Edición Nº 1726


Este espacio se subasta
 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    20 de junio de 2002

    Mundial Patas Arriba
    Senegal o Turquía estarán en la semifinal; Italia, Portugal, Francia y Argentina eliminados y Corea aún sonríe. Una Copa extraña.

    Por ABELARDO SANCHEZ-LEON

    DOS grandes ligas del mundo - la española y la inglesa- pasaron a los cuartos de final. La italiana estuvo a punto de llegar si no hubiese sido por la actitud mezquina -cómo le han dado los del Canal 9- del coach Giovanni Trapattoni. Este elegantísimo entrenador (chef argentino o latin lover mediterráneo, una suerte de Rosano Brazzi) se dio el lujo de dejar a los dotados en el banco de suplentes y poner a los obreros en la cancha. Nosotros, los peruanos, a la distancia, por supuesto, también nos dábamos esos lujos en las eliminatorias, qué se creen, porque Maturana colocaba a Solano de marcador de punta y Andrés Mendoza jugaba solamente algunos partidos. Pero por más ternos que se hayan puesto Maturana y Uribe, volvamos a las elegancias del Mundial, un torneo que ha encontrado a los cracks extenuados, después de haber jugado sus dos torneos internos, la UEFA, y todas las copas que justifiquen los grandes sueldos que perciben. Tal ha sido el desgaste de las estrellas, que David Bekham se parece cada vez más a Gustavo Tempone, pues es el jugador de los tiros libres, los penales y los pases largos, que jamás se digna correr.

    El fútbol al reves.-Vieri marcó cuatro goles, pero la mezquindad de Trapattoni mandó a Italia de vuelta a casa. Corea hizo respetar la casa y en octavos se ve con la furia española. Der.; Brasil vive de sus talentos. A veces Ronaldinho Gaúcho vale más que todo un sistema táctico.

    De este desgaste se han aprovechado algunas selecciones, como la de Senegal, cuyos jugadores militan en la segunda división francesa y han superado a aquellos que lo hacen en la primera. Claro, cuanto grone exista en el Perú, querrá tener un parecido con ellos; los marcados Wenceslao Fernández y John Galliquio creen tener un aire de esos grandes marcadores de punta, de cuyos pies se inician los mortales contragolpes del cuadro africano. Ningún jugador peruano, en cambio, podrá verse como gringo o alemán, esos altotes de piernas largas y pases a la cabeza para que el número 9 la anide, nada más. Todos creían que México le pasaba por encima a los Estados Unidos cuando en la historia ha sido al revés; Estados Unidos pasa por encima sin mayores consideraciones. Alemania, Inglaterra y Estados Unidos tienen raíces reales, de nobleza y de fútbol. Trazos simples, puritanos, directos. Un fútbol que no gusta a los latinos, menos a los peruanos, de lenguaje confuso, actitud chichera, trazo barroco, tocando tocando, circulando, esperando, que tiene, en el mejor de los casos, a Italia de modelo. Pero Italia está eliminada, y solamente queda Brasil. Un Brasil que ha recibido una ayuda desvergonzada por parte de los árbitros ante Turquía y Bélgica, porque si bien es una mejor selección que la belga, el gol que le anularon a los europeos no tiene justificación. Por justicia, Inglaterra debe derrotar a este equipo de estrellas dispersas, sin cohesión, confiados cada uno en su mero nombre.

    Alemania con la camiseta mata. Germanos no pierden con sudamericanos desde la final de México 86. Al lado, fútbol ubicuo. Merchandising manda.

    Todo hace suponer que a las semifinales llegan cuatro sorpresas: Inglaterra, Senegal, España y Alemania. Inglaterra por su cohesión, bajo la batuta del matemático sueco; Senegal por sus rápidos contragolpes; España, porque la furia se la merece y se debe de haber contagiado de tanto crack que juega en su torneo nacional; y Alemania, porque cuando tiene grandes jugadores campeona, y cuando no, salen segundos. De los cuatro, el más naif son los africanos. Tres europeos en este tramo del mundial nos habla a las claras que el fútbol se ha globalizado, y que los grandes torneos son los europeos, donde militan casi todos los futbolistas que han participado en el mundial Japón-Corea. Para no quemarnos del todo, diremos que las verdaderas sorpresas pueden ser Brasil y Corea. Los sudamericanos despiertos, confiando en sus cracks, sin ayuda de los árbitros (una cosa es asustar a Turquía, botar a Bélgica y otra a los ingleses: Tony Blair llama a Bush y éste bombardea alguna ciudad del planeta.) O Corea, animada por un estadio inflamado, correteando como hormigas disciplinadas ante el escuadrón español. Brasil ha tenido una suerte que Francia, Argentina y Uruguay han envidiado. Corea se la ha ganado a pulso, y por primera vez los coreanos le van a Corea.

     

    A Inglaterra sólo le han metido 1 gol en 4 partidos, pero la sorpresa sigue siendo Senegal. Der.: la pasión turca pudo más que el anfitrión nipón.

     


     

    Plata Quemada
    Eliminación de favoritos del Mundial repercute fuerte en los países. Argentina y Francia pagan las cuentas.

     

    Quilmes invirtió más de $1.5 en Argentina. Pura espuma. Zinedine Adidas, ya se plantea el retiro.

    EL Mundial de Corea-Japón 2002 puede ser calificado de muchas maneras, pero si algo de interesante tiene, es que los países asiáticos han aprovechado la oportunidad (metálico mediante) que les ha dado Blatter y han atisbado una identidad que ahora se presume en una mezcla de físico y agilidad (en vez de potencia, como los africanos). Pero por lo que será recordada esta Copa, sin duda, es por la reivindicación de la sorpresa. Hasta antes del 2002 aquello de "ganar con la camiseta" era un axioma constatado (frase memorable: "el fútbol es un deporte de 11 contra 11 en el que siempre ganan los alemanes", Bobby Charlton). La posibilidad abierta del resultado se había perdido a tal punto que la duda sólo quedaba en encuentros de países de (supuestos) niveles similares. Todo eso murió desde el primer minuto del Francia-Senegal. Ahora hay que sudar para ganarle a Costa Rica y no vaya a ser que Túnez te empate. Y felizmente, los que han perdido más claramente con esta constatación no son los amantes del balompié, sino los anunciadores y apostadores.

    Argentina dejó de percibir $15 esperados millones por publicidad, por no llegar a la final. Lucro cesante, le llaman. Nestlé ha levantado sus pautas de televisión, y los sponsors albicelestes han decidido canalizar sus recursos a otros deportes como el rugby (paradójicamente, hace pocos días el equipo gaucho venció al francés, la final soñada antes del 31 de mayo). Por su parte, Adidas recompró el auspicio de la selección a Reebok y produjo 100 000 camisetas para la venta. Hasta ahora sólo han logrado vender un tercio del stock y Argentina ya está eliminada. Un informe de la Coordinadora de Actividades Mercantiles Empresariales indica que en las dos primeras semanas del Mundial sólo se vendieron el 40 % de artículos de merchandising de Argentina. Una tragedia (económica) sobre otra.

    En Francia la cosa no es para menos. TF1, una de las principales empresas de telecomunicaciones del mundo, compró los derechos de transmisión del Mundial en 168 millones de euros. El diario Libération estima que esa suma sólo era recuperable si el equipo galo llegaba a cuartos de final. Los franceses no metieron ni un gol. TF1 habría perdido entre 10 y 15 millones de euros y sus acciones han registrado bajas de más de 3 %. El mismo diario se burlaba de la monetarización del deporte diciendo que la final deseada no era Francia-Brasil, sino Nike-Adidas. Puede ser. Lo interesante es que desde ahora el fútbol ha ganado nuevos practicantes de nivel. Si occidente fuera más humilde gozaría con el gol que el coreano Park le marcó a Vítor Baía. Es una joya, pero el asiático no se apedilla Aimar ni Trézéguet. La última ironía es que no todo está perdido para los franceses. El sponsor de Senegal, que tiene medio pie en semifinales, es Le Coq Sportif, marca de bandera francesa. El gallo aún está ahí. (Jerónimo Pimentel).

     

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal