Edición Nº 1684

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    23 de agosto de 2001

    La Flora Sin Registro
    Una arca abierta para la biopiratería. De una pequeña hojita se puede ahora regenerar una planta completa.

    En la Universidad Agraria, el Ing. Ricardo Sevilla, jefe del INIA, con selectas especies que pasarán al banco de germoplasma de maíz de selva.

    Escribe RUTH LOZADA

    HASTA que Víctor Aritomi fue vinculado a un caso de biopiratería, sólo los agrónomos sabían lo que era el yacón. Ahora se sabe que esta planta nativa de los Andes, es la gran esperanza de los diabéticos y de los fanáticos de las dietas. Como edulcorante natural que no engorda, su futuro uso industrial supone ingentes cantidades de dinero. Tras las voces de robo y tráfico ante la noticia del traslado irregular de plantones de yacón al Japón, el manido dicho de que el Perú es un mendigo sentado en un banco de oro fue invocado por muchos con un añadido: mendigo y pánfilo. Y es que no es la primera vez que pasa.

    La Amazonía y las zonas selváticas del mundo son los reservorios de la mayor diversidad biológica del planeta y fuente de la que se nutren los laboratorios de ingeniería genética de las grandes transnacionales y centros de investigación. Se estima que un 25% de las medicinas que se venden en Estados Unidos provienen de compuestos extraídos a sólo 40 plantas y que hasta ahora sólo se ha estudiado el 1% de las 250,000 especies de flora conocidas.

    Para Manuel Ruiz de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental ya es tiempo de dejar la actitud pasiva de ver cómo salen nuestros recursos. "Debemos darlos para estudios pero debemos participar. Lamentablemente no es un tema que se encuentre siquiera a nivel medio de la agenda política nacional".

    Actualmente el intercambio de los recursos genéticos se realiza en el marco de la Convención de Diversidad Biológica de Naciones Unidas de 1993, que estableció la propiedad de los países que los poseen con plena soberanía para ejercer derecho de propiedad y reglamentar su investigación, uso, salida, explotación, etc. y a nivel de la comunidad andina con la decisión 391 que establece un régimen común de acceso a los recursos genéticos.

    Fernando Ezeta del CIP. Der.: el yacón, el milagro del futuro.

    A pesar de ello, los especialistas coinciden en que nuestro país sigue siendo una arca abierta por la falta de una reglamentación que baje a tierra lo que plantea el convenio.

    "El yacón que salió del Centro Internacional de la Papa (CIP) no podrá ser patentado porque está registrado no sólo en el CIP, sino a nivel internacional", explica Fernando Ezeta, representante del CIP para América Latina. La institución fue acusada injustamente de negligencia y hasta de haber contrabandeado el germoplasma cuando lo único que hizo fue cumplir con el convenio que le exige entregar el material a solicitud de la autoridad peruana.

    El problema son las otras 118 plantitas de yacón que se llevó Aritomi, supuestamente adquiridas de campesinos de Ancash. Sin documento alguno que establezca su origen ni condicione su uso, todo producto que se desarrolle a partir de ellas y las gananacias que pudieran generar serán sólo para quien registre la patente. El Perú y menos los campesinos ancashinos recibirán algo.

    Aunque existe el criterio de que la naturaleza no se puede patentar, en Estados Unidos hay la tendencia a patentar todo. Allí, según la Fundación Internacional para el Desarrollo Rural (RAFI) se ha registrado propiedad sobre el algodón de colores peruano, el ayahuasca -en 1999 la protesta de los pueblos indígenas logró revertir la patente, pero según RAFI en enero del 2001 se ha reinstalado una nueva-, la nuna, el frejol amarillo enola de México.

    El trámite cuesta aproximadamente 20,000 dólares y permite recibir regalías por la comercialización del producto en el mercado norteamericano. Desactivar una patente cuesta casi 1.5 millones de dólares.

    Pat Mooney director de RAFI ha denunciado también que en 1998 una compañía suiza Biogaia había patentado un microorganismo extraído de la leche materna de una campesina peruana y que comercializa en yogur en Escandinavia. Y es que ahora hasta los genes se registran.

     

    Científicos Karen Vega y Gustavo Gonzales de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, han comprobado que la maca mejora el deseo sexual y la fertilidad. Derecha; El contrabando de especies silvestres.

    Actualmente ya no se necesita extraer toneladas de plantas. Basta una pequeña hojita para conocer toda su composición y regenerar la planta completa. Por eso es la urgencia de proteger nuestros derechos biológicos.

    El reglamento para el intercambio de los recursos genéticos ha dormido desde 1999 en que fue prepublicado por Indecopi, ahora el Inrena asegura que lo tiene ya listo y en quince días sería enviado al Consejo Nacional del Medio Ambiente para su posterior promulgación por la Presidencia del Consejo de Ministros.

    Será una eficaz arma al establecer reglas claras para el acceso, estudio, participación del Estado peruano en los beneficios e investigaciones, intercambio tecnológico, etc., pero aún quedarían otras batallas por pelear. Se necesita invertir en establecer bancos de germoplasma y hacer inventarios de lo que tenemos, así como establecer el derecho de las comunidades indígenas.

    "El colectar, registrar y dar un certificado a nuestra flora es la forma práctica de protegerlas y no con políticas primitivas de prohibir la salida en estado natural como se hizo con la maca", señala Fernando Ezeta.

    La Universidad Cayetano Heredia acaba de demostrar científicamente los beneficios de la maca en el deseo sexual, la fertilidad y el estado de ánimo lo que vigorizará sin duda la comercialización de este tubérculo andino del que no hay registros nacionales.

    Caso distinto es el del maíz morado cuyo tinte ayudaría a prevenir el cáncer de colon. El Perú es el único país donde existen sembríos comerciales y el Programa de Maíz de la Universidad Agraria ha desarrollado dos especies mejoradas. Felizmente todas las variedades están registradas. "La biodiversidad va a proteger al país en la medida en que esté ordenada", sentencia el Ing. Ricardo Sevilla, jefe del INIA, mientras selecciona las muestras que renovarán el banco de germoplasma de maíz.

     

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Bienes y Servicios | Controversias | Lugar Común | China te Cuenta Que... |
    Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal