Edición Nº 1696

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    15 de noviembre de 2001

    Cónclave Para La Paz
    Sabios de todo el mundo acuden a cita peruana contra el odio.

    Ante multitud de fieles, el Papa refleja el dolor de hoy.Der.: Dos millones de peregrinos llegaron a la Meca el 2 de marzo para orar ante la Gran Mezquita.

    Escribe CESAR LEVANO

    MIENTRAS llueven bombas sobre Afganistán y proliferan estridentes anuncios de triunfo de la Alianza del Norte, los talibán persisten en su empeño de incendiar las montañas en medio de la nieve. En tal andamiaje de previsible guerra prolongada -con preludios de una catástrofe económica global-, la caída de un avión de American Airlines agrega espanto al corazón humano

    Ese contexto otorga relieve mayor a la conferencia Internacional titulada Al fin de la Batalla, de resonancia vallejiana, que se reúne en Lima desde hoy jueves 15 hasta el domingo 18.

    La cita es, precisamente, un esfuerzo de hombres de diversos horizontes profesionales, políticos, ideológicos y culturales en procura de aportar líneas de reflexión y prevención frente a las varias formas de violencia que amenazan al mundo.

    Hombres descollantes asisten al encuentro. Entre ellos, Lord John Alderdice, ex presidente de Irlanda del Norte y uno de los artífices de los tratados de paz de ese país. Otras eminencias son: Otto Kernberg, psicoanalista que presenta la ponencia "Ser analista en Nueva York antes y después del 11 de setiembre"; Louis Goodman, especialista estadounidense en relaciones cívico-militares y la psiquiatra inglesa Estella Welldon, autora del quemante libro Madre, Madonna, Puta.

    Entre los asistentes peruanos hay uno que puede echar leña al fuego de la atención pública: Joseph Maiman, ciudadano de origen judío que desempeña el cargo de Cónsul del Perú en Israel. Se le achaca intención de negocios con armas, pero se supone que no habrá ruido de sables en su participación. Veremos.

    Otros peruanos participantes serán Moisés Lemlij, presidente del Seminario Interdisciplinario de Estudios Andinos (SIDEA); Max Hernández; Julio Cotler; Enrique Obando; el almirante (r) Alberto Panizo y, probablemente, el presidente del Consejo de Ministros, Roberto Dañino.

    El arsenal de temas de la reunión abarca desde la creciente amenaza del terror después del 11 de setiembre hasta las cartas que se pueden barajar para la paz en el Medio Oriente. Otro tema caliente: El nacionalismo árabe versus el fundamentalismo islámico.

    La lucha contra las drogas, el papel del nuevo indigenismo latinoamericano, las relaciones entre ética y política, la salud mental y sexualidad, el holocausto cruel de los judíos practicado por la bestia nazi, la violencia en el Perú, incluidos los casos de Sendero Luminoso y el MRTA: todo eso entra en el panorama que los grupos de la reunión examinarán en tres días intensos.

    También para Lemlij la guerra es demasiado importante para dejarla sólo a los militares. Max Hernández (derecha) es el otro impulsor de la Conferencia que reúne a especialistas diversos.

    ARTE DE ODIAR

    Conversé con Moisés Lemlij días antes de la Conferencia. Empecé recordándole un ensayo de Woody Allen, que es judío, en que éste explica cómo al odio de los nazis contra los judíos ha sucedido el odio de los judíos contra los palestinos, y persiste el odio de los blancos contra los negros y de los negros contra los blancos. Se pregunta Allen si no vendrá después el odio contra los zurdos o los barítonos, porque quizás el hombre tiene más necesidad de odio que de amor.

    -Los hombres aman aprisa, me respondió Lemlij. Pero para odiar se toman todo el tiempo del mundo. Lord John Alderdice nos hablaba de la guerra entre católicos y protestantes en Irlanda. Muchos dicen que es por influencia inglesa. El decía que irlandeses del Norte se mataban con los del sur antes de que hubiera catolicismo allí, antes de la invasión de los ingleses. El problema es cómo lograr que estos odios "naturales" puedan convertirse en un sistema de convivencia. Yo no creo que exista el amor sublime que todo lo redime. Creo que tiene que haber pactos, contratos sociales. También ahora.

    -Un ensayo de Henri Lévy, le dije. refiere cómo, en Ruanda, los hutus cortaban a los tutsis de un machetazo, primero un brazo, luego el otro, o le partían en dos la cara. Había a veces que pagar a los asesinos para que mataran de un solo golpe. Pagar a asesinos que llegaban cantando, bailando, riendo. ¿Cómo explica eso el psicoanális?

    -Todo psicoanálisis reconoce que hay un instinto fundamental de odio y un instinto fundamental de coordinación de los sentimientos que uno podría llamar amor. La cultura es un intento de organizar el instinto para transformarlo en algo constructivo.

    -¿Y el odio entre hinchas del fútbol?

    -Se habla del narcisismo de la pequeña diferencia. Los seres humanos a veces queremos diferenciarnos al máximo de aquello que nos es parecido. Por eso lo denigramos y lo transformamos en algo totalmente repugnante. Es el caso de las barras bravas. Pero no creo que esto pueda ser estudiado por una sola disciplina. Por eso nuestra Conferencia será de grupos multidisciplinarios.


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Bienes y Servicios | Controversias | Lugar Común | China te Cuenta Que... |
    Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal