Edición Nº 1684

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    23 de agosto de 2001

    Acotaciones al Margen
    Luis Alberto Arias, ex titular de la Sunat, habla sobre el cortocircuito tributario y se reafirma en las razones para acotar a empresas eléctricas.

    Luis Arias Minaya, ex jefe de la Sunat, asegura que su denuncia sobre presuntas presiones en el caso de las acotaciones a las empresas eléctricas no responde a un cruce de chicotes, sino a una defensa de la autonomía y los fueros de la entidad tributaria.

    "Sería un precedente negativo que por razones no técnicas se pospongan decisiones operativas".

    Entrevista RAFAEL HIDALGO

    Usted ha acotado a Luz del Sur con S/. 41 millones y a Edelnor con S/. 28 millones.

    -Este es un caso importante, pero no se reduce a estas dos empresas. Alcanza a cuatro empresas del mismo sector incluyendo a Edegel y Egenor. Además de haber firmado convenios de estabilidad jurídica, casi todas se reorganizaron en 1996. Por lo tanto, hicieron uso de un beneficio tributario que se había dado en 1994 que permitía reorganizarse, revaluar sus activos y volver a depreciar, lo que llamamos doble depreciación. Este caso se concentra en estas cuatro empresas, pero evidentemente hay otros problemas en otras compañías.

    -O sea, Egenor y Edegel están en la cola de acotaciones.

    -Deberían venir dos acotaciones más.

    -¿Por qué utiliza el condicional si Beatriz Merino ha ratificado a todo su equipo en la Sunat?

    -La mayor parte de intendentes, casi todos, son funcionarios de carrera. El intendente jurídico debe tener ya 20 años en la institución, ha hecho una excelente carrera. Me parece bien que Beatriz Merino continúe apoyando la línea institucional.

    -¿Hay un informe legal externo que coincide con la posición de la Sunat?

    -El tema se viene discutiendo desde 1998 por lo menos. Hay varios informes jurídicos, algunos solicitados por las propias empresas, otros por el MEF y por la Sunat. Se ha investigado a fondo el tema, y obviamente hay diferentes opiniones. En octubre de 1999 hubo un informe jurídico de la Sunat que tomó en cuenta todos estos informes. Esa opinión coincide con la actual: el beneficio otorgado era temporal y había sido derogado por la sétima disposición transitoria de la Ley 27034 en 1998. Por lo tanto todas las empresas nacionales y extranjeras no podían seguir aplicándolo a partir del 1 de enero de 1999.

    -¿Cómo opera el mecanismo?, ¿se traspasan todos los activos de una empresa grande a una chica vía la fusión y luego se le da el escudo fiscal?

    -El objetivo de la ley, promulgada en 1994, es el de incentivar tributariamente las fusiones para fortalecer patrimonialmente a las empresas. Yo discrepé con esa medida, la economía estaba en pleno crecimiento.

    -Pero usted era superintendente adjunto cuando se otorgó este beneficio...

    -Yo fui superintendente adjunto hasta julio de 1995. La ley sale en 1994 y todas las fusiones empiezan en 1996. La particularidad de estas fusiones es que empresas pequeñas como Edechancay, absorben a empresas grandes como Edelnor. Si uno hace la comparación, en un caso estamos hablando de servicios de electricidad para todo Lima norte, casi 800,000 familias.

    -Y el otro para Huacho...

    -La empresa pequeña se come a la empresa grande y luego esta empresa pequeña toma el nombre de la empresa grande. Existen quienes sostienen que incluso esas reorganizaciones no fueron regulares, que ése no fue el objetivo de la ley. Lo que yo sostengo es que la ley lamentablemente permitía este tipo de fusiones. Por eso la administración tributaria, en este fallo, reconoce las revaluaciones de los años 1996, 1997 y 1998. La deuda tributaria acota sólo a partir de 1999. Allí es donde surge la controversia y el arbitraje.

    LLAMADA INDISCRETA

    -El 9 de julio, ¿a qué hora lo llamó Diez Canseco?

    -Fue en la tarde, alrededor de las cinco, seis.

    -¿Usted tomó la llamada?

    -De inmediato, por supuesto. Era una persona importante en la Comisión de Transferencia.

    -¿Pero tiene alguna lógica decir que era un tema de magnitud por lo que "por su trascendencia debía dejarlo para el siguiente gobierno"?

    -Yo respeto las opiniones.

    -Estoy citando al ministro Diez Canseco.

    -Respeto las opiniones de todos, pero ésa no era una decisión de política económica o de política monetaria. La Sunat fiscaliza 5,000 empresas por semestre, atiende alrededor de 6,000 contribuyentes por día. Mi responsabilidad es programar las fiscalizaciones, la de los auditores ejecutarlas. Una vez que se terminan las fiscalizaciones corresponde a los auditores efectuar las acotaciones correspondientes.

    -¿Es decir que no tenía por qué escuchar su recomendación?

    -Sería un precedente negativo para la administración tributaria o para cualquier institución, que por razones que no son técnicas se pospongan decisiones operativas. En este caso estamos hablando de una decisión operativa que representa importantes recursos para el Estado. La función esencial de la Sunat es recaudar para que el Estado pueda cumplir con sus funciones. Dilatar o posponer una decisión no era lo más adecuado. Además, la emisión de una resolución de la acotación es la primera fase de un proceso de fiscalización. Las empresas luego pueden apelar, o como el convenio de estabilidad tributaria lo señala, ir al arbitraje.

    -Si la llamada fue el 9 de julio, ¿no se demoró en acotar?

    -No, en absoluto.

    -¿Termina un equipo de fiscalizar, le da un informe y lo cierra?

    -En este caso, para cerrar el requerimiento de fiscalización era necesaria la emisión del informe civil.

    -¿Ahí esta la demora?

    -El informe jurídico se eleva al comité de alta dirección el 12 de julio. Este toma conocimiento del informe, no señala objeciones y por lo tanto el proceso apelativo continúa. Cinco días después ocurre el cierre de requerimiento de fiscalización y el 19 de julio la notificación de las deudas.

    -¿A las dos empresas al mismo tiempo?

    -Sí, a las dos empresas.

    -¿Y las otras dos?

    -En la medida en que culmina el trabajo de campo, procede también la emisión de la resolución.

    -¿Por qué su denuncia no la hizo cuando estaba en funciones?

    -En funciones yo cumplí con el deber de informar inmediatamente al ministro de Economía.

    "Se acordó (con PPK y Kurt Burneo) que la Sunat debía proceder de acuerdo a sus criterios técnicos y eso es lo que ocurrió.".

    -¿Entonces la falla es del ministro Silva Ruete por no hacer pública su denuncia?

    -El ministro Silva Ruete hizo unas declaraciones a los dos o tres días. Recordará que el 10 de julio salió un aviso de la Sociedad Nacional de Minería que señala que la Sunat estaba tratando de generar un conflicto entre el Gobierno de Transición y el del doctor Toledo. El ministro Silva Ruete señaló que la administración tributaria iba a actuar con independencia y que no iba a ser objeto de presiones ni de comunicados ni de llamadas.

    -¿Por qué su declaración posterior a una emisora radial?

    -Mi función técnica era concluir con la acotación. Esto ocurrió el día 19 de julio. En esos días se anunció mi cambio. El proceso de transferencia demoró algunos días. Concertamos una entrevista con CPN para el lunes siguiente, pero se tuvo que posponer una semana. Fue una entrevista que no busqué. Se me preguntó y obviamente señalé lo mismo que había afirmado antes, que hubo una llamada del doctor Diez Canseco quien me solicitó que este tema ya no debía ser resuelto por nosotros. A mí la llamada me causó sorpresa porque el tema lo habíamos estado conversando con la Comisión de Transferencia en reiteradas oportunidades.

    -Había conversado del tema con Pedro Pablo Kuczynski y con Kurt Burneo...

    -Se acordó que la Sunat debía proceder de acuerdo a sus criterios técnicos y eso ocurrió.

    -El ministro de Economía dice que le parece extraño que la Sunat haya acotado el 19 de julio, justo un día antes de la privatización de Electro Andes que ganó Luz del Sur, insinuando que estaría favoreciendo a otros postores.

    -La función de la Sunat no está vinculada con el tema de la privatización. Está vinculada con la determinación de la deuda tributaria. Es más, las acotaciones comprenden no solamente el tema en discusión, en este caso la revaluación de activos, sino otros reparos.

    -Kuczynski también ha dicho que fue testigo de la llamada de Diez Canseco. Antes el vicepresidente lamentó que no hubiera testigos. ¿Qué opina?

    -A ellos les corresponde aclarar esa aparente discrepancia.

    -El titular del MEF ha hecho alusión a que tanto él como usted son funcionarios públicos y que no deberían estar declarando.

    -No sé si el señor Kuczynski tenga algún problema con la libertad de expresión. No es la primera vez que hace comentarios con respecto a si yo puedo declarar o no con relación a ciertos temas.

    FUNCIONARIO COLEGIADO

    -¿Cuántos años de funcionario público tiene?

    -Desde 1980, 21 años.

    -Usted ha sido viceministro de Hacienda del gobierno aprista.

    -Por 30 días, con el ingeniero Abel Salinas.

    -¿Nunca recibió una presión?

    -En esos 30 días sólo tuvimos tiempo para elaborar un programa de estabilización con el Banco Mundial, el BID y el FMI. El acuerdo con el ingeniero Salinas fue hacer un programa de corto plazo para salir de la hiperinflación y si éste era aceptado seguíamos en el cargo. El programa fue discutido con Alan García y no fue aceptado. Al día siguiente renuncié.

    -También el número dos de la Sunat durante cuatro años en el gobierno de Fujimori, ¿nunca recibió una presión?

    -De 1991 a 1995, época en que se creó la Sunat y la recaudación subió de 4% a 14% del PBI, fui el funcionario técnico de más alto nivel. No fue un cargo político. Trabajé al lado de los superintendentes Sandro Fuentes, Manuel Estela y Adrián Revilla. Mi función era, vamos a decir, la gerencia general de la institución hacia adentro, motivo por el cual en ningún caso ninguna persona relacionada a las 20,000 fiscalizaciones que hacemos al año llamó para posponer la conclusión de alguna fiscalización.

    -Por esos años se le relacionó con la acotación que le hicieron a Mario Vargas Llosa, ¿tuvo algo que ver?

    -Nosotros hicimos varias fiscalizaciones difíciles.

    -¿Recuerda la de Vargas Llosa?

    -Recuerdo las de Alan García y de Vargas Llosa. Mi espíritu de trabajo siempre ha sido colegiado. Dicho sea de paso, las fiscalizaciones las hacen los auditores. En el caso de García tuve que enfrentar un juicio porque no estuvo de acuerdo con los resultados de la fiscalización. En el caso de Vargas Llosa el equipo técnico realizó un trabajo también exhaustivo, no recuerdo con exactitud el monto de la deuda tributaria pero me parece que debe haber sido insignificante.

    -Pero salió en todos los periódicos...

    -En aquella época, por la novedad de la institución, hubo muchos casos sonados. Estuvo también el cierre famoso del Hotel Cesar's por no presentar declaraciones juradas.

    -¿Usted cree que la Sunat tiene el mismo espíritu actualmente?

    -El principal activo de la Sunat es su capital humano. Junto con Manuel Estela, nuestra principal preocupación fue la selección del cuadro de profesionales de primer nivel, jóvenes egresados de las principales universidades del Perú. Esos cuadros de profesionales son los mismos de ahora, sólo que diez años mayores.

    -¿No se contaminaron con el RUC sensible?

    -No, hay 12 ex funcionarios denunciados.

    -Usted también tenía RUC sensible, ¿no?

    -Yo también. La mayor parte de las personas que tenían RUC sensible ni siquiera estaban informadas que se les había dado este trato preferencial. Una vez que lo descubrimos lo desactivamos. Había una cola de unas 2,000 empresas para entrar, pero felizmente se desactivó.

    REGRESO A LAS AULAS

    -¿Se ha sentido mortificado con la llamada de la Comisión de Fiscalización?

    -No, en absoluto. El deber de todo funcionario público y de todo ciudadano es asistir al Congreso o a las comisiones cuando seamos citados.

    -¿No está prohibido de dar declaraciones a la prensa según el artículo 85 del Código Tributario?

    -Obviamente lo que no se puede revelar a la prensa ni durante ni después de ser superintendente son los temas vinculados con las reserva tributaria. Pero la opinión sobre los estudios, análisis, es libre.

    -¿Qué planes tiene?

    -En lo inmediato, retornar al BCR y a la docencia. También continuar con la investigación. Además de la Universidad Católica, donde he suspendido mis labores de docencia en Economía Pública, espero estar dictando un curso de posgrado en la Universidad de Lima.

    -¿Volverá a incursionar en la política?

    -Fue una experiencia interesante para mi carrera profesional, en una coyuntura muy especial, pero no creo. En ese momento fue necesario mi concurso para la elaboración de un programa económico. Lo trabajamos con el doctor Silva Ruete. Hicimos aportes importantes, como la reducción del impuesto a la renta que espero se mantenga.

    -El ministro de Economía ha dicho que es una reducción exagerada.

    -El objetivo de toda política tributaria es ampliar la base tributaria, reducir tasas, mejorar recaudaciones.


    Primera Llamada
    Raúl Diez Canseco es el primer ministro citado por la Comisión de Fiscalización.

    RDC deberá explicar su llamada.

    LA Comisión de Fiscalización, que preside el congresista PAP Jorge Velásquez Quesquén, inició sus actividades este miércoles 22 con la concurrencia del vicepresidente y ministro de Industria, Raúl Diez Canseco. Este, como se sabe, fue citado para rendir su manifestación respecto a las acusaciones formuladas por el ex titular de la SUNAT, Luis Alberto Arias (ver entrevista).

    Diez Canseco ha adelantado respecto al tema su versión. "Hubo preocupaciones y exposiciones que nos formularon estas empresas, por lo que solicité a la Sunat un mayor estudio sobre esta controversia, toda vez que si se tomaba una decisión equivocada íbamos a involucrarnos en un grave problema legal con estas compañías", ha explicado. En la llamada, realizada cinco días antes del cambio de gobierno, "el ex superintendente hace mal cuando dice que hablé a nombre propio", afirma. "No se trató de una llamada para que se detengan las investigaciones, todo lo contrario", pero "consideramos que lo lógico era que, a cinco días para que entre un nuevo gobierno, una decisión tan importante -que podría implicarle demandas millonarias al Estado peruano- se la dejasen al gobierno que entró el 28 de julio."

    Aún cuando, como sostiene Diez Canseco y Arias acepta implícitamente en la entrevista, aquél no ejerció presión indebida en la decisión del entonces superintendente de Administración Tributaria en el caso de las acotaciones a las empresas eléctricas, su iniciativa ha traído cola.

    La investigación iniciada marca la pauta del rigor con el que la citada Comisión, empezando por su presidente, llevará a cabo su labor.

    Por otra parte, aún cuando la investigación no desencadene un pedido de interpelación al ministro o cosa por el estilo, constituye una llamada de atención respecto a la necesidad de cautelar la transparencia en la gestión pública y el respecto a la autonomía de los organismos.

     


    ALERTA
    Esta sección advierte sobre señales adversas, grandes y chicas, para evitar que se conviertan en problemas mayores.

    La obligación de entregar facturas o boletas de pago al cliente se está relajando notoriamente en el comercio minorista. Desde locales que venden artesanía en el Centro de Lima hasta farmacias en Surco están cayendo en las omisiones del pasado. La SUNAT debería reactivar a los inspectores sorpresa y recurrir al cierre de locales para evitar un retorno a la época de las cavernas.

    La impuntualidad del Presidente Toledo llega a niveles bochornosos cuando involucra eventos internacionales. En Santiago llegó más de una hora tarde a la Universidad de Chile donde lo esperaba un auditorio lleno, las autoridades académicas en pleno e Isabel Allende, la hija del ex Presidente. Esas demoras no sólo son desconsideradas sino que pronto darán la imagen de un Perú irremediablemente desordenado. A ver si la Fiscalía le presta uno de esos relojes requisados a Montesinos.

    Los ambulantes están volviendo al Centro de Lima y en el Barrio Chino ahora es notoria su presencia. Ya estorban el paso por las aceras del jirón Paruro y en la propia calle Capón, cerca a Abancay, se venden grandes rollos de tela a la intemperie. De seguir así, la recuperación provechosa de esa parte de la capital desaparecerá y se tendrá que librar otra batalla campal para despejarla.

     

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Bienes y Servicios | Controversias | Lugar Común | China te Cuenta Que... |
    Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal