Edición Nº 1683

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    16 de agosto de 2001

    Tantas Cuentas Pedro
    Investigación sobre el caso Apenkai involucra al hermano del ex Presidente. Manejó el dinero de donaciones japonesas en una cuenta del exterior.

    Pedro Fujimori. Tercero del clan que también conforman Juana, Alberto, Rosa y Santiago. En 1993 vino de Nueva York para encargarse de Apenkai.

    Escribe PAOLA UGAZ

    MIENTRAS nuestro ex mandatario se escuda, desde Japón, en una página web donde descarga veneno y algunas mentiras, mientras Víctor Aritomi, su cuñado (casado con su hermana Rosa), disfruta de su novísima nacionalidad nipona, en Lima va apareciendo una telaraña que podría involucrar a Pedro, el tercero de los hijos de Naochi y Matsue Fujimori. Y nada menos que por una cuestión que habría tenido fachada caritativa.

    El pasado sábado 24, después de insistentes pedidos para que Pedro Fujimori entregara los libros contables y otros informes sobre Apenkai (la famosa ONG montada para recibir donaciones japonesas), la fiscal Luz Carmen Ibáñez, encargada del caso, finalmente incursionó en el local de la institución y encontró algunos documentos que podrían resultar comprometedores. Entre ellos un envío bancario de Perú a Estados Unidos por cerca de 30 millones de dólares.

    ¿A dónde conduce esta cuenta que abre otro flanco dentro de la investigación sobre la familia Fujimori?

    A comienzos del gobierno de Cambio 90, Víctor Aritomi, ex embajador del Perú en Japón y su esposa Rosa Fujimori, hermana del ex mandatario, fundan en Japón la Fundación Presidente Fujimori o Fundación Fujimori Daitori Shien, con el objeto de recibir las donaciones que, debido al interés que generó la elección del ex Presidente, se recibían en el País del Sol Naciente para el Perú. Hasta allí, nada extraño y más bien plausible para las relaciones entre ambos países.

    En Lima, para captar las donaciones, se formó Apenkai, una ONG encabezada por Pedro Fujimori, uno de los "hermanísimos" (el tercero de los cinco hermanos) del ex mandatario. Como tal, Pedro era el único autorizado para mover el dinero que venía de Japón al Perú y que, curiosamente, era enviado a una cuenta a plazo fijo en Estados Unidos, luego de pasar por los bancos Wiese y Continental de Lima.

    Las donaciones que llegaban a Apenkai eran a título personal y no de Estado a Estado. Entre los donantes estuvieron la Nippon Foundation, que donó casi 5 millones de dólares; la Fundación Sasakawa, con más de 2 millones de dólares y la Prefectura de Kumamoto (pueblo de la familia Fujimori), que dio 1'883,869 dólares. También la Fundación Matsushita, que donó 1'000,729 dólares y la Cruz Roja Internacional, que dio 761, 771 dólares.

    Local de la institución en Lima. El edificio es de propiedad del ex ministro de Transportes de Fujimori Antonio Páucar. El sábado 24 la Fiscalía lo intervino y encontró documentación importante. Derecha, parte de la ropa donada a inicios de los años '90.También era manejada por la institución.

    La mayor parte de este dinero estaba, supuestamente, destinado a la construcción de colegios en Lima y Provincias. Hasta el momento, ninguno de los donantes ha presentado queja alguna sobre el destino de los fondos, pero la Fiscalía investiga la hipótesis de que el dinero no haya sido dedicado a los nobles fines para los que fue donado. Por lo menos resulta sospechoso, que el dinero haya sido derivado hacia Estados Unidos.

    Lo mismo puede decirse de la pérfida negativa de Pedro Fujimori de mostrar los documentos solicitados, y también de la actitud de la funcionaria de Apenkai María del Aguila Costa Meza, quien el día de la incursión de la fiscal intentó llevarse en una mochila seis discos duros, agendas y diskettes en donde había información sobre los movimientos bancarios de Apenkai. ¿Qué tanto temor si no hay nada que esconder?

    Pedro Fujimori Fujimori es el tercer hijo de Naochi y Matsue Fujimori. Le anteceden Juana y Alberto, el ex Presidente, y le siguen Rosa y Santiago. Fue rehén en la residencia del embajador Morihisa Aoki, cuando el MRTA perpetró el violento secuestro, en diciembre de 1996.

    En 1990, cuando el ex mandatario accede al poder, se encontraba viviendo en Nueva York, pero en 1993 regresó para dirigir las ONGs Apenkai y Aken. Como directivo, él no sólo manejaba el dinero de las donaciones sino que, además, disponía en qué se iba a gastar. Lo siguió haciendo hasta setiembre del año pasado, mes en que se produce la crisis del régimen debido al vídeo Kouri-Montesinos y ambas instituciones dejan de funcionar.

    El edificio donde funciona la oficina de Apenkai es de propiedad del ex ministro de Transportes fujimorista, Antonio Páucar Carbajal, quien fue compañero de colegio del ex presidente Alberto Fujimori y también directivo de la fenecida Compañía Peruana de Teléfonos, hoy de propiedad de Telefónica del Perú. No hay indicios de que el ex ministro esté vinculado al caso, pero fue llamado a declarar por la propiedad del local.

     

    María del Aguila Costa, funcionaria de Apenkai que habría tratado de llevarse información cuando la fiscal Luz Carmen Ibáñez (derecha) incursionó en el local.

    Por otro lado, el 12 de julio pasado llegaron desde Japón al Ministerio Público las declaraciones de Juana Fujimori, la única integrante de la familia que ha respondido a los múltiples pedidos de la justicia peruana. Aduce que no puede venir al Perú porque su madre, Matsue, está muy enferma, y ella con su hermana Rosa se encargan de cuidarla.

    Sobre el famoso caso de la ropa donada, denunciado por Susana Higuchi, dijo que en 1990 fue convocada por su hermano Alberto para que colabore en el despacho presidencial clasificando ropa. Según ella, como se dio cuenta de que había alguna ropa fina, la llevó a bazares para que sea vendida. El dinero recaudado, siempre de acuerdo a la versión de Juana Fujimori, ascendió a 14,000 dólares y fue entregado a Apenkai.

    Agregó que sabía que Apenkai había sido organizado por su hermana Rosa, Absalón Vásquez, Rafael Espinoza y Alberto Sato. "Nunca ocupé cargo alguno -agrega- me limitaba a ayudar en actividades manuales, aunque en los primeros años recibí dinero en efectivo para apoyar a los clubes de madres".

    Finalmente, afirmó que no sabía exactamente a qué se dedicaba Pedro en Apenkai y Aken. Sobre su hermana Rosa, informó que sabía que como esposa de embajador participaba conjuntamente con las esposas de otros embajadores latinoamericanos en la organización de unos "bazares de caridad", cuyo objeto era la venta de artesanías provenientes de América Latina.

    Acaso como una ironía de la vida, la fiscal Ibáñez, trujillana de nacimiento y con un bachillerato en Bélgica, en febrero de este año estudió un curso en Japón, organizado por las Naciones Unidas. El tema: cooperación internacional para combatir el crimen organizado con énfasis en asistencia legal mutua y extradición.

    Pronto, si sus pesquisas avanzan, Ibáñez -que tiene un manejo básico de japonés y conoce los tejes y manejes de las leyes de extradición en los países asiáticos- podría ser una funcionaria importante a la hora de preparar la estrategia para traer extraditados a todos los miembros del clan Fujimori que resulten responsables. Pedro, entretanto, espera en Lima que la justicia determine su futuro.

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Bienes y Servicios | Controversias | Lugar Común | China te Cuenta Que... |
    Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal