Edición Nº 1684

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    23 de agosto de 2001

    El Trote Educativo
    Ministro dice que se reforzará la educación rural, inicial y secundaria. Para docentes, impondrá la meritocracia.

    Nicolás Lynch (Lima, 1954), ha inaugurado con buen pie su actuación en el Ministerio de Eduación. El primer acuerdo logrado con el SUTEP, de un aumento del 9 % sobre el básico sin mayores traumas, es una prueba de ello. Sin embargo, el problema de la educación es mayúsculo y el ministro tendrá que superar, entre otras cosas, la dramática calidad de los docentes y el pésimo rendimiento de los alumnos de colegios públicos. El Perú, se ubica en uno de los últimos lugares en cuanto a educación se refiere respecto al resto de Latinoamérica. Largamente superado por Chile, Colombia, Argentina y Venezuela.

    "Fujimori fue un farsante respecto a la educación: No hizo nada por la educación en general ni por la universitaria en particular".

    Entrevista
    TERESINA MUÑOZ-NAJAR

    A las 7:15 de la mañana el ministro de educación, Nicolás Lynch, retorna a su departamento luego de trotar -sin escoltas ni seguridad- por uno de los malecones miraflorinos. Sin duda, carga baterías para enfrentar diariamente una de las carteras más complicadas del Perú. Vive sólo y tiene dos hijos. La mayor, Jimena, participó junto con otros jóvenes universitarios, de la lucha en defensa de la democracia. El segundo, apenas tiene un año y medio y vive en los Estados Unidos. Es imposible predecir tan temprano si también habrá heredado el temperamento impulsivo y colérico que se supone tienen los que ostentan un apellido de origen irlandés.

    La historia política del ministro Lynch pasa por Vanguardia Revolucionaria, Clase Obrera, el PUM y la izquierda socialista. La académica -es sociólogo y tiene una maestría y doctorado en ciencias políticas- por San Marcos, la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales de México y la Universidad de Nueva York. Ha publicado varios libros y ha mantenido, por mucho tiempo, una columna de opinión en La República.

    -Del colegio Champagnat a San Marcos, un gran salto ¿verdad?

    -Tengo un buen recuerdo de los hermanos maristas y de su entrega aunque el colegio era muy conservador. Pero la experiencia en San Marcos fue maravillosa. Si bien cuando yo ingresé a la universidad ésta era caótica -estaba totalmente controlada por los grupos de izquierda en uno de los cuales yo militaba- el descubrimiento de un mundo diferente al que había crecido resultó muy interesante.

    -¿Sigue siendo un hombre de izquierda?

    -Me mantengo socialista, mis convicciones personales son de izquierda, de izquierda democrática.

    -Y es cierto que en algún momento, por su vehemencia, se ganó la chapa de "Coche Bomba"?

    -Eso lo desconozco.

    -¿Cómo considera que fue su educación universitaria?

    -Mis profesores eran bastante buenos, el desastre era en términos de recursos materiales, de bibliotecas, de aulas, de recursos para hacer prácticas.

    Nicolás Lynch, a la izquierda, en quinto de media, preparando el periódico mural.

    -¿Recuerda a algunos profesores que para usted fueron fundamentales?

    -Del colegio, a Manuel Serra que me inició en el periodismo mural. De la universidad a César Germaná y a Julio Cotler.

    -¿Cómo es que llega hasta el Ministerio de Educación?

    -Mi contacto con la educación es a través de la educación universitaria pública. He escrito y trabajado sobre el problema de la educación. Llego hasta el gobierno por razones políticas y por mi interés en el tema de la educación pública. Venimos de una época en que se ha maltratado mucho lo público, estatal, colectivo, integrador y democrático, entonces creo que hay que pasar a una época de reivindicación de lo público. Alejandro Toledo me señaló, cuando me ofreció el ministerio, que lo hacía porque yo creía en la educación pública.

    -Toledo es un ejemplo de lo que se puede conseguir con la educación, pero no es precisamente la educación peruana la que transformó a Toledo...

    -Pero en él hay un origen ¿verdad? Ahora, es cierto que yo, por ejemplo, le debo mucho de mis calidades como intelectual a mi formación en el extranjero. Sin embargo, considero que es muy importante la actitud, los valores y el compromiso del intelectual.

    -El hecho es que el problema de la educación es terrible. Durante los últimos cincuenta años hemos tenido cincuenta ministros...

    -Una gran inestabilidadad, eso es cierto. Mire, ahora, al entrar al ministerio recogemos dos fuentes: el plan de gobierno de Perú Posible para la educación y el trabajo hecho por mi antecesor junto a un grupo de destacados profesionales para la Consulta Nacional. La educación, tal como la avizora Perú Posible tiene que ser una tarea de todos.

    -¿El SUTEP también lo ve así?

    -Estamos en el mismo carro. No se trata de treguas o disputas. Tenemos que empujar la educación pública que está muy venida a menos y que tiene un serio problema de calidad. Los del SUTEP tienen el mismo diagnóstico. Ellos ponen por delante las necesidad del proyecto educativo y piensan que el problema no es sólo de remuneraciones. Pero aparte de eso, la idea de la educación básica para todos, la de relanzar la escuela pública, la idea de que esto se basa en un pacto social por la educación, es de alguna manera la columna vertebral de lo que va a ser el país donde todos vamos a vivir.

    -Supongo que también tendrá objetivos concretos...

    -Exacto, no todo es retórica. Este segundo semestre se hará una visita y eventual reorganización de todas las direcciones regionales. Estamos en un proceso de profundización de lo que es la autonomía del centro educativo, de descentralización educativa, de revalorización del maestro. Se van a nombrar proximamente a 35 mil maestros teniendo en cuenta los elementos meritocráticos.

    En 1984 con su combativa hija Jimena, como él cuando militaba en la izquierda. derecha: "Debe haber un acuerdo nacional para una segunda reforma universitaria", dice el ministro Lynch.

    -Hace menos de dos años, se hizo una pregunta simple de matemáticas a alumos y maestros. El 29 % de los chicos de colegios estatales y el 23 % de privados fallaron en su respuesta. Y el 42 % de docentes también falló. Esos maestros estarán, por lo menos 20 años, dentro del sistema educativo...

    -Hay un problema de calidad y los primeros en admitirlo son los dirigentes del gremio magisterial. Estamos discutiendo el tema del escalafón, ésa es la vía para la carrera meritocrática.

    -No obstante estos detalles, ¿cuál es el problema álgido, el sueldo de los maestros, la mínima inversión que hace el Estado por alumno, la calidad de la enseñanza?

    -El problema es el absoluto y total desinterés de los políticos por la educación. A nadie le interesa, bueno no a nadie: hay un compromiso de Alejandro Toledo y Perú Posdible y creo que empieza a haber una apertura de la clase política hacia el tema. Pero durante décadas hemos tenido un gran desinterés en el sentido en que no se ha desarrollado un proyecto político a largo plazo. Hay que ir hacia un nuevo pacto social y político, digo yo, por la educación.

    -Los del SUTEP deben estar felices de que usted sea el ministro. Lidiar con alguien de izquierda debe ser más fácil que con un liberal como Kuczynski, por decir...

    -Yo no parcelaría el Gabinete, no lotizaría el Gabinete. Por ejemplo, yo no me siento negociando con el ministro de Economía, me siento como parte de un equipo que estamos empujando el mismo carro, por eso estoy contento con el Gabinete.

    -¿En qué aspectos de la educación focalizará su atención?

    -En la educación inicial, la rural y la nueva secundaria de cinco años que lanzaremos en el mes de marzo. Eso no quiere decir que vamos a descuidar los otros aspectos pero lo que le estoy diciendo van a ser nuestras prioridades y la razón es sencilla, no tenemos dinero.

    -¿No ha prometido el presidente Toledo más de lo que puede cumplir?

    -Hay el compromiso de duplicar el presupuesto en términos porcentuales entre 14 % y 15 % que es hoy día al 30 %. La propuesta de educación de cómo ir de aquí al 2006 ya está hecha.

    -Acaba de decir que van a reforzar la secundaria, ¿se eliminará entonces el programa experimental del bachillerato?

    -Eso está en evaluación. Es un programa en el que se hizo una gran inversión y que no tuvo buenos resultados. Además, hay que priorizar otras cosas, entre ellas la secundaria. El bachillerato es como un bizcocho frío al que se ha intentado poner crema chantilly.


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Bienes y Servicios | Controversias | Lugar Común | China te Cuenta Que... |
    Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal