Edición Nº 1675

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

     

    ARTICULO

    21 de junio de 2001

    Hurtado Miller en la clandestinidad

    QUEMADO Por Acercarse Demasiado
    Desde un escondite, Juan Carlos Hurtado Miller, ex primer ministro y ministro de Economía de Fujimori, explica por qué no se pondrá a derecho hasta que le cambien la orden de detención por la de comparecencia.

    "Quiero explicar a la opinión pública cuál es el origen del dinero que me dio Montesinos y en qué se utilizó".

    Entrevista
    TERESINA MUÑOS-NAJAR

    EL ingeniero Hurtado Miller -hoy sentado en una gran mesa, mañana quién sabe dónde- acumula folders, denuncias, respuestas, recibos, facturas, pruebas y ya casi se sabe de memoria el Código Penal. Pronto se cumplirán tres meses desde que la jueza Angela Báscones ordenara su detención y él optara por esconderse. Hurtado Miller, quien armó el primer gobierno de Fujimori, repudió el autogolpe del 5 de abril de 1992 y hasta, según confiesa ahora, escondió a Alan García -entonces su vecino- cuando más de 50 policías allanaron su casa en medio de balazos; tiene la esperanza de poder aclarar, sin ponerse a derecho, las escenas de un vídeo en el que Vladimiro Montesinos le entrega 334,000 dólares para financiar su campaña a la alcaldía de Lima por Vamos Vecino, y también un viejo enredo con la Caja Policial-Militar.

    -Usted está prófugo, ¿acaso no confía en este Poder Judicial?

    -La primera citación que me hace el fiscal ocurre el 1ro. de marzo. Acudo, doy mi declaración y veo el vídeo. Lo que pasa es que, 24 horas después, sin hacer ninguna investigación documentaria, sin formular una sola pregunta y sin citar a ninguna otra persona, el fiscal presenta la denuncia ante la jueza Báscones por los delitos de peculado de uso y peculado. Cuando apelo para que la sentencia no sea por detención sino por comparecencia, el fiscal agrega una tercera acusación: la de asociación ilícita para delinquir. A los cinco días la jueza Báscones decreta mi detención y yo decido esconderme. Tengo que defender mi libertad.

    -Bueno, el fiscal ha visto el vídeo que usted no quiere que nadie más vea...

    -Es cierto. Mi familia ha presentado un recurso de amparo y un habeas corpus para que ese vídeo no se proyecte. Quiero explicar primero cuál es el origen y el destino del dinero que me entrega Vladimiro Montesinos, de lo contrario el vídeo influiría en la opinión del público y de las autoridades judiciales. Otra cosa, yo le pedí al fiscal una copia de mi manifestación y él no me la quiso dar alegando que mi proceso es reservado. Para mí, que soy el inculpado es reservado ¿y para el público no? De otro lado, le han iniciado un proceso a Fujimori por robar vídeos de la casa de Montesinos, sin embargo, esos mismos vídeos los están utilizando para acusar a la gente. En cualquier país del mundo eso estaría penado.

    -En setiembre del año pasado, el Perú dejó de ser cualquier país del mundo y ahora los jueces ordenan la detención, justamente para que los inculpados en delitos de corrupción no se fuguen...

    -Tengo todas las pruebas que indican que no he cometido ningún delito y tengo entendido que la jueza ha solicitado a dos peritos contables que autentiquen los documentos que ya hemos presentado.

     
    Rendición de cuentas de los gastos de campaña que Hurtado Miller envió a Montesinos y uno de los recibos que la sustenta.

    Sin dejar de hurgar en archivos y documentos, Hurtado Miller intenta su defensa y explica lo que contiene el vídeo.

    Según él, se le acusa de peculado de uso porque en el vídeo en cuestión Montesinos le dice: Ingeniero, yo le voy a enviar un vehículo. "No puede ser peculado de uso -afirma- porque ese vehículo, que supuestamente iba a utilizar en mi campaña, no le pertenecía al Estado". Y continúa: "He presentado vídeos de esa época (1998), donde se ve que el vehículo que yo usé era una camioneta Hyundai, del año 1997, de color azul. Lo compró una empresa privada al leasing del Banco Nuevo Mundo.

    Respecto al delito de peculado, Hurtado sostiene que, cuando Absalón Vásquez le propuso ser candidato a la alcaldía de Lima por Vamos Vecino, el planteó dos condiciones: ir como independiente pero apoyado por esa agrupación y que le financien la campaña, para lo cual, hizo un presupuesto de 400 mil dólares. Entonces, Vásquez le dijo que el coordinador general de la campaña a nivel nacional era Vladimiro Montesinos.

    "Nunca había visto a Montesinos ni hablado con él -revela Hurtado- hasta ese mes de agosto de 1998. Montesinos manifestó en esa oportunidad que iba a eliminar del presupuesto la partida destinada a dos vehículos puesto que él me iba a dar uno. Luego, me citó para el 11 de agosto y me entregó, en sobres específicos (para cada partida), que los tengo archivados, 334,000 dólares. En el vídeo se puede apreciar que saca el dinero de un sobre, lo cuenta y lo vuelve a guardar y así sucesivamente. Luego, yo firmo un recibo".

    La escena no se filma en el famoso despacho del ex asesor sino en un salón aparte. Después de entregado el dinero ingresa Daniel Borobbio. "Al ver el vídeo en la fiscalía -explica Hurtado- percibo que Borobbio sabía perfectamente que había una cámara porque hace una mueca, como de burla, dirigiéndose a ella".

    Entre agosto y setiembre de 1998, Hurtado tiene "cuatro o cinco" reuniones más con Montesinos. En todas ellas participa Borobbio y, de acuerdo a él, sólo tratan temas relacionados a la campaña. "A partir del 10 de setiembre, es decir 28 días antes de las elecciones, no vuelvo a ver a Montesinos. Creo que cuando sobrepasé el 30 por ciento de aceptación en las encuestas me consideraron peligroso para las presidenciales del 2000, por eso me llamaron para el Ministerio de Industria en 1999".

    "El dinero que me dio Montesinos no era del Estado sino de empresarios de Gamarra, al menos eso es lo que me dijeron. Además, presenté una rendición de cuentas, en diciembre de 1998, por la suma de 639,000 dólares a Vamos Vecino y a Vladimiro Montesinos. Acá tengo los recibos de todos los gastos. Acá están los pagos que les hice a mis asesores. (Según él, su equipo técnico lo conformaron Leoní Roca, Rosa María Palacios, Roxana Pajuelo y Javier Pacheco). Yo tuve que aportar los 300 mil dólares de diferencia. Es decir, finalmente me engañaron, no me pagaron esa diferencia y me abandonaron al final de la campaña", añade Hurtado.

    También sostiene que el 12 de marzo de 1999, el Servicio Nacional de Inteligencia, que es una unidad ejecutora del pliego Presidencia y Consejo de Ministros, presentó sus cuentas y no hay ahí -"yo tengo el informe"- ni una sola cifra de dinero que se haya destinado a otras entidades.

    Hurtado Miller aclara, antes de continuar, que él no ha amenazado -"como señalan algunos diarios"- a la jueza Báscones al decir que no se va a poner a derecho hasta que no le cambien la orden de detención. "No me parece justo como se está llevando mi proceso", dice.

    -En 1998, se sabía perfectamente quién era Vladimiro Montesinos. ¿Usted no?

    -Bueno, ahora sabemos que medio Perú ha pasado por su oficina. Carlos Ferrero, que hoy es un símbolo de santidad, no sólo fue sino que propuso a Montesinos como ministro del Interior. Ferrero recibió dos canastas de Navidad, si el fiscal alega, por ejemplo, que a él no le interesa el destino de los fondos sino el origen, habría que preguntarse con qué fondos se compraron esas canastas. A Ernesto Gamarra lo detienen por enriquecimiento ilícito por tres mil dólares. Además, yo no pedí ver a Montesinos. A mí me llevaron.

     

    Enseñando pruebas. Derecha, en el famoso mensaje del "Dios nos ayude". Detuvo la inflación.

    -Pero ¿no sospechó que de repente trataría de negociar algo ilícito?

    -No sospeché nada. La campaña me interesaba mucho y punto. He sido político toda mi vida y quería ver mis perspectivas para el 2000.

    -Durante la campaña, ¿también habló con Fujimori?

    -A Fujimori no lo vi antes, durante ni después de la campaña. En realidad, no lo vi desde febrero de 1992 hasta octubre de 1999 cuando juramento como ministro de Idustria.

    -Usted dice que no estuvo de acuerdo con el autogolpe del 5 de abril de 1992. Resulta incomprensible que haya aceptado ser candidato a la alcaldía por el oficialismo y luego el Ministerio de Industria?

    -Yo quiero servir a mí país. Y acepté lo del ministerio porque me dijeron que promoviera la reactivación del sector. Eso fue otro engaño. Lo único que querían era sacarme de carrera para el 2000.

    -Acaba de decir que ha sido político toda su vida, ¿cómo así se dejó engañar tantas veces?

    -Porque confío en las personas.

    Como se sabe, Hurtado Miller también está siendo investigado por su supuesta vinculación con malos manejos en la Caja Policial-Militar. Al respecto, la Fiscal Ana Cecilia Magallanes, ha presentado una denuncia penal contra él, y su hijo Juan Carlos Hurtado de Asín, propietarios de la empresa CIMEX, por los delitos de cómplices primarios del delito contra la Fe Pública- Falsedad Material-en agravio del Estado y de la Caja por presuntos cómplices primarios del delito contra la Administración Pública (Concusión y Colusión Desleal en agravio del Estado y la Caja).

    "Ocurre que en julio de 1998, después de un largo proceso judicial entre la Caja y CIMEX, se firma un contrato de Dación de pago mediante el cual se cancelaba el íntegro de la deuda que CIMEX tenía con la caja", señala Hurtado. (El crédito original fue obtenido por PAUSA, empresa representada por Jaime Mur, y por el cual se estableció como garantía la hipoteca sobre un inmueble tasado en 14 millones de dólares. CIMEX asumió ese crédito después).

    El hecho es que, la cancelación se produjo mediante la entrega en propiedad a la Caja de locales comerciales del proyecto "Mercado Arriola" que desarrolló CIMEX y que financió la Caja.

    "Para la fiscalía -añade- el contrato tiene indicios delictivos porque se evidencia la sobrevaloración de los inmuebles entregados en dación de pago. Si la denuncia fuera cierta, CIMEX tendría que haber realizado una concertación delictiva con siete bancos y 21 empresas comerciales, quienes habían tomado locales similares y a un valor similar en dación de pago. Otra cosa: Jamás utilicé las influencias ni de Montesinos ni de Fujimori para solucionar mis problemas con la Caja. Es más, la Caja me demandó estando yo de ministro, el 17 de julio del 2000".

    Sobre este asunto, refiere que no procede un proceso penal mientras no termine el civil que la Caja inició respecto a la resolución del mencionado contrato. Por último, responde:

    -¿Qué opinión tiene de Alberto Fujimori, ahora?

    -Lo conocí en la Agraria, era muy amigo, como yo, de Manuel Forero. Forero me lleva cuando lo eligen presidente y Carlos Amat me recomienda. Nunca fui de su entorno cercano. En el '90 me tuteaba, en 1999 me hablaba de usted. En verdad, me encontré con otro Fujimori, mucho más frío y distante.

    -El está a punto de publicar sus memorias...

    -No me tratará con mucho cariño. Por algo dejaría mi vídeo y el de ningún otro ministro más.

    -¿Es verdad que usted escondió a Alan García el 5 de abril?

    -Sí, estuvo en mi casa tres días. Estaba viendo televisión cuando escuché a mi perro ladrar ferozmente. Salí a la terraza y vi una sombra enorme por los muros. Era él. Estaba muy sobresaltado. No era para menos. Acababan de abrir su puerta a balazos, estando adentro sus hijos pequeños.

    -Si no consigue probar su inocencia, ¿seguirá escondido?

    -Definitivamente. Es muy angustiante. Por ejemplo, no sé dónde dormiré esta noche. (Teresina Muñoz-Nájar)


    Crimen y Criterio
    Debería establecerse una mejor proporcionalidad entre delito y sanción a raíz de los vladivideos.

     
    Detenidos: Ernesto Gamarra, Agustín Mantilla y Bedoya de Vivanco.

    TAL como se desprende de la casi inexistente legislación en materia de campañas electorales, la fiscalización de las "contribuciones" es virtualmente nula y el uso real de esos dineros también. La ley no establece sanciones, en consecuencia la ida y venida de donaciones de origen oscuro bien podrían inundar la política peruana.

    Precisamente ese es el caso de algunos personajes que aparecen en vídeos recibiendo dinero del propio Vladimiro Montesinos o de uno de sus testaferros.

    Como Juan Carlos Hurtado Miller, que reconoce haber recibido 334,000 dólares del ex asesor, Agustín Mantilla obtuvo 30,000 dólares y hoy purga detención por este hecho. Sin embargo, hasta ahora nadie lo había ajochado por los más de dos millones de dólares que insólitamente movía en cuentas bancarias en el extranjero.

    Igualmente, Ernesto Gamarra que recibió 3,000 dólares de Luis Venero y Luis Bedoya de Vivanco el equivalente a 25,000 dólares de Montesinos, también para campañas electorales están entre rejas. Lo propio sería. además de la grave y merecida sanción moral, un trato acorde con la magnitud de la falta o delito. Estos personajes traicionaron los principios democreaticos que decían defender y recibieron dinero a espaldas de sus correligionarios, arrastrándolos hoy, en cierta medida, en el escarnio.


    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Bienes y Servicios | Controversias | Lugar Común | China te Cuenta Que... |
    Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal