Edición Nº 1686

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     
    6 de setiembre de 2001
    Por AUGUSTO ELMORE

    ES cierto que enfrenta retos gigantescos, como el de superar la dificilísima situación económica heredada del anterior desgobierno, pero el presidente Toledo ha empezado su periodo en forma auspiciosa. Como ya he comentado antes, las imágenes de su asunción al mando y juramento en Machu Picchu y la ceremonia cantada en Sacsayhuamán dieron seguramente la vuelta al mundo, luego el triunfo del consenso en el Parlamento y, ahora, la próxima presentación en París del mejor embajador que país alguno jamás pudo tener, Javier Pérez de Cuéllar, cuyo prestigio internacional seguramente redundará en el éxito de su gestión al frente de la embajada del Perú en Francia y la dirección de la Mesa de donantes que el país tanto requiere. ¡Mejor imposible!

    Aunque no figurara una sola palabra dedicada a la cultura en la presentación del Presidente del Consejo de Ministros en el Parlamento, sin embargo de la misma algo se ha venido hablando últimamente, por primera vez en por lo menos once años. Y hasta se ha nombrado una Comisión de la Cultura, que se encargará de elaborar un plan nacional al respecto. Pero lo que me llama la atención es que los miembros de esa Comisión hayan aceptado pertenecer y trabajar en ésta a título ad honorem, como si la cultura fuera un hobby, una simple afición de ricos y no una labor que merezca ser remunerada como cualquier otra. Parecería que se piensa que la cultura es algo que merece la pena ocuparse de ella pero no tanto como para justificar un salario, y que los intelectuales deben ser mecenas de su tiempo personal (¡como no tienen nada que hacer!, dirán unos), gente adinerada que labora por amor al arte propiamente dicho. O tontos de capirote. Y a mí me irrita eso, porque es un mal comienzo. ¡La cultura no es verdura, señores!

    Si hay algo que merece ser remunerado es la cultura, porque sin ella no hay nación, ni desarrollo.

    Las inverosímiles repeticiones de las películas de la televisión por cable, de las que ya me he ocupado anteriormente son, valga la redundancia, cada vez más repetitivas. Ahora, no bien ha acabado un filme cuando a los quince minutos o máximo con el intermedio de una película lo vuelven a pasar. Y no hay a quién quejarse, porque se trata de un real abuso de dominio del mercado, que, aunque la programación probablemente se haga en el extranjero, es un caso que debería ir a parar a manos de Indecopi, si es que esta institución que fue alguna vez creada para la defensa del consumidor sigue siéndolo. Claro que uno podría borrarse del cable y ver sólo los canales de señal abierta, con lo cual correría el riesgo de embrutecerse para siempre, pero no se trata de eso, sino de que una empresa no puede abusar impunemente de la paciencia de su clientela. Que haya una repetición de vez en cuando no sería problema porque toda repetición no es una ofensa, como dice exageradamente el vals. Pero repetición tras repetición tras repetición ¡no se pasen!

    Y hablando del cable: a veces parece programado por algún descerebrado, o un idiota profesional, porque, cómo es posible que uno llegue a su casa a las 2.25 de la madrugada (lo que a veces ocurre), encienda la tele para agarrar sueño y se encuentre con un programa de dibujos animados en uno de los canales del cable que deberían por lo menos pasar películas para adultos, que son los únicos que a esas horas están despiertos. ¡Dibujos animados a las 2.25 a.m.! ¿Para niños insomnes? ¿O para adultos idiotas?

    Uno de los familiares de las tres víctimas del automovilista beodo que cruzó la luz roja de Juan de Arona y la Av. Arequipa, hecho que comenté recientemente, escribe informando que desde esa fecha, hace más de tres años, la justicia no resuelve ese caso tan claro de irresponsabilidad criminal que costara tres jóvenes y valiosas vidas. Es hora de que, hoy que la justicia pareciera que estuviese destinada a cambiar, se haga eso, es decir justicia, y se castigue al causante de ese delito. Y que se le persiga en el extranjero, en donde debe haberse refugiado, sin duda que con la ayuda de la entidad bancaria en la que trabajaba y que lo defendió.

    No siempre, pero a veces la sabiduría llega con la edad. Es así que el octogenario pero lúcido ex presidente Fernando Belaunde Terry decidió la semana pasada delegar la dirección de su partido nada menos que en manos de don Valentín Paniagua Corazao, el Presidente provisional que el Perú tuvo el lujo de tener recientemente. Una decisión sabia sin duda, y enormemente política, porque el prestigio de Paniagua se transferirá sin duda al alicaído partido Acción Popular, que con ese acto ha recibido una transfusión de sangre que lo salvará de la anemia que lo tenía postrado. ¡Suerte, matador!

    Hoy empieza una temporada teatral de gran interés: se estrena "Fausto" en el Teatro Municipal Reutilizado (para llamar de alguna manera a los restos majestuosos y alucinantes del que fuera el primer teatro de la capital). Con la dirección, por tradición impecable y creativa, de Alberto Isola, la obra, por los adelantos que he podido apreciar en la televisión, es casi con toda seguridad un espectáculo singular al que debería asistir toda persona que no haya sido contaminada por la subcultura del teatro basura y por todos aquellos que deseen enaltecerse con una puesta en escena digna de los mejores teatros del mundo. Como ocurrió con el Rey Lear, los restos monumentales del Municipal dan otra vez lugar a una puesta en escena digna de los mejores teatros del mundo. Para demostrar que los peruanos podemos resurgir de las cenizas y construir sobre escombros.


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Bienes y Servicios | Controversias | Lugar Común | China te Cuenta Que... |
    Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal