Edición Nº 1682

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    9 de agosto de 2001

    Vuelta a Palacio
    Periodista Fabián Salazar, meses después del incidente que casi le cuesta la vida, hoy es jefe de imagen y protocolo del Congreso.

    Edición 1620 de CARETAS (mayo del 2000), la denuncia estremeció a la opinión pública. Tras la caída del fujimorismo, Fabián Salazar volvió al puesto que ganó por concurso en 1992.

    FUE el primero en denunciar reuniones entre Vladimiro Montesinos y papá e hijo Crousillat, los hermanos Winter, "Alipito" Montes de Oca -entonces presidente del JNE-, Rómulo Muñoz Arce y muchos otros personajes asociados al poder corrupto. Y un año después aún lleva sobre la muñeca izquierda el infame recuerdo de la moral fujimorista.

    El 24 de mayo del 2000 el periodista Fabián Salazar fue torturado. El objetivo: despojarlo de 5 videocasetes y 3 diskets que podían abrirle los ojos a millones de peruanos. Su caso dio la vuelta al mundo y provocó una ola de desmentidos y de amenazas que pusieron en peligro su vida y la de su familia. Pocos días después del atentado, Salazar migró a los EE.UU., donde tuvo que ganarse la vida como obrero -a veces lavando platos en un restaurante indio- para mantener a los suyos.

    Con la caída del régimen pudo regresar. Y así lo hizo en enero de este año. Fue precisamente en estos días de juramentos y reacomodos en el gobierno que entre los hombres de prensa llamó la atención la presencia de Fabián Salazar al lado de congresistas, dignatarios y jefes de Estado. Resulta que Salazar había vuelto a un puesto que en 1992 ganó por concurso público: director técnico de protocolo del Congreso de la República.

    Gracias al sentido de la equidad impuesto por la anterior Mesa Directiva, Salazar asumió la dirección de la oficina de Imagen Institucional y Protocolo. Tiene a su cargo, además, la oficina de Iniciativas ciudadanas y el Museo de la Inquisición y del Congreso. En total, jefatura a alrededor de 50 trabajadores.

    24-mayo-2000. Sólo así pudo el SIN quitarle las pruebas del fraude.

    "He encontrado un manejo parlamentario de concertación con todos los sectores, algo que no se veía antes", apunta sorprendido. Sin embargo, persiste el recuerdo de los meses en los que sólo la solidaridad de algunos medios lo ayudó a sobrellevar las amenazas. "Lo que más me dolió no fueron las heridas, sino que a mis hijos les dijeran que su padre era un mentiroso, que todo era una patraña. El tiempo demostró que estaba en lo correcto", dice.

    Muchos de los señalados por Salazar negaron los hechos. Luego las imágenes se encargarían de desmentirlos. "A todos los enjuiciaré más adelante, porque dijeron que mentía e intentaron difamarme. Hasta el fiscal que los absolvió y quiso procesarme por falsa denuncia en agravio del Estado sigue en el Ministerio Público, como si nada hubiera pasado", sostiene.

    El tiempo pasa, pero las heridas que aún no cicatrizan son las de la indignación ciudadana. "Esas nunca deben cicatrizar", precisa. Fabián Salazar es una prueba de que cuando un hombre se entrega por la libertad y la justicia, el poder honesto y la sociedad no le dan la espalda. (PTN)

     


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Bienes y Servicios | Controversias | Lugar Común | China te Cuenta Que... |
    Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal