Edición Nº 1686


Este espacio se subasta
 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

    6 de setiembre de 2001

    Por FERNANDO VIVAS

    Transmitiendo desde el Lobby
    El traspié de N, la angurria por el 4 y la competencia entre el 2 y el 5.

    EN CARETAS TV del 14 de junio, con el título Bienvenidos al lobby, comentamos la inauguración de un gran establecimiento de 5 chakanas donde la política se circunscribiría a ciertas medidas de hotelería: la viada del poderoso al ingresar por la puerta automática, el volumen del perifoneo, la capacidad del ascensor para el ingreso de comitivas, la resistencia a whiskies y pisco sours, el manejo de idiomas, susurros y dobles sentidos mientras se intriga y se pacta en salitas donde una cámara ajena podría ponchar a los concertantes así que, a diferencia del matadero montesinista, aquí sí se guardarán ciertas normas de etiqueta democrática internacional.

    El traspié de Cecilia Valenzuela y Canal N se ha cocinado en este entretenido escenario. De ningún modo creo que Cecilia sea parte de una conjura de lobby, sólo ha sido el botón rojo disimuladamente activado por los intrigantes. A Chichi basta rozarla con la brisa de una sospecha para que denuncie un plan. Los testimonios desmentidos por algunos de los implicados queman su primicia aunque dejan abierta la pertinencia de otras pesquisas retroactivas.

    ¿Por qué no repasar, por ejemplo, la coyuntura de 1999 en la que Alan García fue entrevistado por Maritere Braschi en el Canal 2 de los Winter y Montesinos? Entonces la aparición del líder aprista, aunque se le diera espacio para fustigar a la dictadura, fue utilizada por Montesinos para abrir fisuras en la oposición y, quién sabe, para plantar una banderita en un partido que nunca se ha negado a conversar -no necesariamente pactar- con sus más radicales enemigos. Mientras el asesor enjaulado desmentía a N, acaso, sagaces lectores, no se les pasó por la cabeza esta ocurrencia: Hey, cómo creen que voy a atacar al que si siguen las cosas así, si Toledo sigue dando rienda suelta a sus aliados rabiosos, a sus figurettis y a sus ayayeros codiciosos, más pronto de lo que creen Alan podría ser Presidente y ayudarme a salir de aquí.

    Ejercicio mental grueso y abusivo pero que destaca la rentabilidad que la rabia ciega, el arribismo compulsivo y la franela incondicional que medran en el lobby toledista podrían tener para un nuevo plan mafioso que quiera adosarse a un futuro e hipotético gobierno aprista. Ojalá que el APRA, que se acaba de ganar gracias a Canal N un seguro contra nuevas investigaciones, no sucumba ante el canto ese zorro vestido de sirena.

    Todo esto ha sido ponchado casi accidentalmente en la tele pagada pero proyectado sobre la tele abierta, pues, como venimos señalando hace un buen tiempo, la ambición por hacerse del Canal 4 ha estimulado peligrosamente la codicia de varios actores que creen poder comprarlo sin tener el sencillo suficiente pero contando con una manito del oficialismo, lo que los ataría irremediablemente a él. Hildebrandt ha mencionado al empresario judío Joseph Maimann en el lobby (ya había sido aludido por Alvaro Vargas Llosa como posible inversionista televisivo reunido con los esposos Toledo en República Dominicana en la Semana Santa del 2001) y lo ha ligado a Gustavo Mohme Seminario (en junio revelamos el interés del hombre de La República en Canal 4, luego de lo cual nos confirmó que había viajado a México a entrevistarse con funcionarios de Televisa acompañado de Salomón Lerner, miembro del directorio del diario, pero que su proyecto se encontraba en stand by). El Comercio, el Banco Wiese que es el más importante acreedor del canal luego de Televisa y el propio Canal 2 también se han interesado en América. En Lima también habrían habido reuniones con un emisario de Televisa, José García Herranza, en una de las cuales habría participado el propio Toledo, ya electo pero antes de la toma de mando.

    De cualquier forma, toda la tele abierta se siente tan judicial y económicamente vulnerable ante Toledo, que poco se puede esperar de su frente periodístico. Ante ese lóbrego panorama el Canal 2 sigue siendo el mejor ubicado para decir la verdad en la tele abierta. Que su dueño Ivcher sea él mismo una noticia, repeliendo ataques y enjuiciando a fujimoristas (se dice que estaría planeando una megadenuncia a decenas de ellos) complica los procedimientos pero se puede esperar que entre su media docena de programas periodísticos, entre los que están los de Hildebrandt, Beto Ortiz, Contrapunto y pronto el de Gustavo Gorriti, se informe y rebote lo que otros canales callan o ignoran.

    El 5 es el reino de la media tinta. Espera que otros se lancen y luego se pone en el medio. Ha acomodado la estrategia de supervivencia que utilizó durante el fujimorato a los nuevos tiempos toledistas. Lo hace tan bien, con tanta propiedad y buen dominio de la pregunta estándar, que el rating le sonríe como a ninguno. El 5 tiene credibilidad porque se le cree lo poquísimo que dice.

    Frecuencia Latina, Pantel y Canal N, están marcando la respiración del periodismo televisivo, salvando los varios puntos de distancia entre TV abierta y pagada. En el lobby todas las discusiones, los pactos, los coqueteos, las pruebas e indicios (firmes y bambas) apuntan a ellos. De lo que se trata, para la buena pantalla, es ingresar a él sólo para informar.


    Escribe ROLANDO AMES

    Rolando Ames, zapeando "Detrás de la noticia", sábados a las 9 p.m. en Canal N.

    Bien por esta sección. Descubrí hace tiempo que las encuestas de IBOPE sobre el rating en la TV (ver en espectáculos de un diario de los lunes) eran tan importantes para entender la gran "escena pública", como las clásicas encuestas políticas. Mi zapping en la señal abierta está profesionalmente muy sesgado: Sigo lo central de todo noticiero que encuentro para pescar "como viene la mano" de esos actores políticos claves que son quienes deciden a quién y cómo entrevistar. Una pregunta inicial, una insistencia o dos palabras de comentario, ¡influyen tanto! Mi demanda sería sólo que de cuando en cuando se sinceren. Y cuando puedo, zapeo y me quedo incluso un rato viendo a Mónica, Magaly o Gisela. O al grupo de Barnechea o Beingolea, entre los deportivos. Mi justificación consciente es que comunican mucho sobre los sentidos comunes que pueden no gustarnos pero con los cuales, precisamente, hay que dialogar. Una felicitación al Canal 7 por lo que ha progresado. Los llamados programas culturales están muy bien y compartir la pena porque en el 5, ¡han pasado "24 minutos" a la medianoche! (¿Temor de 24 horas a la competencia?).


    El Millón Esquivo

    Guido Lombardi y la lluvia de un millón.

    Los productores de "¿Quién quiere ser millonario?" tienen un dilema. ¿Qué es mejor para el programa?, ¿qué ganen muchos arriesgándose así a malbaratear la emoción del triunfo o, lo que les está pasando ahora, que ganen pocos para prestigiar los premios y reflejar así la dificultad de ganar en el Perú? El equilibrio es difícil pero la fórmula de nemotecnia e inteligencia asociativa, cultura general que no desprecia referentes populares, y comodines sociales (público en auditorio, amigos en casa, computadora que reduce alternativas) la concentración dramática del juego que es a la vez un ritual, la escenografía circular con miradas concéntricas y elegantes planos cenitales; no tiene pierde. A Guido Lombardi le falta chispa y artes de conductor motivador que involucre al auditorio, así que la emoción no la impone él, la impone el concurso. Dirigido por Carlos Paz y producido por Hugo Coya para Global según franquicia de la firma inglesa Celador, es un buen ejemplo de producto universal en nada acomplejada versión local. Eso sí, paren esa velada publicidad puesta en la boca de los concursantes (por ejemplo, Lombardi los fuerza a decir que la lectura de El Comercio es la base de su cultura) que va contra las normas publicitarias. Una buena hora.


     

    Picotazos

    "¿No tienes aunque sea una palabra de remordimiento?

    -¿Remordimiento de qué?"

      César Hildebrandt y Genaro Delgado Parker.


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Bienes y Servicios | Controversias | Lugar Común | China te Cuenta Que... |
    Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal