Edición Nº 1662

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

    ARTICULO

    22 de marzo de 2001

    El Día Perdido
    Documentos afloran y desmienten versiones iniciales del propio Toledo sobre su secuestro el 16 de octubre de 1998.

    Substancias contradictorias, fenobarbital y cocaína, apuntan a la posibilidad de que sí fuera narcotizado. El fenobarbital es un barbitúrica hipnótico no propicio a las fiestas.

    YA medio Lima está volviendo a hablar del asunto, así que CARETAS ha decidido tomar el toro por las astas y aclarar las cosas en la medida de lo posible.

    Se trata del presunto secuestro que sufriera Alejandro Toledo el 16 de octubre de 1998.

    Durante el anterior proceso electoral, tanto el propio Toledo como Eliane Karp aludieron en más de una ocasión a este incidente. El economista habría sido drogado y existía la posibilidad de que fuera el protagonista inconsciente de un vídeo pornográfico ensamblado por el SIN.

    En 1998, Toledo estaba por lanzar su candidatura presidencial -cosa que hizo en febrero de 1999- y después de la serie de vídeos hechos en casa que se está exhibiendo en estos días, cualquier cosa parece posible.

    CARETAS entrevistó a Eliane Karp entonces sobre el tema y llegó a la conclusión que, de existir un vídeo de la naturaleza descrita, se trataría obviamente de una truculenta maniobra del régimen para desprestigiar a Toledo.

    EL CERTIFICADO DE LA SAN PABLO

    Ahora bien, en manos del periodista de investigación Jimmy Torres cayó el Certificado 050781 emitido ese mismo 16 de octubre de 1998 por la Clínica San Pablo de Surco en el que se consignan los resultados de un análisis de sangre, otro de orina (benzodiacepina) y un tercero de orina "toxic screen".

    Como se observará en el facsímil, el primero muestra rastros del barbitúrico hipnótico fenobarbital y en el segundo de orina hay trazas de cocaína.

    Dicho examen fue practicado a Toledo al ser internado en la noche del día anotado.

    El propio Jimmy Torres sufrió un serio accidente automovilístico en julio del 2000 y permaneció internado mes y medio en la Clínica San Pablo. En el curso de esa estadía conoció a varios médicos y enfermeras, lo que derivó en la obtención subrepticia del los análisis anotados.

    Torres acudió directamente el pasado viernes 9 de marzo al local de Perú Posible, ubicado en la Av. Pershing 601, para visitar a Alejandro Toledo. Presente estaba uno de sus asesores, Fernando Rospigliosi, cuando Torres mostró al candidato el documento de la Clínica San Pablo y le pidió una entrevista aclaratoria. Toledo le contestó que conocía esos análisis, que incluso tenía el original del certificado, pero se negó a discutir públicamente el tema. Más aún, según Torres, ofreció al periodista una ubicación rentada en su equipo electoral para realizar contracampañas. Esto CARETAS lo considera realmente deplorable.

    Pasó una semana en la que Toledo y portavoces de su entorno hicieron diversas alusiones a una supuesta conjura de amplio espectro y siniestro origen tildada como "el plan de demolición del Cholo Toledo". Estas alusiones se intensificaron el miércoles y jueves pasados, pero CARETAS nada publicó, ya que buscaba confirmar cierta información y reconstruir los hechos.

    El viernes 16, el director de la revista, Enrique Zileri, recibió una invitación para almorzar con Toledo, vía Rospigliosi. En anteriores ocasiones se habían realizado este tipo de encuentros para intercambiar puntos de vista cordialmente y recibir información de trasfondo. El grado de respeto que se adquirió por el candidato Toledo aquí, asediado como estaba por el fujimorato, se refleja en el hecho que CARETAS le dedicó 6 carátulas y dos a Eliane en pocos meses.

    El candidato se negó a aclarar el episodio con Jimmy Torres de CARETAS. Derecha: Aquí lo llevaron esa noche.

    En esta ocasión, sin embargo, se consideró que lo correcto era insistir en una entrevista periodística que cubriera todos los temas y dudas que hay en la agenda, incluyendo el caso de la presunta hija Zaraí y del mentado secuestro.

    El lunes Rospigliosi quedó en volver a consultar la propuesta, pero hasta el cierre de esta edición no se recibió una respuesta.

    La preguntas que CARETAS quería plantearle están basadas en documentación que es nueva para la revista y que está enganchada con temas de genuino interés público.

    Después de todo, la versión de un acto criminal de la envergadura de un secuestro con fines de extorsión política, no es materia que deba dejarse en un limbo informativo.

    Toledo nunca sentó una denuncia ni exigió que se investigara a fondo lo que hasta ahora se ha descrito como una agresión, pero esta reticencia se ha asociado con una reacción de pudor frente a una circunstancia escabrosa.

    Como se recordará, la versión original aludía la intervención del automóvil Honda en el que viajaba Toledo con otro funcionario de ESAN por dos camionetas negras.

    Toledo había salido de su casa en Camacho a las 8:15 de la mañana de ese 16 de octubre hacia una conferencia en el hotel Los Tallanes, pero nunca llegó, presumiblemente al ser interceptado en la Av. Nicolás Arriola.

    La voz de alarma ante la División Antisecuestros de la Policía (DIVISE) la dieron tanto Alfredo Novoa Peña, decano de la Escuela de Administración de Negocios, como la propia Eliane Karp, quien pronto verificó a través del Banco de Crédito el retiro de considerables sumas de dinero con la tarjeta de crédito de Toledo.

    Hubo varias versiones sobre el monto: entre 1.500 dólares y 35 mil soles.

    Parecía, pues, un típico secuestro al paso.

    LA NOTA INFORMATIVA

    CARETAS, sin embargo, obtuvo a través del periodista Torres la nota informativa Nº 260 de la DIVISE que especifica una situación diferente y que más alude a un caso atípico.

    Pablo Gálvez de farmacia Deza hizo varios "deliverys" a El Escarabajo y al hotel Melody.

    La referida nota señala que entre las 8 y 45 de la mañana y las 5 de la tarde de ese 16 de octubre se habían realizado diversas operaciones bancarias en la cuenta de Toledo, -entre ellas un retiro del cajero automático y adquisiciones de diversos artículos en la farmacia Deza de la Av. Conquistadores en San Isidro.

    La nota informativa continúa así:

    "Personal de la PNP DIVISE entrevistó al empleado Pablo Gálvez Cruzado, quien indicó que las adquisiciones habían sido efectuadas por tres féminas (no identificadas hasta ese momento), las que se apersonaron a ese local comercial presentando la tarjeta de crédito de Alejandro Toledo, la que utilizaron para comprar prendas de vestir y artículos de tocador, por lo que antes de entregar la mercadería, las acompañó hasta el hotel `El Escarabajo', ubicado entre las Avenidas Carlos Villarán y Nicolás Arriola en La Victoria, en donde firmó el voucher Alejandro Toledo, sin evidenciar que venía siendo coaccionado o presionado de alguna manera."

    LA DIVISE según su nota informativa señala que esta "misma operación se realizó en dos oportunidades en el hotel `Melody', ubicado en la Av. Angamos Este, en Surquillo, lugar donde se comprobó que el economista se había retirado a las 20 horas aproximadamente".

    La DIVISE indica que al presumirse el secuestro de Toledo notificó a la central de Radiopatrulla y a diversas unidades para proceder a la ubicación y captura del vehículo Honda placa EO-7140 de Toledo.

    Según la misma nota, a las 21 horas policías encontraron frente al hotel `Queen' ubicado en el cruce de las avenidas Carlos Villarán y Nicolás Arriola, el vehículo de Toledo "el que momentos después fue abordado por su propietario y al ser entrevistado les indicó que había un mal entendido por lo que se dirigía a su inmueble para conversar con su esposa, situación que conlleva a que sea escoltado hasta su domicilio."

    La nota informativa sigue indicando que "siendo entrevistado el presunto secuestrado Alejandro Toledo Manrique precisó que se había reunido prolongadamente con unos amigos hasta las 20 horas y que no había sido víctima de secuestro alguno, y con relación a las sumas de dinero retiradas se debió a que tenían que cubrir algunas emergencias económicas, por lo que oportunamente esclarecería los pormenores.".

    Ante esta versión de Toledo, los policías de la DIVISE desactivaron su operativo. La nota informativa la firma el jefe de la división, Comandante Luis Gabulle Huarcaya con fecha del mismo 16 de octubre de 1998.

    La nota informativa Nš 260 de la División Antisecuestros de la PNP (DIVISE).

    CARETAS ubicó al jefe operativo, mayor Salomón Mitta, que dirigió la investigación, pero éste se negó a dar versión alguna sobre el tema. La revista también intentó entrevistar al empleado de la DEZA, pero tampoco quiso añadir algo a lo consignado en la nota.

    Allí, sin embargo, no termina el asunto. La existencia de fenobarbital en el análisis de sangre efectuado esa noche a Toledo y el hecho mismo que acudiera a la Clínica San Pablo sí apuntan hacia la posibilidad de que haya sido narcotizado.

    El fenobarbital se vende en cápsulas cuyo contenido al partirlas puede ser vertido disimuladamente en un líquido -y si el líquido es alcohólico se potencia su efecto.

    En el archivo de CARETAS se encontró un perdido recorte del diario El Popular en el que se especulaba sobre la eventualidad de que determinadas "lolitas" hubieran "pepeado" (o drogado con una "pepa") a Toledo y a un amigo no identificado.

    La posibilidad de usar el fenobarbital para estos fines es muy real. Según médicos consultados sin identificar al "paciente", como el siquiatra Mariano Querol y el patólogo Uriel García, el fenobarbital en un antiquísimo medicamento que era utilizado para controlar la epilepsia y como anestésico en la veterinaria.

    Siendo un barbitúrico hipnótico, en los seres humanos puede provocar desorientación, una borrachera artificial o un sueño profundo, dependiendo de la cantidad que se administre.

    También existe la posibilidad de un "cóctel" mezclando el fenobarbital con un psicotrópico como la cocaína, pero la combinación puede provocar una baja de la presión alarmante, y un viaje a la clínica.

    "Lo último que querrá tomar uno si desea divertirse en una fiesta es fenobarbital", dijo a CARETAS un farmacéutico. "Por otro lado, para dormir placenteramente hay muchos medicamentos más modernos y mejores"

    LAS TRES FEMINAS

    ¿Quiénes eran, pues, las tres "feminas" de la farmacia Deza? La nota informativa de la DIVISE indica no haber podido identificarlas.

    No es imposible que hayan sido utilizadas como señuelo en una operación para comprometer a Toledo.

    Precisamente en ese año un candidato a alcalde contó a CARETAS la anécdota de una mujer muy hermosa que visitó su despacho de sorpresa trayendo como regalo la reproducción escultórica de un sensual desnudo del artista Hastings.

    La desconocida indicó que ella había posado para la obra y que se ofreció a trabajar en la alcaldía ad honorem. El alcalde en proceso de reelección salió de la tentación con cierta premura. Había sido advertido que el SIN estaba soltando encarnaciones del señuelo más antiguo de la historia después de la manzana.



    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Bienes y Servicios | Controversias | Lugar Común | China te Cuenta Que... |
    Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal