Edición Nº 1664

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

    ARTICULO

    5 de abril de 2001

    Luna De Hiel
    Cisma en la CONFIEP. A menos de dos semanas de la elección de Julio Favre como presidente del gremio de gremios, el sector empresarial busca chivos expiatorios, y también una nueva identidad.

    Favre bajo fuego cruzado, el mismo día de su juramentación. Ha dicho: "la luna de miel con el nuevo gobierno será corta". Ninguna más corta que la suya, claro.

    EN medio de una gresca de proporciones, los empresarios se preparan para recibir al nuevo gobierno. No todos parecen tener la misma disposición. Mientras el titular de la Confiep, Julio Favre, adelanta que "la luna de miel con el nuevo gobierno será corta", Carlos Castro (Adex) resta importancia al gremio de gremios y dice que éste "sólo ha sido un espejismo". En el centro de la contienda está el mo delo económico.

    Tal como se esperaba, el lunes por la noche la Asociación de Exportadores (Adex) oficializó su retiro de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales (Confiep). "Confiep, en realidad, ha sido sólo un espejismo", argumentó el presidente de Adex, Carlos Castro, al anunciar su decisión. La semana pasada habían emprendido el mismo camino la Sociedad Nacional de Industrias (SNI) y la decana de los gremios empresariales, la Cámara de Comercio de Lima.

    La figura del espejismo puede resultar una exageración. No sólo porque Ricardo Vega Llona, presidente de la Confiep en 1987, encabezó la revuelta empresarial contra la estatización de la banca, sino también porque, de alguna manera, a lo largo de la década del '90, en plena crisis de los partidos y de la institucionalidad, la Confiep llenó parte de este vacío.

    Lo que debilitó su independencia frente al poder de turno fue que a diferencia de la SOFOFA (CONFIEP chilena), varios de sus líderes como Rafael Villegas, Jorge Camet, Arturo Woodman, Ricardo Márquez, entre otros, no sólo no condenaron el golpe de abril de 1992, sino que trocaron el overol empresarial por las tareas de gobierno. Y los que no lo hicieron, como los past-presidentes Jorge Picasso, Manuel Sotomayor y Roque Benavides no tuvieron reparo en confesar su identificación con el régimen.

    El ingeniero Castro explica que el alejamiento se debe al maltrato sufrido por el sector industrial bajo el gobierno de Fujimori, sin que la Confiep se diera por aludida .

    Los reiterados reclamos de Adex, la SNI y la Cámara de Comercio para reducir o eliminar los sobrecostos tributarios y laborales resultaron silenciados por los espectaculares crecimientos del PBI en el período 1993-98.

    El modelo económico era aplaudido a rabiar en las CADES de esos años. La apertura de los mercados de bienes y capitales, la promoción sectorial a la minería, los aranceles bajos (en búsqueda del arancel plano) y el dólar barato eran el signo de los tiempos. Los estudios del Instituto Peruano de Economía (IPE), vinculado a la Confiep y que ahora dirigen Roberto Abusada y Fritz Dubois, ex asesores del ex ministro de Economía Jorge Camet, sirvieron de aliento intelectual a este modelo económico.

    Pero bastó que los capitales de corto plazo (que financiaban anualmente el déficit de la balanza de pagos el cual se acercaba al 5 %) empezaran a retirarse, a partir de la crisis rusa de setiembre del 1998, para que el agua empezara a llegarle al cuello a muchos empresarios. Apenas comenzaron a retirarse estos capitales, el modelo se fue de bruces. La cifras no admiten discusión: siete bancos intervenidos, 4.331 empresas en Indecopi (con varios líderes empresariales en la cola), US$ 3.500 millones de créditos incobrables, entre otras variables, son finalmente el pobre balance de la década.

    Un ejemplo que grafica la terquedad ideológica de los ex ministros de Economía Carlos Boloña y Jorge Camet y sus asesores fue el hecho de que el MEF se opusiera a que el Perú adoptara el arancel escalonado de la Comunidad Andina. Esto colocaba en desventaja principalmente a los industriales frente a sus competidores andinos.

    En el discurso del MEF incluso se abogaba por un arancel plano que no existe en ningún país del mundo.

    Quizá por ello el ingeniero Castro se pregunta y se responde: "¿Qué ha logrado la Confiep en los últimos años? "Nada. La eficiencia no se mide por intenciones sino por resultados". (Canal N 2/4/2001)

    Carlos Castro, presidente de ADEX: "Confiep ha sido sólo un espejismo"

    INDUSTRIALES CALIENTES

    Quien inició la ruptura del máximo gremio empresarial fue la SNI . El presidente de ésta Manuel Yzaga, comunicó que los 65 comités que conforman la SNI optaron por desafiliarse de la confederación empresarial, entre otras razones porque "no se sienten representados ni debidamente defendidos; hace 10 años que se está pidiendo un apoyo de la Confiep para que se ocupe del drama industrial, pero no se ha conseguido nada", afirmó Yzaga (Gestión 30-03-01)

    El jueves siguió sus pasos la centenaria Cámara de Comercio de Lima. El presidente de este gremio, Samuel Gleiser anotó que su alejamiento se debía a que "se han desvirtuado los objetivos por los cuales fue creada la Confiep hace 17 años".

    DETONANTE

    En realidad la ruptura se veía venir. Arturo Woodman, presidente de la Confiep en 1995 tuvo muchas dificultades con el entonces presidente de la SNI Eduardo Farah.

    A Manuel Sotomayor, a cargo de la Confiep en 1998, Adex, la SNI y la Cámara de Comercio de Lima le formaron una entidad paralela : la Coordinadora Nacional de la Producción.

    Estas tres instituciones, sin embargo, enterraron su hacha de guerra con la elección del empresario minero Roque Benavides ingresando a formar parte de su junta directiva en 1999. Pero Benavides prescindió de ellos, para su reelección en el 2000 se apoyó en los empresarios vinculados al sector servicios (principalmente al sector financiero) y otra vez sonaron los clarines de batalla.

    La nueva directiva se hizo de la vista gorda con las irregularidades de la segunda reelección de Alberto Fujimori. Carlos Castro se puso desde Adex a la cabeza de los reclamos contra esta actitud.

    LIOS ESTATUTARIOS

    La gota que rebasó el vaso fue la reciente elección de Julio Favre en la presidencia de la Confiep. Ninguno de estos gremios productivos quiso formar parte de su directiva. La conformación de su Comité Ejecutivo se convirtió en un verdadero rompecabezas.

    Los artículos 40 y 42 de los estatutos de la Confiep señalan que para conformar este Comité Ejecutivo se requiere contar con representantes de seis miembros natos (fundadores) de la confederación (SNI, Cámara de Comercio de Lima, Capeco, Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía, Adex, Sociedad Nacional de Pesquería y la Asociación de Bancos).

    Ante el impase, el empresario avícola Favre, recurrió al consejo de los ex presidentes (Jorge Camet, Jorge Picasso, Manuel Sotomayor, Rafael Villegas, Ricardo Vega Llona, Julio Piccini y Miguel Vega Alvear), y optó por conformar su Comité Ejecutivo con sólo cuatro miembros. Para Yzaga esta decisión caminaba "en contra de lo que establecen los estatutos".

    El flamante presidente de la Confiep arguye que tener en el Comité Ejecutivo seis miembros natos es una exageración. "Si el espíritu del reglamento es tener 50 por ciento de los miembros natos (en este comité) , ahora este porcentaje corresponde a cuatro porque de los doce miembros natos fundadores ahora sólo quedan siete" anotó.

    SERVICIOS VS. PRODUCCION

    Como anota el ex vicepresidente de la SNI Eduardo Iriarte, candidato a la segunda vicepresidencia del FIM, este lío estatutario sólo es reflejo de un serio problema de representatividad que enfrenta la Confiep desde hace años.

    Inicialmente este organismo empresarial fue constituido en 1985 por siete gremios. Con el paso de los años se fueron incorporando otros sectores hasta sumar 15 con 35 directores representantes. Pero quien tuvo un crecimiento más significativo fue el sector financiero, que alrededor de los bancos logró ampliar su presencia. A la Asociación de Bancos le siguió el gremio de las compañías de seguros, la Asociación de AFPs y la agrupación de Sociedades Agentes de Bolsa, todas vinculadas a las entidades bancarias.

    "Bajo este esquema, es el sector financiero representado en la Confiep el que maneja los principales cargos en la directiva, y la elección del presidente depende de la voluntad de este sector" comenta Iriarte.

    De esta forma, la Cámara de Comercio de Lima, la SNI y Adex, que representan a más de 3.000 empresas, sólo suman siete votos.

    Es decir, mientras constituyen no menos del 40% del PBI su peso en el directorio de la Confiep es del 20%. Están subrepresentados. El caso más escándaloso es el de la industria. Mientras su sector representa el 21,1% del PBI, sólo tiene tres asientos en el directorio de la Confiep. Su representatividad está licuada a la tercera parte (8,5 %).

    Sectores primarios como el agro, la minería y la pesca tienen otros 9 votos. Mientras que los servicios públicos, que agrupan sólo tres empresas, tienen 3 votos; la Asociación de AFPs, con 4 empresas, tiene 1 voto; las empresas de seguros y las SAB, también 1 voto cada una; la Asociación de Bancos, 3 votos.

    Años atrás, el propio Yriarte presentó un proyecto para modificar el estatuto de la Confiep y democratizar su representación. Hasta hoy su iniciativa duerme el sueño de los justos.

    Roque Benavides prometió en 1.999 una solución que se ha ido aplazando hasta que la crisis estalló. Para Carlos Castro, de Adex, se debe seguir el esquema chileno, que sólo agrupa en su máximo gremio empresarial a representantes de seis sectores : industria, minería, construcción, finanzas, exportación y servicios. "Esto hace que este gremio sea fuerte y representativo de todos los empresarios, y no se estén creando gremios para ganar votos y manejar la institución", señala.

    El hecho es que ésta es la crisis más áspera que se haya producido entre todo los gremios empresariales, incluídos períodos anteriores a la Confiep. El drama se produce en el marco de un proceso electoral que ha tenido a la economía en el centro mismo del debate.

     

    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Bienes y Servicios | Controversias | Lugar Común | China te Cuenta Que... |
    Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal