Edición Nº 1694

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    31 de octubre de 2001

    Coches Vacíos
    Ofensiva crediticia busca incrementar el consumo.

    Cuatro años de recesión en línea de espera.

    Escriben
    RAFAEL HIDALGO, VANESSA DE LOS RIOS

    SEGUN la teoría, el consumo es la parte del Producto Bruto Interno (PBI) que no se ahorra. En buena cuenta la que se dedica a los gastos en alimentos, vestido, vivienda, educación y entretenimiento, rubro que para muchos peruanos se reduce a beber un par de cervezas.

    En realidad, el consumo es la actividad económica esencial. Aun si llegara a producirse la ruina total de cualquier sociedad, los hogares no dejarían de consumir lo mínimo.

    No es el caso peruano, pero luego de cuatro años de recesión y evidente caída del PBI (de 8.5 % en el segundo trimestre de 1997 a -1.0 % en similar período del 2001), es un hecho que el consumo público y privado no goza de buena salud.

    En el caso del consumo público éste viene mostrando una acentuada tendencia a la baja desde el cuarto trimestre del 2000 (-4.0 %). En el primer y segundo trimestre del 2001 también ha reportado retrocesos de -7.1 % y -2.8 % respectivamente (Boletín Semanal BCR Nº 39).

    Aunque con números positivos, el consumo privado tampoco muestra signos de haber ingresado a un franco proceso de recuperación. En 1999 retrocedió -0.4 %, en el 2000 avanzó a 3.9%, pero en el primer y segundo trimestre de este año sus signos vitales continúan débiles (1.2 % y 1.5 %, respectivamente).

    Hasta el momento el cóctel económico presentado por el gobierno de Perú Posible (una dosis reducida de incremento de sueldos al sector público con una pizca de rebaja en los impuestos) no consigue reanimar la demanda. En el primer y segundo trimestre del 2001 refleja una sostenida contracción (-1.7 % y -1.9 % respectivamente).

    No se puede negar que hay cierto ruido en el motor de la economía. Hay tibias señales de reactivación productiva (el PBI entre el primer trimestre y julio-agosto del 2001 ha avanzado de -2.2 a 0 %). Sin embargo, el encendido no es aún sostenido.

    Tocando fondo. Los gastos promedio mensuales en Lima cayeron de US$ 880 en el 2000 a US$ 833 en el 2001.

    A EMPUJONES

    El incremento de sueldos (S/. 50) a la administración pública tiene como objetivo básico recuperar el consumo y poner en marcha el carro de la economía. El gobierno asume que todo aumento en los ingresos necesariamente se traslada al consumo. No es así. El célebre economista inglés John Maynard Keynes acuñó en 1936 la tesis de la "propensión al consumo". Esta dice que en promedio, las personas tienden a aumentar su consumo según aumentan sus ingresos, pero no tanto como haya aumentado su ingreso. En otras palabras, según aumentan sus ingresos también lo hacen su consumo y su ahorro.

    Por eso, de los S/. 900 millones que mensualmente transfiere el Tesoro Público al Banco de la Nación para el pago de remuneraciones no todo va al consumo. Por lo menos se quedan en ahorros S/. 50 millones al mes, para sorpresa de su presidente y viceministro de Hacienda, Kurt Burneo.

    A fines de setiembre se han acumulado S/. 300 millones de ahorros.

    Ahora el banco estatal intenta dar otro empujón al consumo ofreciendo préstamos a los servidores públicos de entre S/. 300 y S/. 3,000 (Programa Multired). Sus proyecciones son ambiciosas: 760 mil créditos en 14 meses y un monto promedio de S/. 1,800. Se calcula que se "inyectarán" S/. 212 millones mensuales.

    Si el objetivo del programa es ampliar la demanda interna y por lo tanto el consumo, para el director del BCR Juan José Marthans es una pretensión "exagerada e inexacta, porque el préstamo se va a descontar en 12 meses con una tasa de interés real positiva que más que ampliar la demanda, en ese lapso, la va a contraer".

    Para Marthans el préstamo dará un primer empujón a la demanda, "pero este efecto se puede perder en 12 meses".

    Préstamos del Banco de la Nación a los servidores públicos tuvieron inicial acogida, aunque no todos están de acuerdo con su efecto reactivador. derecha, Kurt Burneo, presidente del banco.

    SEÑALES NEGATIVAS

    Mientras tanto, los indicadores de consumo siguen mostrando tendencias decrecientes. El promedio de gastos corrientes mensuales de los hogares de Lima Metropolitana se ha reducido de US$ 880 en el 2000 a US$ 833 en el 2001. (-5.3 %), según la Encuesta de Niveles Socioeconómicos realizada por Apoyo Opinión y Mercado en julio del 2001.

    Sorprende que en la estructura de gastos familiares, en promedio, el único rubro que cae es el de alimentos (-8 %). Registran incrementos considerables los gastos de telefonía (100 %), educación (70 %), transporte (15 %), electricidad (11 %) y agua (11 %).

    Otro indicador que revela esta contracción del consumo es el comportamiento del IGV interno. Según el último reporte de la SUNAT, en setiembre la recaudación de este impuesto muestra resultados negativos (-4.1 %) respecto a los ingresos recaudados en similar mes del 2000. En términos acumulados la recaudación del IGV interno registra una disminución real de 5.0 %. La evolución de este tributo depende del nivel de actividad económica.

    En el sector construcción el retroceso también es evidente. Entre enero y agosto de este año ha caído -10.5 % con respecto a similar período del año pasado por la contracción de obras públicas y privadas y de la autoconstrucción.

    Por eso, las ventas de cemento muestran la misma tendencia. Hasta julio de este año las ventas acumuladas de este insumo se han desplomado en -13.9 %. (Asociación de Productores de Cemento-Asocem). Sólo en agosto, este sector reportó una contracción de 9.1 %, lo cual se reflejó en la disminución del consumo interno de cemento en 25 mil toneladas métricas que se traducen en una caída de 7.9 % ( Informe de Producción Nº 10. Octubre 2001.INEI).

    También la actividad comercial entre enero y agosto ha registrado una disminución de 0.9 %, por la menor venta de productos agropecuarios y el menor flujo de productos importados registrados, en los diferentes canales de comercialización interna.

    Donde sí hay indicadores positivos es en el sector electricidad. Entre enero y agosto de este año las ventas de energía eléctrica de las distribuidoras y generadoras a cliente final han crecido en 4.9 % respecto a similar período del 2000. Por eso, algunos optimistas piensan que hay luz al final del túnel.

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Bienes y Servicios | Controversias | Lugar Común | China te Cuenta Que... |
    Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal