Edición Nº 1655

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

    1 de febrero de 2001

    Por FERNANDO VIVAS

    Tiempo Muerto

    A propósito de un programa infame...

    MAS que conspiración, fue desesperación. Los malos están en capilla, el vídeo va a arrancar, el generalete, el topo, el tránsfuga y el dueño del canal bamba sudan frío, se muerden las uñas, se apagan las luces, se abre el telón, ya no se puede hacer nada, cunde el pánico, algunos empiezan a cantar, cuando Nicolás Lúcar grita ¡fuego! ¡nos quemamos todos! ¡el Presidente es un ladrón! ¡persecución política! ¡ay mamá me están matando!

    •••

    La grita cívica contra el Canal 4 una vez develada su maniobra.

    Paniagua, advertido a media voz por el propio Lúcar unas horas antes, esperó la bomba. Apenas la vio y oyó llamó en plan de bronca. La pendejada no se combate con protocolo (para eso está Pérez de Cuéllar) sino con indignación. El país exigía los cojones de Paniagua en el aire. Qué pena que no vimos la barra de sus asesores e hijos que lo rodeaban, empinado sobre los talones, tirando el fono y corriendo al módulo de palacio para enviar su mensaje a la nación.

    CHAPARRON PANIAGUA ESTAMOS CONTIGO. El cartel desfila por la Plaza Mayor bajo las ventanas de CARETAS al ritmo de la grita ¡Lúcar, escucha, el pueblo te repudia! Pobre tipo. El Presidente le tiró el fono, el alcalde de Lima lo mandó al cuerno, el presidente del Congreso le dijo zambacanuta, en vivo y en directo y con más rating que Mónica Delta. Así es la televisión, te pone en el top del ranking el día de tu muerte, se dirá Nicolás, tratando de sacar réditos de fama a la calamidad. ¡Qué importante que fui! repetirá, con su carta de renuncia en la mano, ante la mirada de la familia que lo insta a barajar itinerarios de fuga y a un último round de disculpas. Ahí lo dejamos.

    •••

    Todavía muchos no entienden que en estos momentos la polémica es moral. Las candidaturas, o esperan, o se calientan al calor de ese debate. Por eso el agitado tiempo muerto, por eso la turbulencia en plena calma chicha. Primero voto contra la corrupción, luego voto por Presidente; primero los vídeos, después me cuentas tus planes. Es la actitud que predomina en el electorado. Alberto Andrade encarna tan bien ese razonamiento que ni siquiera postula. Toledo tendrá que saber apreciar ese caudal moralizador de su probable aliado. Tras el domingo de marras, Perú Posible tuvo reflejos más rápidos que Olivera y Lourdes Flores. Toledo paseó con David Waisman, fortalecido tras los ataques a su comisión -¡ésa sí fue una conspiración!- mientras Popi no acaba de limpiarse de la tierra que le salpicó el topo Gamarra y Lourdes prefiere pelear con un Alan García que ni le responde antes que mostrar una posición firme frente al tema moralizador. Será porque la traba el secretario general del PPC, Antero Flores Aráoz, sobre quien no pesa ninguna acusación formal más allá de su amistad con los hermanos Venero y de haber protagonizado algunos cubileteos peligrosos con el ex oficialismo que lo quiso de soft-president de la primera comisión investigadora de Montesinos. Pero aquí en caretas tv nos cae gordo porque no podemos olvidar su sonrisa socialcristiana en tanto programa light, hablando de naderías y callando lo importante, mientras se vetaba y difamaba a sus colegas opositores.

    •••

    Alan volvió a ser el mismo. Mientras Andrade plantaba a Lúcar, García se sometía a Mónica Delta y, con solapada insidia, decía "ruego a Dios que no sea cierta esta denuncia al Presidente Paniagua". Más tarde se arrepintió de no haber tenido la grandeza para oponerse a la bajeza del canal vecino. Pero no lo dijo, Alan no volvió para arrepentirse, volvió para ser el mismo.

    •••

    "Por todo lo expresado, el Gobierno de transición ha decidido disolver, óiganlo bien, disolver, al Canal 4...". Ese mensaje no se oirá jamás en democracia. Pero es lo que puede pasar a los Crousillat si las deudas que Montesinos les negoció con la Sunat y con el Banco Wiese se siguen cobrando y si Televisa reclama su deuda original. El remate lo darían los anunciantes. Ellos financiaron esto, pues ahora que lo cancelen.

    •••

    Tim ha anunciado públicamente que retira sus spots de Tiempo Nuevo. Lección para Telefónica que no hace mucho lanzó su campaña de Telemágico por América: había que ver el 4 todo el día para ganarse un lapicero. Luego de enfrentarse sin éxito a Laura Bozzo la ANDA (Asociación Nacional de Anunciantes) se tocó de nervios y se dedicó, como muchos empresarios, al tururú político. Y no se han dado cuenta que ya cambiaron los tiempos. Aprendan de la nueva ARTV (Asociación de Radio y TV) que el lunes mismo se pronunció contra el 4.

    •••

    Tras el domingo negro América amaneció nublada, sin conductores ni noticieros. Se decía que éstos renunciarían indignados, pero no, exigían la presencia de José Enrique Crousillat y la cabeza de Lúcar. Antes que romper sus lazos con el canal, querían su tiempo nuevo.



    Escribe RICARDO BEDOYA


    Crítico de cine Ricardo Bedoya, conductor de "El Placer de los Ojos" en Canal 7.

    El domingo vi las imágenes más extraordinarias de los últimos tiempos. En implacables planos medios, Lúcar descubría, lívido, la corrupción del resto, la sumisión del Poder Judicial, las visitas de "tutti quanti" al SIN. Reprochaba en los otros lo que hasta hace muy poco fue la rutina de sus allegados, el afán de su canal, el trajín de cada domingo. ¿No lo sabía? Bueno, nadie quiere saber nada ahora. En esas condiciones, ¿cómo no reconciliarse con la TV? Y es que, además, nunca ha estado tan cercana al cine. Pero no a cualquier tipo de cine. No. Al más ilustre, el de Fritz Lang, el Doctor Mabuse y los demonios expresionistas. En efecto, miro con fascinación los vídeos del Doctor, convertido en un antihéroe legendario, Mabuse de entrecasa, decidido a aventarnos en la cara el análisis de la sociedad que lo creó, con toda su vileza y cálculo. Formidable como proyecto perverso y más ilustrativo como interpretación del Perú de hoy que los libros de cien sociólogos. ¿Pero cómo esos vídeos de encuadres dilatados, ángulos de visión oblicua, casi inaudibles, con una puesta en escena primaria y casi indigente, pueden ser tan reveladores? Porque tienen densidad dramática y siguen las reglas clásicas del relato: tienen planteamiento (se prepara la celada hasta que llega el lorna), nudo ("¡cuenta el dinero, hermanito, cuenta!") y desenlace con final abierto, que a veces se resuelve con una pirueta del guión: la acción se traslada, en el mejor de los casos, a los sórdidos pasillos del Palacio de Justicia. Aunque lo usual es que terminemos imaginando al protagonista en el plan de Hannibal Lecter al final de "El silencio de los inocentes": llamando por teléfono a sus amigos -o dando instrucciones al sectorista de su cuenta en Suiza- desde una playa del Caribe. No hay duda, esos vídeos son el remake de "Los mil ojos del Doctor Mabuse". Como en ella, hay verdugo y "víctimas". El verdugo es un psicópata con ambiciones de "metteur en scene" y una convicción indestructible: "todos los peruanos tenemos precio". Su voluntad de poder tiene un sustento: la imagen grabada. Las víctimas, en cambio, son caídos del palto que consienten las maniobras del verdugo por rapacidad, codicia o desesperación.




    Pedro Salinas en los predios de Canal 13.

    Pedro y los Lobos

    Después de la hora de Hildebrandt, Pedro Salinas corría el riesgo de encogerse hasta que se le zafaran los tirantes. A cualquiera le pasaría lo mismo si las primicias e invitados estelares ya fueron usados en el `Enlace Global con César Hildebrandt' ¿Qué le quedaría de sobremesa a este preguntador? Así que un oportuno viraje al talk-show, cabeceando política y frivolidades, jugando el micro a los caseritos y rematando la agenda con alguna patochada de doble sentido; fue la solución rápida y barata. Si la chispa no prende los invitados simulan que siguen hablando en serio; si prende, sacrifican la seriedad del tema y se abandonan al chongo. Los periodistas invitados a veces pecan de parcos pero cuando hablan suelen callar a esos figurettis insustanciales que se sienten mejor ante el lomo hablado de Jeanet Barboza. En la confusión Pedro y los lobos pueden hacer de las suyas. Un programa de transición.


     

    Picotazos

    -"Ud. necesita un siquiatra.
    -¿Puede recomendarme el suyo?"

    Alan García entrevistado por César Hildebrandt.

     



    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Bienes y Servicios | Controversias | Lugar Común | China te Cuenta Que... |
    Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal