sistema de iluminación. Pero éstas son decisiones que un gerente cultural debe adoptar, conciliando necesidades internas con la urgencia de la promoción cultural. No tengo la certeza si la carísima muestra del ex-Plastikk haya sido un despilfarro, aunque lo parezca, lo que sostengo es que bien pudo buscarse un equilibrio en el gasto para que la LMQ no tenga el desolador aspecto que ahora luce.

    7.- No es utópico exigir que las autoridades comprendan que la cultura forma parte de sus obligaciones. Lo que ocurre es que la trama burocrática unida a los intereses políticos puede convertir a la gestión cultural en una tarea esquizofrénica. Desde la partida de Zoonens, que prácticamente coincidiera con el destape Bedoya-Montesinos, se vislumbraba la nueva política hacia la LMQ, y ahora corresponde reclamar que se otorgue a los futuros proyectos el mismo tratamiento que le permitiera al grupo Quidam hacer una eficiente labor. Alfonso Castrillón podrá hacer muy poco sin el tiempo y los recursos que demandan la realización de un programa coherente. Por eso habría que recordarle al Alcalde que austero no es sinónimo de barato, enredo semántico (?) que origina los actuales problemas. En cuanto a los líos internos, de ellos se encargará Contraloría cuando cumpla con investigar a los directores municipales.

    8.- Santiago Roose ganó el premio Telefónica. El jurado acertó en sus decisiones. Mención honrosa la llevó Iván Lozano, cuya obra nunca pude ver porque el equipo no estaba operativo, sin embargo, conociendo su trabajo, la distinción es merecida. Quizás pudo otorgarse más menciones para brindar mayores estímulos a los muchachos. El concurso ha tenido un nivel muy superior al de anteriores ediciones, por eso es imprescindible la continuidad de un certamen que sin dudas es el mejor del país. En cuanto a Miyagui, sus 15 minutos de fama se evaporaron. Te quemaste en tu propio averno patita. Lo siento por ti, cantaban Los Panchos.

     

    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Comun | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal