Edición Nº 1683

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     
    16 de agosto de 2001
    Por AUGUSTO ELMORE

    QUE me disculpen, pero creo que cualquier persona que haya pasado las de Caín para buscar y encontrar refugio en el extranjero, a donde ha huido para ver si encuentra su destino, es decir trabajo, y que tras hacer colas inmensas en procura de una visa y otras muchas colas más para buscar ocupación allí donde fue a parar, ha conseguido finalmente cómo pasarla sino bien al menos, como dice un amigo, muy regular, no volverá al Perú porque aquí se dé una ley para que la gente regrese, tal como se está anunciando. Las personas no vuelven por ley (ni hay ley capaz de hacer volver a las personas, que parece lo mismo pero no lo es), sino que cada quien lo hará recién cuando en el país se den finalmente las condiciones para que pueda retornar a comer su ceviche, su papa a la huancaína o su tacu-tacu añorados sin problemas. Como dijo Toledo ¡la gente quiere chamba!, no leyes. ¡Estamos hasta aquí de leyes!

    El Apra ya empezó, aún antes de que sesione el Congreso: una de las numerosas leyes que tiene preparadas, es la de creación del Banco Agrario. Para que vuelva a quebrar como el anterior, dejándole una arruga gigantesca al erario público. ¡Un Banco Agrario!, ¿para los amigos otra vez? ¿Mejor por qué no le dicen a Alan que ponga el capital o, ya que tiene tan buenas relaciones, lo consiga del extranjero? Quizá pueda convencer a alguien de la Internacional Socialista para que apoquine. ¡Eso sí sería socialismo!

    En una madrugada de febrero de 1998 -es decir hace más de tres largos años-, el ejecutivo de un banco importante, en estado de total ebriedad, yendo por Juan de Arona, en San Isidro, se pasó la luz roja y cruzó la Av. Arequipa, estrellando a una camioneta que conducía a personal de una línea aérea que iba a trabajar al aeropuerto, matando a tres de ellos. ¿Qué ha pasado después? ¿Qué fue del automovilista beodo? Me lo he preguntado varias veces pero no obtengo respuesta. Seguramente debe estar en su país juergueándose.

    Estoy poniéndome paranoico: los asesinos de árboles me persiguen, al punto de obligarme a ocuparme de ellos todas las semanas. Y además parecen estar cercándome. Hace poco denuncié la tala y extracción de un hermoso roble a pocas cuadras de mi casa, en la Av. República de Panamá; luego la de otro árbol magnífico con el exclusivo objeto de hacer sitio a los automóviles de los clientes de una pastelería infame y ahora, a apenas dos cuadras de mi casa, en la calle Bartolomé Trujillo, entre los números 275 y 271, en San Antonio, Miraflores, un vecino criminal ha talado otro árbol magnífico, que embellecía la calle y ocultaba la fealdad de su casa, que ahora ha quedado tal cual es: muy fea. Evidentemente los enemigos de los árboles, que son mis enemigos, me persiguen. Pero ¡ay!, seguiré escribiendo contra ellos.

    Se ha desatado por fin la guerra del transporte, en la que el alcalde Alberto Andrade, que ya ha triunfado contra otros dragones, se enfrenta al caos automotor de la capital, intentando frenar el irracional comportamiento del alcaldito de Huarochirí, que en los últimos años ha venido dando permisos por doquier a líneas de micros y buses, convirtiendo el tránsito de la ciudad en un caos único en el mundo. Toda la ciudadanía, menos esos malhechores al volante y el alcaldito que los protege, está con Andrade

    La ex candidata Lourdes Flores parece que está en campaña, no sé para qué, como no sea para hacerse notar. Ahora ha anunciado, a priori, sin saber cuáles serán, que su movimiento se opondrá a las puntuales facultades extraordinarias que el ministro Kuczynski anuncia solicitará al Congreso para tratar de sacar la economía del país adelante. Así, por las puras arvejas, la señorita Flores se opone desde ya, de la misma forma que hace algún tiempo se oponía al alcalde Alberto Andrade, sumándose a los asiduos ataques de las señoras Carmen Lozada de Gamboa y María Jesús Espinoza (si es que así se llama esta última, porque ya no me acuerdo). El afán de protagonismo suele ser un bumerang.

    La municipalidad de Miraflores extendió quince días la amnistía tributaria que había decretado en favor de los vecinos de ese alicaído distrito. En buena hora, porque la crisis económica ha golpeado fuertemente a los blanquitos pitucos que allí habitamos y que poco a poco estamos mesocratizándonos y hasta proletarizándonos. Aún más, creo que habría que dar un poco más de tiempo para que la gente pueda ponerse en una forma u otra al día en sus tributos municipales, que no son moco de pavo, como sabemos.

    Transparencia, esa eficaz ONG que tuvo participación tan activa en las últimas elecciones, acaba de editar el libro Quién es Quién en el Congreso de la República, libro utilísimo para quienes queremos seguir el paso de los hijastros de la patria (no los llamo Padres de la Patria porque eso me parece mucho en la mayoría de los casos). En dicho libro se registran todos los datos habidos y por haber de quienes regirán el destino y los desatinos del Congreso. Sólo faltan sus huellas digitales, para el caso de que pudieran ser necesarias. ¡Gracias Transparencia!

    A la ciudadanía y al país en forma casi total -si no total-, le ha indignado el intento que se hizo de incriminar al general Ketín Vidal en relación a una supuesta cuenta en el extranjero cuyos fondos provendrían de Montesinos. El captor de Abimael Guzmán que tuvo el gesto de rechazar el gran premio monetario que se le ofreció con tal motivo, el eficaz ejecutor de la ubicación y detención de Vladimiro Montesinos, está para los peruanos decentes fuera de cualquier duda. Y a todo el mundo le extraña que un infundio de esa naturaleza se haya hecho público, y que la señora Fiscal de la Nación haya declarado que "en el Perú nadie tiene corona". El general Ketín Vidal no tendrá corona, pero luce sobre sus sienes los laureles de la victoria. El caso es tan indignante como cuando el oprobioso productor de un programa de televisión trató de involucrar al Presidente Paniagua en un asunto similar.


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Bienes y Servicios | Controversias | Lugar Común | China te Cuenta Que... |
    Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal