Edición Nº 1655

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     
    1 de febrero de 2001
    Por FERNANDO ROSPIGLOSI

    Un Tentáculo de la Mafia

    LA frustrada maniobra de Nicolás Lúcar y América Televisión no sólo resultó en un tiro por la culata para sus autores, sino que ha sido útil para observar el comportamiento de varios líderes políticos.

    Valentín Paniagua respondió impecablemente, al instante, con indignación y sobriedad, colgándole el teléfono al indeseable después de desmentirlo. Y pronunciando un mensaje a la nación pocos minutos después.

    La palma se la llevó, sin duda, el alcalde Alberto Andrade, que reaccionó inmediatamente, en el mismo programa infame del domingo, denunciando a Lúcar y al canal como agentes de Vladimiro Montesinos, retirándose de inmediato dejando al intrigante con la palabra en la boca. Y luego al convocar a una manifestación de solidaridad y respaldo al presidente Valentín Paniagua el lunes. Allí participó también Jorge Santistevan, de Somos Causa.

    El presidente del Congreso Carlos Ferrero reaccionó también con presteza, presentándose en el canal, aclarando enérgicamente al zarandeado mensajero de la mafia e, igualmente, abandonando el set de TV.

    Alejandro Toledo, apenas bajó del avión el lunes en la tarde, marchó con sus partidarios a la Plaza de Armas, expresando su total respaldo a Paniagua, y luego enrumbó al Congreso, para apoyar a Ferrero y la lucha anticorrupción. El martes repitió el plato, convocando una nueva movilización en apoyo a la Comisión Waisman.

    Completamente distinta fue la respuesta de Alan García y los apristas. La misma noche del domingo, García sostuvo que "ojalá no sea cierta" la infamia vertida por Lúcar contra Paniagua, dejando abierta la posibilidad que pudiera ser verdadera.

    Exactamente lo mismo afirmó Jorge del Castillo, secretario general del Apra y candidato a la vicepresidencia, en el programa de Lúcar donde se acababa de calumniar a Paniagua. El no tuvo el gesto de retirarse, ni mucho menos.

    Tuvo, además, la desfachatez de asimilar el caso de García con el de Paniagua, afirmando que a los dos se les acusaba injustamente. Como si los graves y demostrados actos de corrupción de García fuesen comparables con la limpia y recta trayectoria de Paniagua.

    El lunes, los apristas no estuvieron en las manifestaciones de solidaridad con Paniagua.

    Fernando Olivera también desapareció de la escena.

    Lourdes Flores, en gira por provincias, advirtió respecto a la alianza entre montesinistas y alanistas. Esta versión no carece de sustento. La separación de Agustín Mantilla del Apra es una manera de curarse en salud. Circulan fuertes rumores en el sentido que hay uno o más videos del ex ministro del interior aprista con el siniestro ex jefe de los servicios de inteligencia.

    Pero su temporal alejamiento del PAP no resuelve el problema para García, porque todo el mundo sabe que Mantilla era absolutamente fiel al ex presidente y que no daba un paso sin contar con su autorización. Si hay grabadas negociaciones entre Mantilla y Montesinos, eso involucrará necesariamente a su jefe Alan García.

    Eso explicaría el papel jugado por Mercedes Cabanillas en la liquidación de la Comisión Waisman en el Congreso, y los desesperados intentos apristas por introducir uno de sus parlamentarios en ese organismo.

    En suma, la maniobra del montesinismo ejecutada por Nicolás Lúcar y América TV, resultó contraproducente para sus autores y podría desencadenar el derrumbe de la familia Crousillat en el control de ese canal. En efecto, todo indica que esa estación ha sobrevivido únicamente por los favores que le brindaba la dictadura, a cambio de su completo servilismo.

    Ahora, sin esa protección, sin bancos que le refinancien la deuda por órdenes del SIN, los acreedores posiblemente demandarán la cancelación de sus deudas. Y Televisa, el gigante mexicano, podría hacerse nuevamente del control, ya que los Crousillat no llegaron tampoco a pagarles.

    Si eso ocurre, la camarilla montesinista perderá un elemento clave del poder que todavía conserva. Sus otros medios, que también subsistieron gracias al respaldo que les brindaba el poder oculto, podrán caer en el futuro. Al parecer sus propietarios se embolsicaban los millones que recibían de Montesinos, sin ingresarlos a sus empresas, y dejaban que sus periódicos y canales sobrevivieran de favor.

    Así las cosas, en el futuro inmediato, la mafia que gobernó el Perú podría perder uno de sus tentáculos.

    ________
    El autor de esta columna es asesor de la campaña de Alejandro Toledo. No obstante, las opiniones vertidas en esta página son, como siempre, estrictamente personales y sólo representan el punto de vista de su autor.



    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Bienes y Servicios | Controversias | Lugar Común | China te Cuenta Que... |
    Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal