Edición Nº 1694

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    31 de octubre de 2001

    Arranque de Control
    Contralor Genaro Matute no llegó al cargo por obra del consenso. Pero demanda unánime impulsa su primera investigación de oficio.

    Al contralor Matute no le faltan reflejos. Su independencia todavía tiene que confirmarla.

    Escribe SERGIO CARRASCO

    AUNQUE su gestión ha arrancado a tono con las circunstancias investigando el caso de Jorge `Coqui' Toledo (ver aparte), no ha sido como se esperaba el ingreso a la administración pública de Genaro Matute, el decimosexto Contralor General de la República desde que se creó el cargo en 1929.

    Su designación es producto de una elección controvertida y, encima, ha sembrado vientos en el clima de concertación que promueve el presidente del Consejo de Ministros, Roberto Dañino. Mientras el secretario general del PAP, Jorge del Castillo, amenazaba con renunciar a la mesa directiva multipartidaria del Congreso, Alan García definía el hecho como un obstáculo para la concertación. Y, en la otra orilla, el mismo viernes 26 y desde Ayacucho, el Presidente Alejandro Toledo anunciaba, para alimentar el desconcierto, que en lo sucesivo él se reunirá con los líderes políticos para fines de la concertación.

    Como se sabe, la Comisión Permanente aprobó por 14 votos contra 12 la propuesta del Ejecutivo. Nueve de los votos favorables fueron de Perú Posible y tres del FIM. Los otros dos, los definitivos a la postre, fueron los de Eduardo Salhuana (RA) y Manuel Merino de Lama (UPD).

    Salhuana, congresista por Madre de Dios, días atrás había dejado en suspenso su pertenencia a la bancada de gobierno. Fue en señal de desacuerdo por el nombramiento de una fuerina como nueva titular del CTAR-Madre de Dios. Por otra parte, se acusa al acciopopulista Merino de haber roto un preacuerdo tomado en el grupo parlamentario que integra. De hecho, los otros dos miembros de la Unión Parlamentaria Descentralista con asiento en la Comisión Permanente -Javier Diez Canseco y Daniel Estrada- votaron, como el PAP y UN, en contra de Matute.

    Pero, según Merino, AP había tomado la decisión de apoyar la candidatura del Ejecutivo. Entre la lealtad partidaria y la sinergia grupal, primó la primera. En el caso de Salhuana, en los días cercanos a la votación habría recibido la promesa de reconsiderar -léase anular- el nombramiento de Esperanza Abarca Choquivilca para el CTAR Madre de Dios. Pero acaso tanto como el supuesto ofrecimiento habría pesado su opinión crítica de AGP: si de distancias se trata, siempre será mayor la que tiene con el PAP.

    AGP ha señalado que la elección de Matute tuvo un tufillo propio del fujimorismo. Pero la elección de Luz Aurea Sáenz en 1987 no fue precisamente agua de malvas (CARETAS 979). La ratificación de la propuesta de la Comisión de Constitución en el Senado -donde el PAP tenía 32 representantes- se produjo por 31 balotas blancas contra 16 negras. Justo una más de las necesarias para conseguir el nombramiento de Contralora. En total fueron 47 balotas. Pero resulta que previamente, al votarse en la misma sesión una cuestión previa referida a la trayectoria de Sáenz en el Jurado Provincial de Elecciones, se produjo una votación de 29 contra 17, desfavorable a la futura contralora. Es decir, 46 en total. Nadie pudo explicar la diferencia de votos totales entre una y otra votación, pese a que en el acápite referido a votaciones del reglamento interno se señalaba que "durante la votación nadie puede salir ni entrar, y los que no hayan concurrido al debate, tampoco serán admitidos a votar".

    Algo, sin embargo, tendrían que haber aprendido desde entonces los miembros de la bancada de gobierno y del FIM sobre los requerimientos para el nombramiento de una figura como la del Contralor. Más aún si el mal ejemplo más reciente -la elección de Víctor Caso Lay, con los nefastos resultados que conoce el país- fue producto de una accidentada sesión de la Comisión de Fiscalización del CCD, en la que los miembros de la oposición, Julio Castro Gómez (MDI), Jorge Donaire (CODE) y Fernando Olivera (FIM) -quien ahora califica como una "pataleta de perdedores" a las críticas a la elección de Matute- se retiraron antes de la votación.

    Durante la sesión del jueves 25, el primer escollo a la designación de Matute quedó de manifiesto con la presentación del informe en minoría de la Comisión Permanente suscrito por José Barba (UN) y Juan Valdivia (PAP). Si bien este dictamen cuestionaba el carácter profesional del título otorgado por ESAN a Matute, el debate se orientó más bien al cuestionamiento de su independencia.

    Culminada la sesión con los resultados conocidos, Matute tuvo los reflejos suficientes para acudir a casa de la lideresa de Unidad Nacional, Lourdes Flores. La reunión duró 45 minutos. Matute, según fuentes de UN, habría sostenido que realizará una labor independiente y que seguramente recibirá fuertes presiones, por lo cual considera indispensable contar con el respaldo de la oposición.

    Si en el trance eleccionario las cosas no fueron como esperaba, el flamante Contralor no pierde la esperanza de que las cosas cambien en su gestión. Ha declarado que Toledo tendrá que reportar todo gasto fiscal que realice empezando por el viaje a la China y, aunque el gesto no necesariamente califica su independencia, AGP y Flores Nano fueron invitados a su juramentación.

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Bienes y Servicios | Controversias | Lugar Común | China te Cuenta Que... |
    Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal