Edición Nº 1686

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    6 de setiembre de 2001

    Los Que Odian a García en la Panaca de Toledo
    No son pocos los que, desde el Gobierno, llevan la confontación política hasta extremos que nadie se explica.

    Anel Townsend, Fernando Olivera y Fernando Rospligliosi.

    DICEN que la política es como un juego en el que tan importante como saber ganar, es saber perder. Pero cuando la obsesión entra a tallar las cosas terminan por salirse de madre y eso es lo que parece estar pasando, desde hace buen tiempo, en la política peruana con el tema García.

    Una denuncia periodística remece a la clase política. Por encima de los indicios, que siempre justifican discusión y análisis, se levanta la sospecha de una componenda torpe. ¿Puede decirse que Cecilia Valenzuela, la periodista que reveló el "destape", es una voz del todo independiente? Nadie duda de su capacidad, pero tampoco de su manifiesta cercanía a Alejandro Toledo durante la reciente campaña electoral. Sin embargo, yendo más allá encontramos personajes que han hecho de su animadversión a Alan García el leit motiv de buena parte de su carrera política.

    Está, qué duda cabe, Fernando Olivera, actual ministro de Justicia y líder del FIM cuya influencia en el Poder Judicial y el Ministerio Público puede estar jugando a favor del escándalo. Olivera ha sido desde 1986 un tenaz opositor a AGP, tanto así que no dudó en fraguar el Informe Larc -que en 1991 acusaba de tener cuentas en el extranjero al ex Presidente por un monto de 50 millones de dólares-, un ilícito del que nunca ha realizado un mea culpa.

    Peor aún, con los años no dudó en aliarse al fujimorismo (Ley anti Alan), con tal de perjudicar al líder aprista. Sin duda, su papel en la reciente campaña por la segunda vuelta, en la que se alió con Toledo, muestra hasta dónde es capaz de llegar Olivera con tal de destruir políticamente a García.

    Le sigue Anel Townsend, una de las principales figuras de PP en el Congreso y cuyo "antialanismo" es conocido. Anel tiene una razón de fondo para no conciliar con García -AGP se opuso a su padre cuando en 1980 éste y Armando Villanueva bregaban por el control del partido- y en más de una ocasión ha polemizado con los defensores del ex Presidente. Además, ha hecho eco de muchas acusaciones no probadas (en el plano de los DD.HH.) de las que ha sido objeto.

    Otro opositor tenaz es el ministro del Interior Fernando Rospigliosi, y no sólo por lo que dijo de aquel en la segunda vuelta electoral de este año. Rospigliosi, como periodista de opinión, en más de una oportunidad se ha expresado responsabilizando a AGP de actos de corrupción y tratando de anularlo como opción política.

    A ellos deben sumarse, por cierto, el propio Alejandro Toledo, quien a lo largo de la campaña desarrolló un estilo confrontacional bastante brusco. Cuando la campaña se volvió más áspera Toledo arreció con ataques que lindaban con la difamación, y no sólo ante las cámaras. Eliane Karp, la primera Dama de la Nación, también ha dicho lo suyo. En una entrevista pocos días después de ganar la elección se refirió en términos bastante duros al ex candidato. Y durante todo el tiempo en el que el Apra y García mantienen una actitud -cuando menos públicamente- de apoyo a la gobernabilidad del régimen, tanto Eliane como Toledo se han mostrado recelosos. El mensaje ha sido claro: no queremos nada con García, aun cuando el jefe del Gabinete, Roberto Dañino, ha dado muestras de lo opuesto.

    Sin duda hay otros dirigentes en Perú Posible (la ministra de la mujer Doris Sánchez, el ministro de Educación Nicolás Lynch y congresistas como Jacques Rodrich) que, cada vez que han podido, han sacado las uñas intentando menoscabar el ascendiente que García ha logrado -y ahí está el 47 % que lo respaldó hace 3 meses-. Fausto Alvarado y Luis Iberico, miembros del FIM y aliados de la panaca toledista, también le dicen, cada vez que pueden, vela verde al alanismo.

    Es verdad que García no es ningún angelito (el aprismo es una escuela que conoce las de quico y caco en el manejo político), pero hay armas vedadas y si sus enemigos persisten en utilizarlas posiblemente el ex Presidente resulte beneficiado.

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Bienes y Servicios | Controversias | Lugar Común | China te Cuenta Que... |
    Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal