Edición Nº 1715


Este espacio se subasta
 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Lugar Comun
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    4 de abril de 2002

    Vilcabamba: La Ciudad Perdida
    ¿Quién Descubrió Qué?
    O cómo National Geographic acaba de meter la pata a lo grande en el Perú.

    Si hay algo que exalte a los fanáticos de las ciudades perdidas tanto como encontrar una ciudad, es una furiosa disputa sobre la ciudad encontrada. El complot de Victoria's Secret se desarrolla en el corazón del Vilcabamba, la region campeona mundial de ciudades perdidas e involucra a la National Geographic Society, pues ha sido acusada en el Cusco de reclamos fraudulentos. Por todo ello, el asunto promete mantener amargas hostilidades por años.

    El Complot de Victoria's Secret
    Cuestionable reclamo sobre el sitio arqueológico Cerro Victoria (3800 m.s.n.m.), desata debate entre exploradores.

    Por NICHOLAS ASHESHOV, en Urubamba*

    HA estallado una nueva y gran disputa sobre un sitio inca situado a 35 km al suroeste de Machu Picchu, en el corazón de la agreste Vilcabamba. La disputa involucra nada menos que a la National Geographic Society, la cual anunció con bombos y platillos hace un par de semanas, desde sus imponentes cuarteles generales en Washington: "Ciudad Perdida Inca Descubierta en el Perú".

    La National Geographic afirmaba que el sitio arqueológico, Cerro Victoria, fue descubierto el año pasado por el guía turístico británico residente en el Cusco, Peter Frost. Señalaba también que era un descubrimiento mayor, en la línea del mismísimo Machu Picchu, de Espiritupampa y Choquequirao. Pues era "uno de los sitios más importantes" desde el ocaso de los incas "hace más de 400 años".

    "Patrañas", afirman en el Explorer's Bar, de Urubamba, y en el Cross Keys Pub de la Plaza de Armas del Cusco. El director del INC Cusco, Edwin Benavente, dice lo mismo, solo que un poco mas elegante; "Lo que dice el National Geographic es muy, muy exagerado," afirma este distinguido antropólogo.

    Aquí en Urubamba y en la capital imperial dicen que la National Geographic está diciendo distinguidas tonterías, que la noticia de haber descubierto una ciudad perdida es falsa y que está tan ridículamente inflada que llega a fraude.

    Porque en primer lugar, fue Gary Ziegler, un arqueólogo, geólogo y montañista americano de 61 años, quien descubrió el sitio y, en segundo lugar, y es triste decirlo, no hay nada especial acerca del Cerro Victoria, excepto que tiene grandes vistas y que puede ser interesante para los arqueólogos, aunque ha sido vilmente huaqueada desde hace años.

    En efecto, es sólo uno de los varios grupos de humildes y modestos centros administrativos, residenciales y mineros, esparcidos a través de la agreste naturaleza del Vilcabamba. La confusión es tal que ni siquiera pueden ponerse de acuerdo sobre el tamaño del sitio. Ziegler, quien fue el que trazó el mapa para la expedición de la National Geographic, dice que cubre a lo mucho 2 km2. Mientras tanto, ellos anuncian en Washington que es de más de seis km2. Lo que pasa, dice Peter Frost, es que hemos incluido un lago glaciar -aunque no han ido todavía para ver si en realidad existe tal lago.

    Victoria's Secret, como lo llamó Ziegler cuando me lo mostró por primera vez, parados en la boca del socavón de Victoria hace un par de años, es un cerro difícil y aislado, a aproximadamente siete kilómetros al norte del masivo y majestuoso sitio de Choquequirao, una genuina ciudad perdida y de las mejores.

    Pío Espinoza, arriero principal del equipo de Ziegler y lugareño del Vilcabamba, fue quien le contó que había buenas ruinas allí y que tenía una plataforma en la cumbre. "Vamos a sacar plata del Geographic para investigar si es verdad", le dijo.

    El Cerro Victoria se levanta a 3,800 metros sobre el nivel del mar (Choquequirao está a 3000 msnm) y está al final de una cadena que desciende desde alturas mayores. Ofrece finas vistas de nevados, incluyendo la cadena de Pumasillo, Arma e incluso a través del vasto cañón del Apurímac hasta Ampay.

    Era el tipo de lugar en el que Ziegler pensaba que los incas podrían haber construido uno de sus sensacionales sitios ceremoniales que ahora son el corazón de la multimillonaria industria turística peruana.

    Gary Ziegler (al centro) fue quien descubrió el sitio hace dos años. Aquí acompañado del reputado Vince Lee y su asistente, Amy Figer. Der: Peter Frost encarna la manipulada versión de la National Geographic.

    Las disputas en la exploración, y especialmente en la exploración de ciudades perdidas, son tan normales que es difícil pensar en una expedición en la que no haya habido peleas mayores antes, durante y después.

    En el caso de Victoria, al margen de los desacuerdos personales entre Frost y Ziegler, es en realidad la National Geographic quien está en el banquillo. Ello debido a sus afirmaciones groseramente manipuladas. Frost parece como medio-golpista, pero es simplemente un tonto útil de la maquinaria publicitaria de una de las multinacionales más exitosas de la industria de medios.

    Hasta ahora es Frost y la National Geographic quienes hacen todo el ruido, mientras Ziegler se ha mantenido en silencio, "sentado en uno de sus caballos en México, bebiendo tequila y sonriendo", según uno de sus amigos del Cusco.

    La NGS es, por supuesto, honorable, rica y productiva y su voz es poderosa tanto como pomposa. Pero Ziegler, un buen tipo a quien le desagrada pelearse con otros, es un americano singularmente distinguido, recio y tranquilo. Es geólogo y arqueólogo -estudió para un PhD con el Dr. Jorge Muelle en San Marcos en los 60- así como un montañista de nivel internacional. Fue capitán de inteligencia del ejército durante la guerra de Vietnam, maneja un exitoso rancho en Colorado y es uno de los mejores operadores de tours de aventura en Sudamérica.

    Y Ziegler conoce Vilcabamba igual o mejor que cualquier otro explorador o académico. De manera intermitente desde 1964, ha escalado sus montañas y trazado mapas de sus caminos incaicos, incluyendo docenas de sitios menores -muchos de ellos más interesantes que Victoria-. Además suele compartir con rara generosidad su información y esfuerzos con amigos y conocidos. Estos incluyen a Gene Savoy, Vince Lee, John Hemming, Johan Reinhard, Robert von Kaupp, Stuart White y Percy Paz -un grupo pequeño y selecto de tipos duros y académicos, que nada tienen que ver con el negocio turístico.

    Sin embargo, Ziegler suele llevar turistas adinerados en sus exploraciones para compartir gastos -Savoy siempre ha hecho lo mismo- y en varias oportunidades contrató a Peter Frost como guía turístico, tal como lo hacía con los cocineros y los arrieros, para ayudar a llevar a los visitantes a través del abrupto campo en las caminatas estilo safari.

    Hoy, las notas de prensa de la NGS no mencionan a Ziegler. El asunto es que Ziegler ha señalado desde un primer momento que Victoria no es nada en especial. Igual consta en el reporte oficial del INC que se encuentra en los archivos del INC del Cusco, hecho por el antropólogo Alfredo Valencia.

    "Victoria es sólo uno de los muchos y modestos centros administrativos y mineros en Vilcabamba". Der.: "La National Geographic está diciendo distinguidas tonterías porque la noticia que difunde es falsa".

    Hay una cantidad de sitios incaicos que este grupo selecto de exploradores y académicos han encontrado sin hacer tremendo ruido al estilo National Geographic. Estos incluyen, por ejemplo, a La Mesa, semejante a Victoria, descubierto por Robert Von Kaupp en 1974; Lump'u Moqo, otra vez semejante en tamaño a Victoria, descubierto por Stuart White en 1978; Pincha Unuyoc, un complejo aun más grande entre Choquequirao y Victoria encima del Río Blanco, identificado por Ziegler en 1994; Lisas Kayhuana. otra vez más grande y más importante que Victoria, identificado el año pasado por Ziegler; sin mencionar grupos encontrados cerca a Choquequirao por Vince Lee que son a todas luces más imponentes que Victoria.

    Pero la pregunta que debemos hacernos es: ¿Qué está haciendo la National Geographic, con más de un siglo de experiencia incluyendo a Machu Picchu y al mismísimo Hiram Bingham, al inflar un asentamiento de tercera categoría al rango de una "Ciudad Perdida"?

    Lo que sospechamos, aquí en el Explorer's Bar, es que Peter Frost pensó, hace un año, que el Secreto de Victoria era una cosa segura, tal vez la última ciudad perdida. Por eso se aseguró con el dinero de la National Geographic, firmó un contrato en el que cuidadosamente puso su nombre y dio un golpe de estado.

    En el campo, Frost empezó a empujar a Ziegler hacia un lado y hubo tremendos problemas. Ziegler se retiró, desapareciendo solitario con su gente por el bosque por algunos días. ¿Qué encontró? No sé, pero tampoco lo sabe la National Geographic ni mucho menos Frost.

    Sin que sea la culpa de nadie, Victoria resultó tener poco de secretos valiosos. Frost, en realidad, obtuvo el poder de una expedición que se convirtió en un fracaso, un fracaso que no es culpa de nadie. Así sucede cuando se buscan ciudades perdidas.

    La National Geographic había estado tan convencida de que Victoria era lo máximo que envió un equipo de filmación, asegurándose de la manera más cara que las cosas salgan incluso peor de lo usual.

    Alguien en la National Geographic debe de haber decidido que podían lograr una declaración de Ciudad Perdida. Por ello, el 18 de marzo, la National Geographic Society anunció en Washington, y Frost en una conferencia de prensa en simultáneo en Lima, que habían encontrado lo que Frost describió como "algo especial", y la National Geographic como un "importante descubrimiento inca". La National Geographic citó a Johan Reinhard, el hombre que descubrió a "Juanita" en los nevados sobre Arequipa, afirmando que Victoria "es uno de los sitios más importantes de la región de Vilcabamba desde que los incas la abandonaron hace más de 400 años".

    Los diarios, la televisión y las estaciones de radio de todo el mundo recogieron esto, tal como la National Geographic sabía que lo harían. Un ejemplo es el de John Noble Wilford del New York Times, quien escribe como si supiera del tema: "Más o menos cada generación, los exploradores de los altos Andes del Perú descubren un elaborado lugar o ciudad sagrada, que había permanecido desconocida para los arqueólogos que estudian la civilización Inca. La más impresionante es aún Machu Picchu, descubierta en 1911, y ninguna "ciudad perdida" importante ha salido a la luz desde los 60. Eso parece, hasta ahora..."

    Cerro Victoria, ubicado a 3800 m.s.n.m. y situado a 35 Km al suroeste de Machu Picchu.

    La NGS añadió: "Victoria es un enorme y completo complejo de sitios arqueológicos, con gran significación histórica y funcional", citando a Alfredo Valencia, el arqueólogo del Cusco a quien se le pagó para que fuera en helicóptero al sitio arqueológico y diera los permisos del INC, requeridos por ley.

    Pero Victoria nunca fue importante. No está cerca ni en interés, tamaño, belleza o importancia a los muchos sitios en el Cusco, y alrededor de él, incluyendo a Vilcabamba.

    El reporte técnico de Alfredo Valencia en los expedientes del Instituto Nacional de Cultura, no hace ninguna afirmación o comparación de ningún tipo acerca del sitio. Incluye una colección de dibujos arquitectónicos y fotos. Sus descripciones son similares a las de Ziegler (ver el recuadro). Hay una bonita y aparentemente inusual plataforma de 35 metros de largo en la cima de la colina. Pero Victoria es un grupo de villas agrícolas y campos mineros, y eso es todo.

    Johan Reinhard es tal vez la única persona en el negocio inca -junto con el gran Gene Savoy- tan inteligente y físicamente resistente como Gary Ziegler. Por eso Reinhard estaba remecido cuando le contaron que Ziegler no compartía el ruidoso entusiasmo de la NGS por Victoria.

    En realidad, Reinhard le contó a Barry Walker, el cónsul británico en el Cusco, "Yo le dije al reportero de Los Angeles Times que me llamó (el único que me contactó directamente) que me parecía que era un sitio agrícola (puesto que no tenía albañilería fina, ni estructuras monumentales, ni terrazas, etc.), y tal vez sirvió como soporte del centro ceremonial de Choquequirao."

    Entonces ¿qué es? ¿Es una interesante ciudad perdida o uno de esos aburridos sitios llenos de matorrales donde un arqueólogo algún día estudiará para un PhD?

    Victoria era principalmente un campo minero respaldado en campos de maíz y papas, almacenes y rebaños de llamas, explotado por sus vetas de plata por muchos siglos, desde antes de la conquista hasta al actualidad. Las indicaciones preliminares, por lo menos las de los reportes de Alfredo Valencia y Gary Ziegler, dicen que estuvo habitado principalmente por mineros de labor forzada, migrantes y pobres, traídos como mitimaes, con un lugar administrativo menor inca (una especie de municipalidad distrital), con la adición del equivalente a una parroquia inca (algunas plataformas de las cuales se pueden aprovechar las finas vistas de varios grupos de nevados).

    __________
    *Nicholas Asheshov, 62, es presidente del Sacred Valley Railway. Fue miembro de la expedición en 1963 de la National Geographic a Vilcabamba (véase, Asheshov's Route, National Geographic Magazine, agosto de 1964).


     

    La Versión De Ziegler

    GARY Ziegler ha guardado silencio, pero aquí están algunos puntos principales de su propio informe. Es un poco aburrido porque es la realidad: Cerro Victoria, aparte de vistas estupendas (que se pueden obtener en casi todas partes en el Vilcabamba), es interesante sólo para un fanático de la arqueología. El equipo de filmación de la NGS, traído por un costo horrendo, estaba desesperado, intentando encontrar algo interesante para filmar. No había momias y no había ningún trabajo fino en piedra que son de rigor en los sitios ceremoniales incas. Cuando la expedición Ziegler-NGS 2001 llegó a Cerro Victoria entró en el pasado mes de junio, con dos veintenas de mulas, varias docenas de peones, arrieros, cocineros, baños portátiles, helicópteros, teléfonos satelitales y muchos cajones de vodka, y lo que Ziegler encontró era simplemente "una comunidad de soporte", según lo descrito en su informe técnico. La investigación preliminar pero bastante elaborada de la expedición, que incluyó un radar de penetración de tierra (GPR), mostró que Victoria era un campo para trabajadores migrantes, similar a muchos otros en el Perú. Puntos importantes del informe de Ziegler:

    La mayoría de las estructuras en Victoria son circulares, muchos con paredes bajas de1/2 metro o menos. Algunas características tales como las enormes plataformas de la cumbre son ceremoniales pero no encontramos ninguna configuración ceremonial obvia dentro del complejo... El grupo rectangular representa un centro administrativo inca dentro de un establecimiento de trabajadores no nativos importados o mitayos.

    Un número inusual de cámaras y soportes funerarios dispersados a través del sitio. Todo era de bajo estatus, con restos humanos y pocos objetos funerarios como vasijas, herramientas, adornos, que normalmente se espera encontrar en tales entierros. Esto influenció nuestra opinión de que los habitantes, por lo menos los que fueron enterrados aquí, tenían muy pocas posesiones.

    El sitio tiene la disposición y el ambiente de un establecimiento de trabajadores de bajo status, temporal o construido precipitadamente.

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Comun | China te Cuenta Que... | Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal