Edición Nº 1696

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    15 de noviembre de 2001

    El Hoyo de la Interpelación
    El Congreso interpelará a ministros Olivera, Waisman y Rospigliosi. Ellos deberán explicar -y mostrar- las pruebas por las que decidieron dudar de la Marina.

    Lunes 12 El relevo en la Comandancia General tuvo un gran ausente: El comandante saliente. La Marina expresó su malestar

    ALREDEDOR de 53 adhesiones, pertenecientes a igual número de congresistas, echarán a andar este jueves 15 la maquinaria de la interpelación parlamentaria sobre los ministros Fernando Olivera, David Waisman y Fernando Rospigliosi.

    Así, legisladores del Apra, Unidad Nacional, UPP y Acción Popular, entre otros, demandarán a los titulares de Justicia, Defensa e Interior el esclarecimiento de una situación que ha puesto en entredicho a la Marina de Guerra, además de arrojar sombras sobre lo que realmente pasa en la prisión de la Base Naval del Callao.

    La última vez que un ministro había sido interpelado fue en mayo de 1991, cuando Carlos Torres y Torres Lara, a la sazón jefe del segundo gabinete de Alberto Fujimori, acudió al Congreso para informar sobre el aluvión legislativo que entonces emitía el gobierno. Ahora, el detonante ha sido una conferencia de prensa en la que estos tres ministros terminaron, de alguna u otra forma, enfrentados a la Armada.

    Que el poder de los militares se mantenga subordinado al de la autoridad civil es algo que está fuera de todo cuestionamiento. Pero en este caso la génesis del entuerto -la presentación de estos ministros acompañando al abogado Juan Luis Echaíz el miércoles 7- (ver nota aparte), provocó un comunicado de respuesta por parte de la Marina y la posterior destitución del vicealmirante Alfredo Palacios Dongo del cargo de comandante general.

    El desenlace, que no pocos consideran caprichoso e injusto habida cuenta del tono utilizado por Olivera y Waisman en todo este episodio, ha motivado la reacción del Legislativo y por eso estamos ad portas de una batalla política de la que Olivera, Waisman -y en menor medida Fernando Rospigliosi- difícilmente saldrían fortalecidos.

    Ciertamente, la censura no los ronda. Para que ésta sea posible se requieren 61 votos y las fuerzas que apoyan la interpelación saben que esa posibilidad es remota. Pero el solo hecho de llamar a los ministros y obligarlos a responder un pliego determinado de preguntas, con el consiguiente debate, será un desgaste que los tres involucrados no se esperaron. El martes 13, durante la reunión del consejo directivo, los representantes de Perú Posible y el FIM trataron por todos los medios de impedirla.

    Parecen, pero no están chiflados. El "golf" político los coloca ahora en un arduo disparadero.

    Como dijo un parlamentario curtido en estas lides, "interpelar no es invitar, sino traer a un ministro de las orejas para que explique la validez de sus actos".

    Los ánimos están caldeados y no sólo en la Marina. Tres semanas atrás Fernando Olivera ya había involucrado a Waisman y Rospigliosi -e incluso al ahora destituido Palacios Dongo- en una suerte de pesquisa que intentaba demostrar que el congresista aprista César Zumaeta había ingresado subrepticiamente a principios de septiembre a la Base Naval para coordinar con Vladimiro Montesinos. El ardid no prosperó, pero entonces la Marina también se había sentido utilizada (CARETAS 1691).

    Esta vez, Fernando Rospigliosi intentó marcar distancias con la situación. "No avalé nada con mi presencia. Me invitaron para que prestara garantías a una persona que iba a hacer una denuncia importante sobre la Base Naval y en esa conferencia dije que la policía le daría las garantías al abogado", aseguró el ministro del Interior.

    En este último affaire, Waisman resulta directamente comprometido en los entretelones del comunicado de respuesta que emitió la Marina el viernes 9. Según una fuente, Waisman sabía que la Armada había preparado un comunicado de respuesta a Olivera -el mismo que le costó el puesto a Palacios- y no se opuso claramente al mismo. "Si no llamo hasta las 7 p.m. pueden hacerlo público", habría dicho el ministro. Cuando llamó para objetarlo, pasadas las 8 p.m., el comunicado ya había sido emitido (ver "Punto de quiebre").

    El pronunciamiento de los marinos agitó el cotarro gobiernista y sus ecos llegaron hasta Nueva York, donde el presidente Toledo se hallaba a propósito de su presentación en las Naciones Unidas. El sábado 10 el vicepresidente Raúl Diez Canseco volvió a Lima desde CADE de Chiclayo para ver de cerca la situación. El tema lo preocupó, pero no adelantó nada hasta la llegada de Toledo el domingo.

    Defenestrado Alfredo Palacios Dongo. Derecha : Jorge del Castillo, tras firmas sacará las uñas.

    Distinta fue la actitud de Fernando Olivera, quien anduvo de lo más feliz y besucón durante la última jornada de la cita empresarial, codeándose con el premier Dañino, Fernando Villarán, Pedro Pablo Kuczynski y otros miembros del gabinete que no parecían disgustados con Popy por forzar este desencuentro con la Marina. Eran, sin duda, dos estilos de afrontar la crisis.

    Ya en Lima, el mandatario optó por respaldar a sus ministros. Se dice que le pidió a Palacios Dongo que solicitara su pase a retiro, pero éste le aseguró que no había cometido nada indebido, por lo que Toledo no tuvo más remedio que decidir su destitución. Al día siguiente, Palacios mostró cuán dolido estaba. No asistió al cambio de mando en el que asumió funciones el vicealmirante Ricardo Arboccó.

    Sintomáticamente, la ceremonia se realizó en privado, sin acceso de la prensa y en sólo 20 minutos. Esta vez no hubo sonrisas y felicitaciones, como las que le brindaron los marinos a Toledo el martes 6 (un día antes de la conferencia organizada por Popy) con ocasión de su condecoración con la Orden Cruz Peruana al Mérito Naval y la Orden Gran Almirante Grau en el Grado de Gran Cruz Especial, que le fueron dadas en su calidad de Jefe de Estado.

    En todo esto hay algo que aún no queda debidamente aclarado, y por eso el Congreso recurre a la interpelación.

    Un día antes de que sus ministros se explayaran, Toledo recibió -feliz- condecoraciones de la Marina.

    ¿QUIEN ES ARBOCCO?

    Tras la salida de Alfredo Palacios Dongo de la Comandancia General, su relevo, el también vicealmirante Ricardo Arboccó Licetti, tiene por delante una coyuntura espinosa. Para la Marina, custodiar a Vladimiro Montesinos siempre fue una suerte de "presente griego": fuera cual fuese el arma que lo tuviera detenido, las sospechas de si aún ejerce su poder no se harían esperar.

    Las diferencias entre Ricardo Arboccó Licetti y Alfredo Palacios Dongo pueden parecer poco marcadas. Arboccó fue parte del grupo de vicealmirantes que debió avalar el polémico comunicado que el domingo 11 terminó con la carrera de este último. Años antes, Arboccó firmó la lista de sujeción y fue ascendido a contralmirante en enero de 1995, cuando Montesinos ya le daba su visto bueno a los ascensos. Su currículum indica que ha llevado estudios en armas submarinas, comando y Estado Mayor, guerra de superficie, alta gerencia y defensa nacional. Entre sus condecoraciones están las de caballero, oficial, comendador y gran oficial, todas en la Cruz Peruana al Mérito Naval. Arboccó fue ascendido a contralmirante junto a Palacios Dongo y, como éste, asumió el rango de vicealmirante en enero de este año. En los últimos meses se desempeñó como inspector general y comandante general de Operaciones Navales.

    Daniel Estrada (UPD) y Rafael Rey (UN) estarán en la primera línea de la interpelación.

    BATALLA CONGRESAL

    Así, las principales fuerzas de oposición -con la excepción de Somos Perú, que se ha negado a firmar el pedido- darán inicio a la interpelación, proceso que sigue un calendario bastante dilatado. Puesto que se tienen las firmas requeridas (más de 36), este jueves 15 el Pleno admitirá a debate y discutirá las razones por las cuales ésta procede.

    Todo indica que, a tenor de la docena de preguntas que les espera a Fernando Olivera y David Waisman, son ellos quienes recibirán la artillería más pesada. Una semana después (jueves 22), el Congreso votará para decidir si finalmente llama o no a estos ministros. Voceros del Apra y Unidad Nacional han dejado entrever que Olivera y Waisman serían finalmente interpelados, y que Rospigliosi quedaría en el camino puesto que su participación ha sido menor. Finalmente, el jueves 4 de diciembre los titulares de Justicia y Defensa concurrirían al Legislativo para explicar su proceder. Cuentan con casi 20 días para reunir las pruebas que justifiquen sus acciones durante esta crisis.

    El gobierno de Alejandro Toledo ha sentido, nuevamente y en ausencia del líder, que su gabinete tiene un handicap que tarde o temprano podría quedar -como en el golf- atrapado en una trampa de arena. Lamentablemente, Fernando Olivera todavía no aprende hacía dónde debería llevar los palos. (Pedro Tenorio).


    Anclas Calmas
    La Marina no tiene un historial proclive al golpismo.

    EN el Perú han sido frecuentes los choques de las Fuerzas Armadas con el Poder Ejecutivo. La Marina no escapa a esa regularidad, con una diferencia: las discrepancias del Ejército usualmente han culminado en golpe, las de la Marina, no. Testigos son el Almirante Grau en el siglo XIX y los almirantes Luis Vargas Caballero y Alfonso Panizo en años recientes.

    Grau se enfrentó más de una vez al Ejecutivo, en nombre de la Constitución y del honor nacional, pero nunca aspiró a hacerse del poder. Ejemplar fue que él y otros treinta marinos se opusieran a la decisión del presidente Mariano Ignacio Prado de conferir al marino estadounidense Tucker el mando de la escuadra que debía enfrentarse a la española en Filipinas. Grau y sus camaradas fueron confinados, en represalia, a la isla San Lorenzo. Corría el año 1866.

    En el siglo XX, a la caída del dictador Augusto B. Leguía, asumió el poder el comandante Luis M. Sánchez Cerro. Cuando éste, aprovechando la inmensa popularidad que le había dado el que encabezara el levantamiento que derrocó a Leguía, intentó permanecer en el poder e incluso debelar por la fuerza un levantamiento en Arequipa, la Marina se opuso. La expedición represiva que iba hacia el sur en barcos de la Armada tuvo que virar y retornar al Callao. Sánchez Cerro debió resignarse a unas elecciones democráticas, las primeras de nuestra historia.

    Hubo en esos años violentos un levantamiento de la marinería contra el régimen de Sánchez Cerro, que se había tornado violentamente represivo. El motín fue debelado y se fusiló a ocho jóvenes marineros.

    Más tarde, el 3 de octubre de 1948, hubo otro levantamiento de la marinería, bajo conducción aprista, esta vez con el apoyo de algunos altos oficiales. La insurrección fue dominada, con muchos muertos, y esa intentona estimuló los afanes golpistas de un fuerte sector del Ejército. Esto se tradujo en el golpe militar del general Manuel Odría, el 27 de octubre de ese mismo año.

    VARGAS CABALLERO VS. VELASCO

    En el gobierno de Velasco, instalado en 1968, tras el derrocamiento de Fernando Belaunde Terry, hubo desde el principio una oposición sorda de la Marina, encabezada por quien era miembro de la Junta Revolucionaria y comandante general de la Armada: el almirante Luis Vargas Caballero. El proceso de las pugnas ideológicas entre Velasco y Vargas Caballero se puede seguir en nuestra revista (CARETAS 475, 481 y 501).

    El 17 de mayo de 1974 hubo en la Federación de Periodistas un almuerzo. Fue en el local de ésta, en la avenida Abancay. Se había invitado también a colegas del oficialismo. El único plato fuerte fue una sopa preparada por Guido Monteverde. Pero la prensa gobiernista dijo que esa reunión había sido una "demostración de fuerza contrarrevolucionaria".

    El almirante Vargas Caballero aclaró con ese motivo que "la libertad de expresión es uno de los postulados del Gobierno revolucionario" y que "criticar o discrepar no es ser contrarrevolucionario".

    Eso bastó para que lo sacaran del poder y de la Marina.

    El almirante Guillermo Faura ocupó el puesto de ministro de Marina en 1974, después de caído Vargas Caballero. Su nombramiento fue muy cuestionado en la institución, y se produjo incluso un ataque con explosivos a su casa. Se demostró que estos últimos eran del arsenal marino. Se sospechó que uno de los autores del atentado era el teniente AP Juan Polar Echeandía. A muchos sorprendió que éste reapareciera en agosto de este año como asesor principal de David Waisman, ministro de Defensa. Tantas fueron las hablillas, que el asesor hizo mutis por el foro, aunque en estos días ha vuelto a aparecer, según un testigo naval, en compañía de Waisman.

    EL CASO PANIZO

    El almirante Alfonso Panizo era comandante general de la Marina hasta el 28 de julio de 1990, día en que Alberto Fujimori asumió por primera vez el poder. En el Tedeum de la mañana se vio a los comandantes generales de la Marina Alfonso Panizo y al de la Fuerza Aérea Germán Vucetich. A las cuatro de la tarde debía realizarse la ceremonia de reconocimiento de Fujimori como jefe supremo de las Fuerzas Armadas. Pero la ceremonia se inició a las 7 de la noche.

    Cuanto ésta ocurrió, los comandantes generales de la AP y de la FAP ya eran otros. Panizo y Vucetich habían sido defenestrados. Se sabe que el primero había sido partidario de la candidatura de Mario Vargas Llosa y se dijo que en algún momento se expresó en términos despectivos respecto a Fujimori.

    En todo caso, tampoco esa vez la Marina se levantó. Lo más que intentó el almirante Francisco Vainstein Borrani, comandante de operaciones navales, fue sacar a las naves mar afuera, en señal de protesta. Se dice que dio la orden, pero que ésta no fue acatada. (César Lévano).

     

    Punto de Quiebre
    Entretelones de un comunicado que remeció el escenario político.

    MINUTOS después de escuchar la denuncia del abogado José Luis Echaíz, la mañana del miércoles pasado, el inspector general de Marina, vicealmirante Jaime Monje Acuña, recibió una llamada telefónica. Era el -hasta entonces- comandante general de Marina, Alfredo Palacios Dongo, quien le ordenaba una urgente investigación. La pregunta: ¿Cómo puede alguien hablar tan suelto de huesos ante las cámaras que ingresó dos veces a la Base Naval para entrevistarse con Vladimiro Montesinos violando toda medida de seguridad? Seguro no sólo se la hacían los marinos y era necesaria una explicación.

    Según nuestras fuentes, por la tarde hubo una improvisada reunión en la base naval, a la que asistieron además del Inspector General, los jefes del CEREC, COMZONAV, FOES y PON.

    Cada responsable llevaba los cuadernos de bitácora, es decir el registro diario de ingresos de personas ajenas a la base.

    Por la noche, el comandante general Palacios Dongo habría llamado al ministro de Defensa David Waisman para adelantarle su impresión de los hechos: "¡Es una farsa, ministro, no podemos caer!" Ante lo que Waisman prefirió no opinar.

    El jueves, otra vez Palacios llamó a Waisman y le comunicó que ya estaba listo el comunicado producto de la investigación preliminar efectuado por Inspectoría, pero el ministro le respondió que se encontraba en Chiclayo, que conversarían a su retorno a Lima y que además le interesaba visitar las instalaciones de la base naval.

    El día viernes 9, Waisman llegó a las diez de la mañana y, acompañado del Inspector General, inició la inspección. El recorrido duró aproximadamente dos horas, luego de lo cual se retiró aparentemente conforme. Incluso le habrían mostrado las extremas medidas de seguridad con las que cuenta el CEREC para casos de emergencia.

    Según su propia versión, difundida a través de una emisora radial, por la tarde habría sostenido una reunión privada con Palacios Dongo, donde éste le enseñó el comunicado que pensaba difundir como descargo a la denuncia de Echaíz, ya que, según Palacios, era necesario que la opinión pública no se quedaba con una versión parcializada.

    Finalizada la reunión, Waisman le habría advertido que no podía decidirlo él solo y que necesitaba consultarlo. Quedó en responder a las 7:00 p.m., pero Palacios Dongo, al no recibir ninguna comunicación del Ministerio de Defensa y encontrándose reunido en una Junta de Almirantes (formalidad institucional antes de tomar decisiones) con los vicealmirantes Humberto León Ravínez Giranda, Jaime Monje Acuña y Ricardo Arboccó Licetti (actual comandante general), decidió emitir el comunicado asumiendo como institución las responsabilidades del caso.

    El comunicado remeció el escenario político y fue considerado como una sedición contra el poder civil.

    Raúl Diez Canseco, encargado de la Presidencia mientras Toledo se encontraba en misión oficial en Nueva York, declaró el sábado luego de su intervención en CADE 2001 que sostenía las "reuniones que corresponden, a los niveles adecuados en torno a las investigaciones", pero que prefería esperar la llegada del presidente Toledo y no tomar partido.

    Alejandro Toledo, a su regreso el domingo, convocó a reunión ministerial donde le informaron lo ocurrido. Por la tarde citó a Palacios Dongo a su despacho, donde le pidió poner su cargo a disposición. Éste se habría rehusado esperando que ordenaran su relevo, como ocurrió. Y al día siguiente, evidenciando su malestar, no asistió al cambio de mando. Tampoco concurrió el vicealmirante Jaime Monje Acuña, quien como inspector general estuvo a cargo de la investigación de los hechos denunciados. Al cierre de esta edición, Monje Acuña solicitó su pase al retiro. No obstante, la situación en el escalafón de la Marina es aún incierta. Palacios Dongo mantiene silencio absoluto, ya que oficialmente sigue en actividad. (P.M./E.M.).

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Bienes y Servicios | Controversias | Lugar Común | China te Cuenta Que... |
    Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal