Edición Nº 1661

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

    ARTICULO

    15 de marzo de 2001

    Excavando la Verdad
    Exhumaron los cadáveres de los emerretistas muertos en la operación "Chavín de Huántar". En 15 días se sabría si alguno fue ejecutado extrajudicialmente.

    Preciso momento en que se inicia el rescate de los rehenes en la residencia del embajador Aoki, el 22 de abril de 1997. Cuatro años después, la operación "Chavín de Huántar" desata controversia.

    Al cierre de estas líneas, en medio de una gran polvareda política, estaba por concluir la exhumación de los cuerpos de los 14 miembros del MRTA muertos el 22 de abril de 1997, durante el rescate de los rehenes en la residencia del embajador japonés en el Perú, Morihisa Aoki. La batahola amenazaba con crecer y ya en el penal de Yanamayo los emerretistas protagonizaban un motín (protestaban porque, según ellos, ya se "demostró" que hubo ejecuciones; mientras, desde el ex oficialismo, se alzaban voces furiosas que alertaban sobre una "conversión de los terroristas en héroes". ¿Son justificados estos temores? De lo que se trata, en rigor, es de comprobar si, como ha reiterado el diplomático japonés Hidetaka Ogura, un ex rehén del MRTA, se produjeron ejecuciones extrajudiciales durante la operación "Chavín de Huántar". Esto no cuestiona de ninguna manera la valentía de oficiales como el teniente EP Raúl Jiménez y el comandante EP Juan Valer, muertos en el enfrentamiento con los subversivos, pero sí abre la posibilidad de explorar los detalles de la acción armada, lo que podría poner en problemas a cuatro personajes centrales del régimen anterior: Julio Salazar Monroe, Nicolás de Bari Hermoza Ríos, Vladimiro Montesinos y Alberto Fujimori. Los cuatro han sido denunciados ya por Ronald Gamarra, Procurador Adjunto para casos de derechos humanos, en tanto que la fiscal Flor de María Alva abrió ya una investigación que actualmente está en curso. El tema es delicado, toca fibras íntimas de la población y sobre todo de quienes sufrieron más de cerca este drama. Debe, por eso, ser tratado con cuidado. Por ello, CARETAS tomó contacto con Ogura en Tokio y también con el ex marino Luis Giampietri, otro ex rehén, quien tiene una posición muy distinta a la del ex diplomático nipón. De estas conversaciones surge un panorama complejo, que, como las tumbas, aún está por descifrar.

    Escribe
    RAMIRO ESCOBAR LA CRUZ (*)

    APROXIMADAMENTE a las 6 de la tarde del pasado lunes 12, en la sesión de consejo del municipio limeño surgió una inusitada discusión. Mientras se debatía una moción de saludo al nuevo cardenal Juan Luis Cipriani, Maruja Valcárcel, regidora de Somos Perú, puso sobre la mesa un tema sumamente controvertido.

    Acaso influenciada por las exhumaciones iniciadas ese día, la regidora se sumó a quienes afirman que sí hubo ejecuciones extrajudiciales durante la operación "Chavín de Huántar". Con ello provocó la reacción del contralmirante (r) Luis Giampietri, un ex rehén del MRTA y también regidor limeño, quien, indignado, pidió la palabra.

    Giampietri señaló que iba a decir algo "que había callado todo este tiempo" y entonces sostuvo que Hidetaka Ogura, el ex diplomático japonés que insiste en su versión sobre las presuntas ejecuciones extrajudiciales, tuvo un perfil dudoso durante el secuestro. Dio a entender que, prácticamente, había colaborado con el MRTA.

    Martes 13, cerca de las dos de la tarde. Un grupo de peritos forenses procede a exhumar la tumba de un emerretista (NN) en el cementerio de Villa María del Triunfo, muy cerca de la tumba de Néstor Cerpa.

    CARETAS buscó al ex marino a la salida de la sesión y éste reiteró su punto de vista. Agregó que, hacia la mitad del cautiverio, se elaboraron dos planes alternativos de fuga por parte de los rehenes, pero éstos se arruinaron porque alguien avisó a los emerretistas. Esa persona, según Giampietri, podría haber sido Ogura.

    No hay prueba de que esto haya sido así, pero la reacción del militar en retiro evidencia el clima generado por el testimonio del ex diplomático, ya expuesto hace dos años en un artículo publicado en el diario japonés "Asahi Shinbum". Ahora, lo ha reiterado y hasta ha dicho estar dispuesto a declarar ante las autoridades peruanas.

    Lo que supuestamente vio (ver recuadro) ha permitido a los familiares de los subversivos muertos, por medio de APRODEH (Asociación Pro Derechos Humanos), abrir un proceso, que pasó a la Procuraduría Adjunta para casos de Derechos Humanos, dirigida por Ronald Gamarra, y luego a la fiscal Flor de María Alva, quien ahora investiga.

    Así que se llegó a las exhumaciones que el país ha visto estos días, en medio del espanto y de arengas de familiares de los emerretistas. Pero más aún: se abrió otra puerta para que el paraguas que el gobierno nipón ha puesto sobre Alberto Fujimori se empiece a cerrar. Si se comprueba la denuncia, el ex mandatario se haría aún más indefendible.

    Ryutaro Hashimoto, Primer Ministro cuando el MRTA perpetró el asalto, y Masahiko Takamura, entonces vicecanciller, son hoy miembros del gabinete del Primer Ministro Yoshiro Mori y serían quienes abogan por el ex Presidente. Pero Mori está en problemas -se salvó recién de una censura parlamentaria- y si el lío crece lo probable es que no lo apañe más.

    Por lo pronto, ya Fujimori es uno de los cuatro denunciados por el Procurador Gamarra, junto con Nicolás de Bari Hermoza, ex comandante general del Ejército; Julio Salazar Monroe, ex jefe del SIN; y Vladimiro Montesinos, ex asesor presidencial. Sería uno de los coautores del presunto delito de homicidio calificado.

    Hay, sin embargo, puntos oscuros. Ya se han exhumado los cadáveres de los 14 emerretistas -en los cementerios de Comas, Chosica, Vitarte, Villa María del Triunfo, San Juan de Lurigancho, Puente Piedra y Carabayllo-, pero hasta el cierre de esta edición sólo Néstor Cerpa, Rolly Rojas y Eduardo Cruz Sánchez "Tito" habían sido identificados.

     
    Hidetaka Ogura, ex encargado de asuntos políticos de la embajada de Japón en el Perú en el momento en que se produjo el asalto del MRTA (17 de diciembre de 1996), y por tanto ex rehén. Su insistencia en declarar que habría habido ejecuciones extrajudiciales durante el rescate ha sobresaltado al Perú y acaso al mundo. Si la denuncia se comprueba, el primero en tener problemas sería Alberto Fujimori, quien hasta ahora goza de increíble protección por parte del gobierno japonés.

    Al Equipo Peruano de Antropología Forense (EPAF), encargado por la Fiscalía del caso, le espera ardua labor. Tendrá que determinar, primero, si los cadáveres exhumados pertenecen a los emerretistas y, luego, establecer las circunstancias en que murieron. Allí es donde está anudada la controversia que rodea al caso.

    Los orificios de bala encontrados en los cuerpos exhumados son hasta ahora sólo rutas a seguir. Más aún: al parecer, una de las cosas que no se podrá comprobar será si "Tito", como relata Ogura, estaba con las manos atadas. Para encontrar las huellas de que fue amarrado tendría que haber restos de carne en el cadáver, algo hoy ya imposible.

    Otro factor a considerar, si se hace una investigación seria, es que, de hecho, como sugirió Giampietri a CARETAS, hubo un enfrentamiento con todos los agravantes. De ello dan fe la muerte del teniente Jiménez y del comandante Valer, así como el ataque al entonces canciller Francisco Tudela. Los emerretistas no se cruzaron de brazos.

    Los comandos, por su parte, podrían argumentar que, en una circunstancia de combate como la vivida en la residencia de Aoki, resulta difícil distinguir si un adversario está realmente rendido. Ogura, sin embargo, no es el único rehén que ha dicho que no todos los subversivos eran sumamente violentos, sobre todo los más jóvenes.

    El ex diplomático insiste en sus declaraciones da incluso los nombres de los otros 17 rehenes que habrían visto con vida a "Tito". Ellos serían los diplomáticos nipones Hiroyuki Kimoto, Fumio Sunami, Hajime Nakai (actual ministro de la Construcción), Haruo Mimura, Hideo Nakamura, Katsumi Itagaki, Sinji Yamamoto e Hiroto Morozumi.

    También los empresarios japoneses Masami Kobayashi y Yoshiaki Kitagawa, así como los vocales Moisés Pantoja Rodulfo, Luis Serpa Segura, Mario Urrelo Alvarez, Hugo Sivina Hurtado y Alipio Montes de Oca. Asimismo, el viceministro de la Presidencia Carlos Tsuboyama Matsuda y el coronel FAP José Garrido Garrido.

    Ninguno de ellos ha querido pronunciarse sobre esta versión. Salvo el vocal Pantoja, quien habría declarado a la fiscal Alva que no vio nada porque salió a rastras. Giampietri afirma que tampoco vio nada, pues estaba en un lugar lejano a donde habría ocurrido este hecho, y lo mismo ha dicho el sacerdote Juan Julio Wicht.

    Pero no son estos dos últimos los que tendrían que declarar sino los otros 17, que comprobadamente se encontraban cerca a Ogura. Descalificar de plano su versión, de la manera insulsa como lo han hecho las congresistas Martha Chávez y Luz Salgado, no ayuda al esclarecimiento de los hechos, como tampoco tildarlo de izquierdista.

    Almirante (r) Giampietri, ex rehén: acusa a Ogura de ser casi un colaborador del MRTA. Sostiene que hubo un enfrentamiento y duda que haya habido ejecuciones. Derecha: Carátula del libro El diálogo obstruido, escrito por Hidetaka Ogura. En más de 371 páginas expone su visión de los hechos.

    Se trata más bien de un estudioso, de profesión historiador, pero con estudios de sociología. Vivió en el Perú desde fines de los '70, antes de ser diplomático, e hizo investigaciones en el Centro Rural Andino Bartolomé de las Casas. Allí aprendió algo de quechua, el cual, según relata en su libro, practicó con algunos emerretistas.

    A fines de los '80 entró al servicio exterior japonés y se casó con una nisei de nombre Ana María. Su primer destino diplomático fue Cuba. Luego, en los '90, volvió al Perú, a trabajar en la embajada como encargado de asuntos políticos. Tras el rescate de los rehenes, fue enviado a México, donde permaneció hasta 1998, cuando renunció.

    Desde entonces es catedrático en cinco universidades japonesas, una de las cuales es la Universidad Internacional Cristiana. Su mirada, obviamente, es -y era durante el secuestro- la mirada de un intelectual, bastante entendido en política e historia latinoamericana. En su libro, por ejemplo, habla de las discusiones teóricas que tenía con Rolly Rojas.

    Ese talante hizo que tuviera un acercamiento con los emerretistas, que otros rehenes -sobre todo militares- interpretaron como presunta colaboración. No obstante, él señala que era parte de su misión como encargado de asuntos políticos. Se le permitía escuchar las noticias, luego de lo cual informaba a los demás rehenes.

    La versión de este hombre de 50 años, que ha decidido llevar su testimonio hasta los tribunales, debe ser investigada. No para deshonrar la memoria de quienes se inmolaron en el rescate, ni para convertir a auténticos violentistas en héroes. Tampoco para convertir las exhumaciones en un macabro ritual con fines políticos. No.

    La verdad tiene que abrirse paso justamente para saber cuál es la diferencia entre el terror y la democracia. Aunque este proceso sea doloroso es necesario vivirlo, tal vez como el primer capítulo de ese libro llamado "Comisión de la Verdad", que está a punto de escribirse. Y que por cierto Néstor Cerpa garabateó con su mano extraviada.

    (*) con la colaboración de Paola Ugaz.

     


    Lo Que Dice Ogura
    Desde Japón, ex diplomático amplía para CARETAS los detalles de su versión.

    NOSOTROS -dice Hidetaka Ogura en su libro "El diálogo obstruido", publicado en Japón el año pasado- nos vimos obligados a bajar por una escalerilla que el cuerpo especial colocó en la terraza. Yo fui el antepenúltimo (...) en asirme a la escalerilla. En ese momento vi (...) detenidos a Cynthia y otro guerrillero (no pude ver su cara). Cynthia gritaba. No pude captar bien si decía `No lo maten' o `no me maten'.

    CARETAS pidió al ex diplomático más detalles sobre este episodio. De acuerdo a él, los dos emerretistas mencionados eran de baja estatura y estaban rodeados por cuatro comandos bastante más altos que ellos. No alcanzó a distinguir si los subversivos estaban todavía armados y tampoco quién era el que acompañaba a Cynthia.

    La otra escena que relata Ogura es aún más decidora, en principio porque -siempre según él- habría sido observada por 17 rehenes más, 10 japoneses y 7 peruanos. Dicho episodio se refiere justamente a Eduardo Cruz Sánchez, "Tito", quien fue exhumado el lunes 12 en el cementerio de Comas.

    Todos los rehenes que estábamos en la habitación 'I' fuimos conducidos hacia la casa contigua por el túnel por el cuerpo especial -escribe en su libro-. Ahí vi a `Tito', el número dos, tirado en el suelo con las manos amarradas atrás. De esta escena he sido testigo junto con diez rehenes japoneses y siete rehenes peruanos. La casa vecina donde fuimos (...) a refugiarnos estaba resguardada por el cuerpo de la Policía Nacional, pero `Tito' fue llevado de regreso a la residencia del embajador Aoki.

    Nuevamente CARETAS pidió a Ogura más detalles. De acuerdo a él, `Tito' vestía un pantalón azul corto y un polo verde de manga corta, que había repartido la Cruz Roja. No tenía zapatos y sus manos estaban atadas con una soga. Balbuceaba algo que no alcanzó a distinguir, mientras un policía lo golpeaba. Habían pasado más o menos 15 minutos desde que empezó el rescate y la escena la habrían presenciado los otros 17 rehenes.

    Ogura añade que luego vino un comando del interior de la residencia y se llevó a `Tito' nuevamente hacia adentro. Minutos después, según él, el Presidente Fujimori llegó al lugar. `Tito', como revelaron las necropsias posteriores hechas en el Hospital de Policía, murió de un solo disparo. En la exhumación que se hizo de su cadáver no se observó, de primera impresión, lesiones en su cuerpo.



    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Bienes y Servicios | Controversias | Lugar Común | China te Cuenta Que... |
    Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal